Get the money

Rajoy-Rubalcaba: guerra de nóminas

Primero fue Rajoy. Presentó su declaracion de la renta en la página web del partido. Todos supimos entonces cuańto gana el presidente del Gobierno. Luego fue Rubalcaba que, al grito de  “y yo menos”, nos contó a los españoles que él como líder de la oposición ganaba menos que quien gobierna este país. Luego llegó Gaspar Llamazares, que habló de los 4.500 euros al mes que recibe por su labor. Pero... ¿Se creen que somos tontos? Que con este ejercicio de falsa transparencia nos van a tapar la boca?

Los politicos, de uno y de otro color, exponen públicamente sus sueldos esperando que los españoles les cantemos “la bien pagá”.  Striptease salarial de unos y de otros,  para que veamos lo mucho que trabajan y lo poco que cobran, para que entendamos que en la empresa privada ganarían mucho más y que ingresan mucho menos que sus homólogos europeos. ¡Pobres! Al final tendremos que darles las gracias por su generoso y titánico esfuerzo modestamente retribuido. Es evidente que en un país de seiscientoseuristas, de ridículas pensiones y sin más expectativa después del paro que el paragüas social de los 400 euros, los privilegios de algunos politicos -que no los sueldos-  resultan provocadores. Pero es vergonzoso que nos muestren sus ingresos, no por transparencia ni por convicción, sino porque van a utilizarlos como arma arrojadiza el uno contra el otro para decir: “y tú más , y yo menos”.

El espectáculo tiene un punto decandente. Hablan de lo que ganan pero ocultan lo que tienen y cómo lo han conseguido. Rubalcaba bien podría explicar cómo ha llegado a acumular más de un milón de euros en productos financieros. Al papel que el pasado jueves sacó en el Congreso le faltan unos cuantos números y lejos está de igualar el desglose que hizo el presidente Rajoy con una exposición clara de todos sus emolumentos desde 2003. Ojo al uno y al otro con abusar de la demagogia y del populismo para arañar votos y erosionar al contrario. El camino al infierno está pavimentado de buenas intenciones y esto de enfrentarse en un ring por el tamaño de sus nóminas me parece superficial y ridículo. Con esto no se tapa la sombra de la corrupción, ni se calma el malestar de la calle, ni ganan puntos en el ranking de honorabilidad. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba