Get the money

¿Sobres con dinero negro? Yo no lo vi

Todos a una. Como si de un coro se tratara, todos niegan los sobres con dinero negro. Sobres con billetes que portaban no menos de 5.000 euros y no más de 15.000. Cospedal, Acebes, Floriano, Arenas, González Pons… también Soraya Sáez de Santamaría. Todos a una recitan la misma cantinela: ni los recibí ni tampoco sabía de su existencia. Desde la oposicion, Rubalcaba pide explicaciones pero con poca energía y menos convicción, e incluso el expresidente Felipe González dice que antes habrá que investigar. ¡Ufff, algo huele a podrido! ¿No será que todos tienen algo que ocultar?

La corrupción se extiende como la peste. Dinero sucio que viaja en los maletines de Luis Bárcenas y en las bolsas de basura del clan Pujol o que termina en los bolsillos sin fondo de Urdangarin. Dinero negro que circula desde los despachos de los partidos políticos hasta las cajas fuertes de Suiza, Ginebra o las Islas Vírgenes. Sospecha de corruptelas, tráfico de influencias y enriquecimiento personal que sobrevuela desde el más pequeño ayuntamiento hasta la Casa Real. Hoy es Bárcenas, pero antes fueron los casos Campeón, Pallerols, Crucero (con Díaz Ferrán en la cárcel), los EREs fraudulentos en Andalucía…

Ante la más mínima sospecha, todos repudian al acusado, al tiempo que piden a gritos que actúe la Justicia. ¿Pero hay justicia si ésta llega con años o incluso décadas de retraso? La Justicia lenta de poco sirve si además las penas se pactan con una parte del botín para que nadie vaya a la cárcel. Y si hay pena de prisión luego llega el indulto y aquí, como si nada hubiera pasado.

Usted y yo, indignados y cabreados. Acorralados por el paro y los impuestos mientras vemos cómo unos pocos se han convertido en magos de sus finanzas personales: hoteles, fincas, coches de lujo, áticos en primera línea de playa y cuentas en Suiza con millones de euros. Y encima, escuchando de sus propias bocas la solución a tanto robo: que si un fiscal anticorrupción en cada partido, que si cambio en la financiacion de partidos, que un pacto contra la corrupcion, que si politicos con experiencia en la empresa privada... ¡jajaja! La solución está en la ley: que se cumpla. Castigos más duros por tráfico de influencias, estafa y prevaricación; penas que se cumplan -nada de indultos, ni pactos ni personas aforadas-, y una justicia rápida. ¿Estoy soñando? Me temo que sí… que para la carta a los Reyes Magos queda todo un año.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba