Get the money

Reformas a golpe de urna. ¡Son las elecciones del 25M y no la economía!

Quedan tres meses para las europeas y el Gobierno ha sacado ya buena parte de su artillería. Le va a dar fuerte Mariano Rajoy a los impuestos, que es lo que más nos duele al bolsillo a los españoles. Los impuestos y el paro, pero lo del desempleo hemos asumido que va para muyyyyy laaaaargo y que tendremos que acostumbrarnos a vivir con una alta tasa de desempleo durante unos cuantos años más. Rajoy habla de salida de la crisis, anuncia una bajada de impuestos para enero de 2015 y se congratula porque la afiliación a la Seguridad Social crece por primera vez en tasa interanual desde que estalló la crisis. ¡Pero, ojo! No hay que bajar la guardia porque tenemos, además del paro, dos pesados lastres que tiran de nuestra economía: el déficit y la deuda.

Montoro se congratulaba esta semana por los datos de deuda publica del pasado año. Asciende al 94,05% del PIB, una cifra sin precedentes en las estadísticas. Decía Montoro que, aunque la cifra es alta, se ha colocado por debajo de las previsiones del Ejecutivo pero, ¿podemos salir del socavón de la crisis con una deuda de 961.555 millones de euros? Es cierto que el aumento del endeudamiento se explica principalmente por el rescate a las entidades financieras –sin el que la economía española no habría conseguido esquivar la amenaza del rescate- y por el salvavidas a las comunidades y ayuntamientos -a través del Fondo de Liquidez Autonómico y del plan de pago a proveedores- que ha permitido sacar muchas facturas de los cajones y ha salvado de la quiebra a muchas empresas dependientes de la Administración. Pero Montoro no debe conformarse: debe diseñar una hoja de ruta para luchar contra la galopante deuda que soporta España, una losa para la salida de la crisis y para generaciones futuras. ¿La clave? Las reformas que aún están pendientes.

Dos años de legislatura, dos años y un pico ya, y aún quedan grandes reformas. No retoques, ni maquillaje y sí reformas de calado con efectos a largo plazo. Nada de ajustes temporales pensando que vienen las elecciones y hay que arañar votos al contrincante, y sí reformas en profundidad. Buena ha sido la reforma laboral, aunque estos días el FMI volvía a insistir en la necesidad de darle una nueva vuelta de tuerca: pide elevar la competitividad, acabar con el mercado dual y combatir más enérgicamente el paro. ¡Más madera!

Y queda la reforma fiscal. ¡Madre mía, la de vueltas que le estamos dando a la reforma fiscal y los titulares que está acaparando en la prensa! Rajoy insiste en su rebaja de impuestos para 2015 pero no concreta si será en el IRPF, Sociedades, cotizaciones sociales o qué. Linde pide fomentar fiscalmente el ahorro de los españoles; la CEOE, una rebaja de las cotizaciones sociales, y los Inspectores de la Agencia Tributaria piden una rebaja de los tramos más altos del IRPF. ¿Los autónomos? Ellos, satisfechos con el runrún que circula en el sentido de que Montoro quiere eliminar la tributación por módulos a aquellos autónomos cuyos clientes son empresas o profesionales, la mayoría perteneciente a la construcción o el transporte. Lo mantendrían bares, peluquerías, taxistas... también electricistas o fontaneros que trabajen para particulares. Las peticiones se agolpan a las puertas del Ministerio de Hacienda y todas van en la misma dirección: una rebaja de impuestos que permita que los españoles tengamos más dinero en el bolsillo: para consumir, para ahorrar, para crear empleo... ¿Escuchará Montoro o al final tendremos retoques y ajustes pensados no en el largo plazo y sí en el 25 de mayo? Una pena que las reformas se hagan a golpe de urna una vez más. No aprendemos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba