Get the money

Podemos y los indignados del 25-M: cabreo con los grandes partidos

Una cosa es la realidad y otra bien distinta es soñar. Lo de imaginar, construir castillos en el cielo y ver mariposas revoloteando a nuestro alrededor está muy bien... pero hay que ser prácticos y realistas. Un buen amigo mío siempre me decía: “Susana, en esta vida no tenemos ni tiempo ni dinero que perder”. Algunos parece que esta lección no la aprendieron en la escuela. Me refiero a Podemos, el nuevo partido de Pablo Iglesias.

Podemos ha conseguido 1,2 millones de votos en las europeas y estará en el Parlamento con cinco escaños. El respaldo que ha conseguido en las urnas el 25-M es reflejo de la desesperación de muchos ciudadanos. Ha acaparado a muchos indignados con los desahucios, la corrupción, los ajustes y el paro. Pero, ¿cuántos de ellos se han leído su programa electoral?

Es un programa que busca calmar el grito de la desesperación de muchos e imposible al mismo tiempo de poner en la práctica. Habla ese programa, si nos ceñimos a lo puramente económico, de un aumento masivo de los impuestos: IRPF, Sociedades, fin de deducciones, tasa Tobin y tasas a los bancos. Propone más impuestos a las grandes fortunas, resucitar Patrimonio, prohibir las sicav y aumentar el IVA a bienes de lujo. En lo puramente laboral: jornada de trabajo de 35 horas, elevar el salario mínimo y establecer un salario máximo obligatorio. Sugiere adelantar la edad de jubilación a los 60 años y equiparar las pensiones bajas y el salario mínimo. ¿Y en cuanto a la deuda pública? Declarar el impago de parte de la deuda publica española y reestructurar el pago del resto ya emitida. Por si fuera poco, Podemos propone nacionalizar total o parcialmente las empresas de energía, transporte, telecos, salud y educación.

Me da algo. Programa totalmente populista, alejado de la realidad; programa más soviético que democrático. Intervencionista al 200% sin apenas espacio para la responsabilidad individual. Programa inaplicable porque ni nos podemos jubilar a los 60, ni a los 65 ni a este paso a los 70. Porque la deuda ha de pagarse... si no, la prima se dispara a los 1.000 puntos básicos, a los 2.000 y mucho más allá y no nos volverán a prestar dinero ni hartos de vino. ¿Impuestos? ¿Más todavía? ¿Para desincentivar el trabajo y fomentar el fraude? ¿Para congelar el consumo y machacar el empleo? ¡Cuántas barbaridades en tan poco tiempo!

Quiero pensar que pocos de los que han votado a Podemos, muy pocos, se han leído el programa de Pablo Iglesias. El voto que ha recibido en las elecciones del 25-M no es un voto de confianza ni de respaldo a su programa, es simplemente un voto de rechazo a los dos grandes partidos.Un voto de cabreo, de indignación. Los indignados del 15-M se han trasladado de la Puerta del Sol a las urnas del 25-M.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba