Get the money

Rajoy ¿aguantará tanta presión?

Rajoy está acorralado por los mercados, las autonomías y también por la presión de la calle. El cerco es cada día más estrecho, tanto que muchos dudan del aguante de Mariano Rajoy. ¿Será capaz de aguantar tanta presión?  Los mercados, con la prima de riesgo a la cabeza, apenas le dejan respirar. El runrun sobre una probable y pronta intervención no permite que que baje la guardia. ¿Porqué? Porque los mercados siguen sin creer que Rajoy sea capaz de dominar la situación.

El acoso de las Autonomias

El acoso al presidente del gobierno le llega tambíen por las Comunidades Autónomas. Unas  amenazan con llevar los ajustes a los tribunales españoles y, si es necesario,  a los europeos; otras piden más tiempo para cumplir con el déficit  marcado por Montoro, otras proponen adelantar elecciones autonómicas y hay algunas que van de víctimas y acusan a Rajoy de quitarles autogobierno. Lo que está claro es que las autonomías caminan unas al margen y otras en contra del gobierno lo que pone en dificultad al Estado central que busca soluciones conjuntas a una crisis común. Mucho me temo que quieran o no quieran Mas, Patxi López o Griñán España camina hacia una reorganizacion territorial.

El aliento de la calle sobre Rajoy

Pero aquí no termina la presión, el cerco al gobierno de Rajoy. El aliento de la calle le sopla cada vez con mayor intensidad al presidente. Son manifestaciones dirigidas desde los sindicatos y la izquierda, expertos ambos en utlizar el descontento de la sociedad. Lo vimos con el Prestige, lo padecimos con la guerra de Irak y ahora la historia se repite. Valeriano Gómez, Soraya Rodríguez, Cándido Méndez, Toxo ...ya se han puesto al frente del descontento ciudadano aprovechando que el electorado del PP está cada vez más decepcionado.

El cabreo se palpa en la calle, y no es para menos. Los ciudadanos percibimos que nos aprietan siempre a los mismos y dónde más nos duele: pagamos más impuestos y cobramos salarios más bajos. Y ¿los politicos? Ellos se resisten a autoamputarse sus privilegios: el doble sueldo del que disfrutan algunos ,  las pensiones vitalicias, el coche oficial, la primera clase, la secretaria …La ejemplaridad es ahora más que nunca un valor en alza y las formas importan Las protestas son comprensibles y hasta necesarias porque , como dice mi padre, la sumisión es despreciable. Pero ¡ojo! La libertad para manifestarse está limitada por la libertad y el respeto a los demás.

Llegados a este punto, muchos nos preguntamos ¿cuánto durará el acoso? ¿Qué capacidad de resistencia tiene Rajoy? ¿Y los españoles? Mucho me temo que las próximas semanas van a ser duras y si se produce una intervención formal de nuestra economia … la rabia rugirá.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba