Get the money

¿Universidad para todos? NO, sólo para los mejores

Lo de Wert con las notas para tener acceso a una beca es de aurora boreal. Primero el ministro dice que la nota de corte es el 6,5, que el alumno que quede por debajo no tendrá beca y tendrá que pagarse las tasas de sus propio bolsillo. Luego recula: ante la presión de miembros de su propio partido y ante el ruido y la furia de la oposición, Wert dice que estudiará, que revisará, que revaluará ese 6,5.

Ahora son los rectores los que presionan a Wert. Prometen un aprobado general, dar un 5,5 a todos los alumnos, si el ministro decide finalmente que ésa sea la nota necesaria para obtener una beca. Dicen que la beca no debe estar vinculada al rendimiento académico. ¡Clama al cielo! ¡Lo dicen los rectores! ¿Pretenden a caso perseguir la excelencia académica? ¿Quieren que la educación siga a los pies de los caballos? ¿Que el dinero de todos los contribuyentes se gaste por igual en todos? ¿Que tengan las mismas oportunidades los más capacitados de la sociedad y los más vagos y parásitos?

Es una pena que el debate se haya dirigido hacia la capacidad económica de las familias y no hacia la capacidad intelectual de los alumnos. Gobierno, oposición, profesores y tambien alumnos han centrado el debate, con el fin de divirnos, en ¿ricos o pobres? El ministro intentó actuar como un buen gestor y distribuir el dinero de todos los españoles entre los mejores alumnos para que éstos lo aprovecharan, lo valoraran y conseguir así que a la universidad sólo fueran los mejores. Sin embargo se ha dejado llevar por las presiones del partido y ahora cede y afloja el acelerador. A la facultad deben ir los más capacitados, los que demuestren que se esfuerzan, que trabajan y que tienen posibilidades de aprovechar sus estudios. Capacidad, vocación y voluntad.

La universidad la pagamos todos. Hay en nuestro país 1,5 millones de universitarios y más de 400.000 están becados. Las tasas académicas cubren el 20% del coste total de la enseñanza universitaria, el resto lo pagamos todos con cargo a los presupuetos públicos. El valor real de los estudios universitarios está entre 30.000 y 50.000 euros, pero el alumno realmente paga menos: entre 5.000 y 6.000 euros por ejemplo para una carrera de enfermería y unos 4.000 si quiere licenciarse en derecho. 

Ni un 6,5 ni un 5,5 de nota para obtener una beca me parece que sea una gran exigencia ni que requiera un esfuerzo titánico. Es un aprobado alto que no indica ni una especial excelencia ni un esfuerzo sobrehumano por parte del alumno. ¿Se merece por tanto una beca? Claro está que cuantas más becas se den más votos llenarán las urnas y viceversa, aunque la calidad de la enseñanza en España siga ocupando los sótanos del informe Pisa y ni una sola de nuestras univesidades esté entre las 200 mejores del mundo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba