Get the money

Rajoy, se equivocó entonces y se equivoca ahora

Se había creado mucha expectación con la comparecencia este jueves de Mariano Rajoy. ¡Demasiada quizás! Y finalmente ha pasado lo que muchos nos temíamos: que nos hemos quedado  tal y como estábamos. Rajoy, poco después de arrancar su discurso, soltaba un “me equivoqué”. Me recordó a aquel perdón del Rey tras la cacería de Botswana con elefantes y cadera rota incluía. “Perdón. Me equivoqué, no volverá a pasar”.

¿Pensará Rajoy que con este me equivoqué es suficiente para calmar a la oposición? ¿Para silenciar a Rubalcaba, que pide día sí día también su dimisión? ¿Suficiente para contentar a sus votantes, que piden a gritos más explicaciones sobre la fortuna de Bárcenas? ¿Para saciar a todos los ciudadanos que exigen que el PP y el resto de los partidos políticos expliquen cómo funciona realmente su financiación? No es suficiente, ni mucho menos.

Me equivoqué, dice Rajoy. Pero, ¿en qué? ¿Se equivocó el presidente en poner a Bárcenas como tesorero del partido? ¿Se equivocó al mantenerlo en el puesto durante años? ¿Por mandarle mensajitos al móvil diciéndole “sé fuerte, Luis”? ¿Por pagarle los abogados? ¿Por mantener su despacho, su secretaria y su chófer?

Lo de este jueves en el Senado fue una auténtica tomadura de pelo a los ciudadanos. Primero porque Rajoy, por mucho que digan él y los coristas de su partido, no ha comparecido a petición propia. Tampoco porque tema una moción de censura por parte del PSOE de Rubalcaba, que está tocado y hundido. Rajoy dio la cara porque estaba más que asustado por el desplome sin freno del PP en las encuestas y por la confianza que ha perdido entre sus propios votantes, que le echan en cara esa obsesión suya por bunkerizarse, ponerse de perfil y no dar nunca la cara.

Tomadura de pelo por ser un 1 de agosto, en plena operación salida de las vacaciones ¡Un poco más y espera a las uvas, al champán y a las campanadas de fin de año! ¡Y qué explicaciones! ¿Qué explicaciones? Al final no ha dicho nada: nada de la financiación del PP, de los donantes, de si éstos recibían contraprestaciones a cambio, de los supuestos sobresueldos, de si se declararon o no ¡Que no ha dicho nada! Un “me equivoqué” para agachar la cabeza y esperar, una vez más, a que pase el verano y todo quede olvidado.

No suelo estar yo muy de acuerdo con Cayo Lara pero este jueves dijo algo cargado de mucha razón: “Cuando un presidente de Gobierno se equivoca no basta con el arrepentimiento y con las disculpas. Si Rajoy pretende con este “me equivoqué” dar carpetazo a todo este asunto, entonces sí que comete un gran error.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba