Get the money

¿Salida de la crisis? Sin ahorro, nunca

Menuda semanita nos hemos chupado entre la crisis, la recesión, los PGE y las previsiones. Rotundo, aunque no demasiado convincente, fue el pasado martes Mariano Rajoy en una entrevista en Financial Times“España ha dejado atrás la recesión, pero no ha salido de la crisis”. Dos días después aprovechaba su viaje a NY para intervenir en la Asamblea de Naciones Unidas para verse con destacados medios internaciones y líderes de opinión, entre ellos The Wall Street Journal y Bloomberg. ¿Su mensaje? Que España ya no es un problema financiero, que España va a seguir con su impulso reformista y que hemos iniciado el camino de la recuperación. La música suena bien, es una melodía muy dulce, pero me temo que los truenos están por llegar.

Este viernes la fotografía de la rueda de prensa posterior al consejo de ministros lo dirá todo. Soraya Saénz de Santamaría, custodiada por Cristóbal Montoro y Luis de Guindos. Los tres dibujarán el cuadro macreconómico, es decir, nos dirán qué esperan del empleo, del consumo, de la inversión... Y con esa fotografía diseñarán su previsión de ingresos y de gastos para 2014. Miedo me da que hoy nos cuenten que la prima de riesgo está en su nivel más bajo de los últimos años, que vamos a crecer un 0,7% más de lo esperado, que el turismo está fuerte, que las exportaciones crecen con brío... Miedo me da que piensen que el país está en marcha. Miedo me da ver que no recortan el gasto porque confían en mayores ingresos. Y, hay gasto que perdona: la prestaciones por desempleo que crecen un 10% frente al año pasado, hasta los 30.000 millones; el pago por los intereses de la deuda que llega a los 36.000 (sí que es cierto que los intereses bajan por el descenso de la prima de riesgo, pero cierto es también que nuestra deuda es cada año mayor) y el gasto en pensiones y personal del estado. ¡No perdona, es gasto estructural, que hay que afrontar sí o sí!

Por mucho que nos digan que las exportaciones nos van a sacar de la crisis, por mucho que nos digan que el gasto está controlado, que España tiene un plan y lo está cumpliendo, que hay luz al final del túnel, que los sacrificios de los españoles dan sus frutos ya... España tiene dos problemas de aúpa. Uno de ellos es el del apego al gasto publico: hablo por el alto número de empleados públicos que soporta un país como el nuestro, pero hablo sobre todo de las subvenciones, de las fundaciones y organismos que no sabemos ni qué hacen ni a quién contratan. El otro gran problema que tiene España es la escasa tasa de ahorro de familias, empresas y administración. Sin ahorro no gastamos, sin consumo las empresas no venden; si no venden no producen, no contratan y no generan empleo. Es la pescadilla que se muerde la cola. Así que por mucho que coreen la bajada de la prima o el repunte de las ventas al exterior, sin ahorro no habrá recuperación.

Aún así, hay un pequeño halo de esperanza: las bajadas de impuestos que prometen algunos presidentes autonómicos. ¡Cómo me gusta oír hablar de rebajas de impuestos! ¡Qué melodía tan dulce! Primero fue Extremadura: Jose Antono Monago anunció hace ya unos meses que bajaría el IRPF al 90% de los extremeños, a los que ganaran menos de 24.000 euros brutos al año. Luego fue Madrid al señalar Ignacio González su intención de bajar el tramo autonómico del IRPF y ahora es Valencia. Fabra se descolgaba esta semana con una rebaja selectiva de impuestos y la flexibilidad de los horarios comerciales. ¿El objetivo en los tres casos? Dinamizar el consumo, atraer la inversión y generar empleo. Es cierto que su impacto económico no será muy grande, pero lo importante es que van en la buena dirección para aliviar la fuerte presión fiscal que soportamos la mayoría de los españoles. ¡Ayyyyy si Montoro hoy tomara nota y anunciara un recorte de impuestos! ¡Ayyyy lo que nos gusta soñar a algunos!


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba