Get the money

¿Subida de impuestos? Que viene el lobo, que viene...

“Este viernes, no”. Esa fue la respuesta del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a la insistente pregunta de los periodistas. “¿Va a subir los impuestos? ¿Las reformas traerán más presión fiscal? Presidente, presidente”, gritaban los periodistas. Fue en los pasillos del Congreso, rodeado de micrófonos y cámaras, y acosado por numerosos compañeros que buscaban una respuesta convincente. Rajoy, en tres segundos, se despachó con un “Este viernes, no”.

Fue en los pasillos y no en el hemiciclo. Fue de espaldas, sin plasma y en un susurro. El presidente del Gobierno no debe esquivar de esta manera a los españoles, menos en un tema tan sensible como es nuestro bolsillo. Si realmente quiere transmitir seguridad y confianza, que es una de sus obligaciones, debe mirarnos a los ojos y decirnos sin pestañear que NO va a subir los impuestos. Lo único que consigue Rajoy con esta actitud, con esta forma de comunicar, es generar desconfianza.

Los romanos a la opinión pública la llamaban rumor. Pues bien, desde hace días el rumor que sube como la fiebre en la opinión pública es que está al caer una nueva subida de impuestos porque se recorta poco, lo que se recauda da para poco, la deuda aprieta y el déficit no engaña a Bruselas. El problema es que Rajoy nos ha decepcionado por partida doble. Nos dijo quesu politica económica sería previsible frente a las ocurrencias de Zapatero. Nos dijo que iba a ser austero frente al derroche socialista. Y... ni lo uno ni lo otro. La primera vez que nos sorprendió fue en diciembre de 2011 cuando subió el IPRF, dijo entonces que las circunstancias le obligaban a incumplir así su programa electoral. Se cansó de decir una y otra vez que su Gobierno no iba a gastar lo que no tenía, pues bien... si el déficit de 2012 se ha reducido en 24.000 millones de euros no ha sido por un menor gasto y sí por los mayores ingresos de la recaudación fiscal.

Está claro que Rajoy debe convencer a Bruselas y, sobre todo, a Angie Merkel de que somos un país serio, responsable y comprometido con el objetivo de déficit. Pero debe convencer antes a los españoles de que su política económica no es resultado de la improvisación y sí de un plan destinado a crear crecimiento y empleo. Ufffff... ¡El empleo! El mayor drama económico y social de nuestro país. Cojas por donde cojas el dato es dramático, aterrador y vergonzoso: 6.2 millones de parados, casi 2 millones de hogares con todos sus miembros en desempleo, más parados que mayores de 70 años, más de 3,5 millones de desempleados que llevan más de un año buscando empleo... Rajoy debe ponerse frente al os españoles, mirarnos a los ojos y lanzar mensajes claros, muy claritos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba