Get the money

Rajoy promete más reformas: ¿Quién dijo miedo?

La cuenta atraś ha comenzado. Apenas queda una semana para que Mariano Rajoy anuncie las nuevas reformas encaminadas a cumplir con nuestro objetivo de déficit. El presidente va a seguir con la misma medicina para sacar a España del socavón económico en el que está sumergida: dice que seguirá con las reformas. 

Suena bien, pero…  ¡sólo eso! Es música que convence sólo a unos pocos y atemoriza a la mayoría. El FMI ya ha advertido de que a España le queda una lenta agonía: paro al 27% este año, contracción economica del 1,6% este ejercicio, y suave –muy suave– crecimiento el próximo año. ¿Déficit? Lo de perforar el 6%, dice el organismo que dirige Cristine Lagarde, es una utopía. 

Ante los vaticinios del FMI, Rajoy responde diciendo que va a seguir con las reformas. Bla, bla, bla... la realidad nos dice que el Gobierno ha perdido todo un año. Cristóbal Montoro se ha dedicado a subir impuestos, y ahora amenaza con una reforma fiscal que incluiría recorte de tasas para pymes y más alzas para impuestos especiales y coches contaminantes. Montoro no se ha enterado o no ha querido enterarse. Mucho ajustar el déficit por el lado de los ingresos, aumentando la presión fiscal, y poco meter la tijera en los gastos. Las familias hemos recortado gastos y estamos cancelando deuda, pero el Estado aún no se ha enterado de cuál es la receta para salir de la crisis.

Ni Rajoy ni Montoro ni Guindos han cogido el toro por los cuernos para acometer la gran reforma que necesita España: la del sector público. Tampoco ha corregido el déficit de las comunidades autónomas. Sólo en los dos primeros meses de este año las Administraciones Públicas han registrado un déficit del 1,9% del PIB, casi la mitad de lo previsto para todo el año. La Administración Central también gasta más de lo presupuestado: hasta febrero su déficit fue del 2,08% cuando para todo este 2013 el objetivo está en el 3,8%. ¡Si cumple, será todo un milagro!

Ahora la estrategia parece ir encaminada a buscar más caminos para aumentar los ingresos vía impuestos y, al mismo tiempo, negociar con Bruselas que levante la mano y sea más flexible con los objetivos de déficit. Rajoy ganaría tiempo pero... lo perderíamos todos los españoles. Porque, si no reducimos gasto y conseguimos más margen para cumplir nuestros compromisos, la agonía se prolongará y la recuperación no llegará. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba