Get the money

La bolsa, ¿subirá un 20% en 2014?

¡Qué poquito queda! Menos de un mes para comernos el pavo de Nochebuena y poco más para zamparnos las uvas y brindar por el nuevo año. Nos sentaremos en la mesa con los hermanos, la  suegra y las cuñadas. ¡Ayyyyy las cuñadas! Y hablaremos de la crisis, del paro, del primo que se ha divorciado y ¿la política? La política mejor para otro día porque puede generar mal rollo y la Navidad es para estrechar lazos, no para romperlos. 

Esto que usted está visualizando perfectamente se traslada estos días a las gestoras y bancos de inversión. En torno a una larga mesa, y con un gran plasma de fondo, se sientan los directores de análisis, los especialistas en bancos, en energéticas, en constructoras; los que saben de mercados emergentes, de renta fija y los que manejan los datos macroeconómicos. Unos y otros ponen en común sus cifras, presentan sus cuadros con previsiones de beneficios, inflación, crecimiento, tipos de interés y... ¡tachán! 

Paren sus estrategias de inversión para el próximo año. Estos días se agolpan las previsiones para la bolsa española. Inversis Banco, Société Générale, Ahorro Corporación... y otros muchos ellos hablan del potencial del Ibex, presentan sus carteras recomendadas y dicen qué mercados les gustan y qué otros no, qué activos sobre-ponderan y qué otros infra-ponderan.  

Todos ellos coinciden al afirmar que el sentimiento de mercado ha cambiado; que hay más apetito por el riesgo y que la bolsa va a dar muchas alegrías en 2014. Unos hablan de un Ibex para diciembre de 2014 en los 10.700 puntos, los más optimistas incluso lo sitúan en los 12.000 puntos. Todos sitúan en sus carteras a los grandes bancos, a Telefónica, apuestan también por las aseguradoras y complementan el cóctel con valores europeos como Sanofi, Voslwagen, BMW o ING Group. Todos también coinciden en que la bolsa española lo puede hacer mejor que las plazas de Londres, París y Frankfurt y, ya las dudas, surgen en torno al mercado americano. Unos creen que el S&P 500 –que ha subido este año un 26% desde enero- da vértigo y otros insisten en tener bolsa americana mientras Janet Yellen y la FED sigan inyectando dinero al sistema. 

Todo esto está muy bien y es su trabajo. Gestoras y bancos de inversión deben decirle a sus clientes qué escenario manejan para decidir si compran o no un determinado activo, si apuestan o no por una determinada zona geográfica o si optan por la liquidez. Pero ¡ayyyy con las previsiones! ¡ayyyyy con los niveles objetivos! ¡ayyyy con los imprevistos! Ahí está la clave, el meollo de la  cuestión, los imprevistos. 

Hace ya unos cuantos años, un economista de elevado prestigio y buen amigo, me contó que su trabajo cada año era lanzar previsiones para el siguiente ejercicio. Dibujaba su película con sus actores: Ibex, mercado americano, plazas europeas, valores recomendados y... ¿qué hacía el resto del año? Justificar porqué su previsiones no se cumplían: que si el petróleo, que si una guerra, un incidente diplomático, una quiebra, un anticipo electoral... El año es tannnnn largo que puede ocurrir cualquier cosa en cualquier lugar del mundo que, por carambola, afecte a sus acciones de Inditex o a mi fondo de renta variable española. Así que, todas las previsiones “con pinzas”. Las estimaciones de los gurús del mercado hay que leerlas pero no creérselas a pies juntillas. Como dice mi padre, dentro de un año ... todos calvos. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba