Get the money

Santa Rita, Rita... Almunia, lo que se da... no se quita

Veo decenas, cientos de trabajadores de los astilleros españoles marchar hacia Bruselas. Defienden que el sector es viable y que tienen pedidos más que suficientes que garantizan su viabilidad; gritan contra la Comisión Europea porque ahora les pide que devuelvan parte de las ayudas concedidas años atrás.

Todo empezó cuando hace un par de semanas Almunia soltó la liebre. Sobre la mesa, casi 3.000 millones de euros concedidos mediante bonificaciones fiscales entre los años 2005 y 2011. Luego Soria presionó para que no fuera así. También llegó la presión por parte de los presidentes de Galicia, Asturias y País Vasco. Luego se sumaron los sindicatos. Y mientras... temblaban trabajadores, armadores y también las empresas que durante estos años han financiado la construcción de buques para aplicarse exenciones fiscales. Por fin, una llamada de Mariano Rajoy consiguió rebajar la tensión.

¿Lo último? Lo último aún no se ha escrito. Lo que sí tenemos es el penúltimo capítulo que escribe Almunia y que parece que tiene un cabeza de turco: España y el sector naval. Ahora pretenden contentarnos diciendo que no serán 3.000 y sí 2.000 los millones que habrá que devolver; que no serán los armadores los que tengan que poner el dinero, sólo los inversores financieros, y que será a partir de 2007 cuando Europa marque la línea y no antes. Duele pero menos de lo que pensábamos, dirá Soria.

Mucho me temo que esto no es cuestión de dinero, ni de tiempos, ni de quién devuelve qué a quién. Es más: es la falta de seguridad jurídica que se ha instalado en España, en Europa y no sólo en el sector naval sino en cualquier otro sector. Si Europa cambia las reglas del juego, ya no a mitad de partido, sino cuando el árbitro ha pitado el final, ¿qué más no podrá pasar? Este tipo de decisiones crean incertidumbre: habrá que revisar todas las operaciones realizadas en los últimos años, el Gobierno podría recurrir y la resolución del caso podría alargarse. Ante este escenario, ¿qué empresa, qué país va a poner la mirada en Europa?

¿Y por qué ahora? ¿Por qué Almunia ha desatado esta batalla naval?¿Por qué guardó silencio durante todos los años del Gobierno de Zapatero y es ahora cuando mete el dedo en el ojo? Almunia mucho me temo que aprovecha la debilidad de Mariano Rajoy sacudido por el 'caso Bárcenas', para hacerle un roto al Gobierno aunque para ello le haga un roto mayor al país, al sector y a sus trabajadores. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba