Get the money

¿Plan Marshall para relanzar la economía? ¡No! Más libertad y menos impuestos

Que no me lo creo! NO, no me creo tanto optimismo de un lado y de otro. El PIB crece un 0,4% en el primer trimestre del año; la inflación vuelve a tasas positivas en abril; el paro baja en 2.300 personas hasta marzo; los resultados publicados por grandes compañías españolas –desde Santander hasta Bankia pasando por REE o FCC- convencen e incluso en algún caso superan expectativas. Parece que esto marcha y así quedó reflejado el miércoles en la rueda de prensa posterior al consejo de ministros y en la presentación del cuadro macro. PIB al 1,2% en 2014 y al 1,8% para 2015 y creación de 650.000 puestos de trabajo en estos años. Esto suena bien, pero ojo!, existe el riesgo de caer en la autocomplacencia, de olvidarse del trabajo pendiente y centrarse en exceso en las citas electorales y confiarlo todo a la recuperación exterior.

El empleo sigue siendo nuestra asignatura pendiente, o mejor dicho, el desempleo. Aún son elevados –muy elevados- los costes de contratación y los costes laborales que son un freno considerable a la creación de trabajo. Son todavía pocos sectores los capaces de generar puestos de trabajo. La industria en la última EPA, por ejemplo, ha destruido casi tanto empleo como la construcción que sigue bajo mínimos hasta marzo. Y el fuerte crecimiento de las exportaciones –que parece la palanca de nuestro crecimiento junto con el turismo- no está sirviendo para mejorar plantillas. Además mejoran las contrataciones temporales y parciales frente al empleo a tiempo completo e indefinido. La caída en el número de personas que buscan activamente un empleo ha permitido que el incremento de la tasa de paro sea moderado y que solo haya experimentado un incremento de 0,2 puntos porcentuales. Se hace evidente el desánimo de los jóvenes de menos de 25 años y las personas de nacionalidad extranjera, que podrían estar abandonando el país en busca de un empleo fuera de nuestras fronteras.

Queda mucho por hacer y ¿el mayor riesgo?, conformarse con el camino recorrido hasta ahora y no pisar más fuerte para atraer más inversores, generar más actividad, respaldar el ligero repunte del consumo interno y apoyar la creación de empleo. ¿Qué hacer? ¿Un plan Marshall de inversiones públicas como proponen los sindicatos? Noooooo. Miedo me da! ¿De dónde van a sacar el dinero? De la vaca que creen eterna que somos los contribuyentes que nos sentimos más que exprimidos a impuestos? Dinero que huele a podrido cada vez que saltan a la portada de los periódicos los escándalos de los ERES y los cursos de formación en Andalucía? Noooooo. Se pueden bajar impuestos a la actividad y al trabajo.  Se pueden eliminar trabas administrativas. Se puede intervenir menos, dejar más libertad de acción a la empresa, se debe apostar más y mejor por la educación. Educación desde el colegio pero también recualificar a los parados, a los mayores de 45 años y también a aquellos que dejaron el ladrillo y que ahora alargan las listas del INEM.

No son recetas nuevas, son las de siempre. Dejar más dinero en manos de consumidores, trabajadores y empresarios para que ellos decidan dónde están las oportunidades y eviten los riesgos. Más libertad, mejor educación y más seguridad jurídica. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba