Get the money

Podemos, ¡jugamos con fuego!

Soy racional. Totalmente racional, pero en un arrebato de cabreo e indignación soy capaz de ir y votar a Podemos. Me pilla el día el día torcido y les doy el voto, a ver si éstos del PP y del PSOE aprenden de una vez por todas.Me sacan otra operación Púnica, otro caso Urdangarín u otro escándalo tipo ERES o Pujol y doy mi voto.

No lo digo yo, lo escucho cada día a muchos de mis colaboradores, a muchos amigos. Todos ellos están formados, tienen criterio y conocen lo mucho de populismo, de radical y de intervencionista que siembra Podemos. Nadie se cree el programa económico de estos señores. Suena bien y calará en cierto sector de la población acosado por el paro, sacudido por la crisis y, sobre todo, falto de formación financiera y económica, y hambrienta de esperanza. Suena bien el elevar el salario mínimo interprofesional y ponerle techo a los salarios; jubilarse a los 60 años; reducir la jornada laboral desde las 40 horas semanales; efectuar una quita de la deuda pública con nuestros acreedores; nacionalizar transporte, energía y otros sectores claves de la economía. Suena mejor el otorgar una renta básica a todos los ciudadanos y el subir los impuestos a las rentas más altas. ¡Qué digo! ¡Sonará bien para algunos, para los desesperados de ilusión y los necesitados de formación! Pero sería un auténtico suicidio colectivo.

Imagine que le damos una renta básica a 17 millones de españoles. 17 millones por 400 euros mensuales de renta básica a 12 meses: 80.000 millones de euros

Por arrojar un par de datos. Imagine que le damos una renta básica a 17 millones de españoles (justo la población activa española). 17 millones por 400 euros mensuales de renta básica a 12 meses: 80.000 millones de euros. ¡Agggg! Esto no hay bolsillo ni país que lo resista. ¿Jubilarse a los 60 años? Si a día de hoy, con la jubilación a los 65 e intentando que se retrase un par de años de forma paulatina, no hay dinero para pagar las pensiones de los 8 millones largos de personas. ¿Estamos locos?

Pues sí. Estamos locos y lo peor es que estamos sembrando desconcierto y desconfianza. Y con ello ¿qué conseguimos? Ahuyentar la inversión, espantar el dinero y subir la prima de riesgo. Me cuentan que en Londres las grandes firmas han empezado a alertar a sus clientes del riesgo que supone Podemos para la estabilidad política y financiera de España. Cuentan que ahora que España comienza a levantar cabeza y se convierte en alumno aventajado de una Europa estancada por la inacción de Francia, Italia y el desfallecimiento de Alemania, Podemos podría frenar la recuperación y la tibia creación de empleo. Unos hablan de “Nubes políticas en el horizonte” como Merrill Lynch, otros temen el fin del bipartidismo y la necesidad de nuevas alianzas; la mayoría recelan del posible viraje de España hacia el populismo al estilo de lo que está pasando en Grecia.

Ojo que jugamos con fuego y nos vamos a chamuscar. ¡Qué digo! Nos estamos quemando ya. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba