Get the money

24-M. Riesgo político para la economía

¡Mira que es cobarde el dinero! Tras el 24 M un tropel de analistas, casas de valores, bancos de inversión y agencias de rating han alzado la voz de alarma. ¡Esto se desmorona!

Moody´s dice que el riesgo en España se ha incrementado; Citi que lo más deseable es una gran coalición para encarar los enormes retos de España; RBS señala que la amenaza de fragmentación política hace más atractiva la deuda italiana que la española. Hablan también los empresarios. Villa Mir, presidente de OHL, dice que si triunfan las tesis de Podemos, se pondría en peligro la recuperación. Oliú, presidente del Sabadell fue más allá al calificar a Colau de personaje folclórico que va a estar en las instituciones. Y así hasta una larga lista de nombres conocidos e influyentes en el mundo de la empresa y del dinero: Rosell, Bonet, Antonio Catalán, Antonio Huertas… Todos ellos muestran abiertamente su inquietud y piden acuerdos entre los partidos.

Más gasto podría tirar por la borda los esfuerzos realizados para reducir el déficit y podría frenar la confianza, la recuperación y el empleo 

Piden que no se frene el calendario de reformas. Avanzar en la laboral, liberalizar servicios, eliminar burocracia, bajar más los impuestos. Piden seguridad jurídica e institucional. Los bancos tiemblan ante algunas propuestas antideshaucios; las eléctricas tiemblan ante el populismo que abandera Podemos; las constructoras y las concesionarias dicen que hay 5.000 millones en juego por los contratos públicos de Madrid y Barcelona. Pero hay mucho más: si los nuevos gobiernos alzan la bandera  de lo social y prometen más prestaciones, mejores pensiones, más funcionarios… Miedo me da el gasto en el que puedan incurrir. Más gasto es sinónimo de más impuestos. Más gasto podría tirar por la borda los esfuerzos realizados para reducir el déficit y podría frenar la confianza, la recuperación y el empleo.

¿Dramatizamos? Espero que sí. Creo que todas las declaraciones, avisos y previsiones se han realizado muy precipitadamente. Habrá que esperar a ver qué pactos se alcanzan y qué medidas se van aplicando. Pero, seamos sinceros, una cosa es hacer campaña y otra cosa es gobernar. 

Sinceramente creo que al final la sangre no llegará al río y que se impondrá la cordura y la sensatez. La fragmentación política no es un riesgo en sí mismo, aunque sí que es cierto que supone más dificultades para hacer cosas. La recuperación de la economía española es todavía frágil y necesita de inversión extranjera. ¿Y eso cómo se consigue? Sin demagogia y con acción: medidas destinadas a reducir la deuda, a impulsar el consumo interno y las exportaciones, a mejorar la competitividad... La música me suena y la letra es por todos conocida. Falta que ahora nadie desafine. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba