Get the money

Matanza en Connecticut ¿no a la venta de armas?

Las imágenes son tremendas, una auténtica bestialidad. Los niños llorando, las madres abrazándoles. Miradas perdidas, llantos incontrolados. La última matanza escolar en Estados Unidos no ha dejado indiferente a nadie. 20 niños, todos ellos menores de 10 años; 6 adultos, entre ellos el padre y la madre del asesino. No es la primera vez ni tampoco será la última. Lo hemos visto en Alaska, en Oklahoma,en Virginia .. .en universidades, en colegios, en pueblos pequeños y en ciudades más grandes. Cada tres, cada seis meses el mundo entero se conmociona y la sociedad nortemaericana llora por la muerte indiscriminada de jóvenes, mayores, alumnos y profesores, empleados y gente que pasaba por allí ... Barack Obama declaraba nada más conocer la noticia “Debemos tomar medidas para que esto no vuelva a suceder”. Pero ¿qué medidas? ¿prohibir la venta de armas? ¿es la solución?

No me gusta nada que en algunos estados de EEUU desde los 21 años uno pueda ir a un supermercado y con el simple DNI y una tarjeta de crédito y comprar un arma. Que los ciudadanos puedan tener un arma automática en casa como el que tiene un coche en el garaje o un cuchillo en la cocina. No me gusta, no!. Pero de ahí a que la manera de evitar estas matanzas sea la de prohibir la venta de armas va un abismo.

Antes de abrir el debate de armas sí, armas no .. es impresdindible analizar el perfil de estos asesinos. Suelen ser personas egocéntricas, con necesidad de protagonismo.En muchos casos les mueve el efecto imitación porque ven escenas en películas, en los informativos de televisión de otras masacres o en internet, y quieren convertirse en héroes. Algunos han vivido auténticos dramas familiares, o han sufrido burlas y humillaciones en clase por parte de sus compañeros. Son solitarios, introvertidos, son auténticos locos de atacar.

Pero si decidimos abrir el debate, ojo!, es tremendamente difícil por no decir imposible juzgar con los ojos de un español el porqué un americano puede comprar armas con total libertad. La sociedad española es pacífica, cohesionada lejos del granjero de los más profundo de Texas que tiene un arma en su casa para defender su hogar y su familia. Desde aquí, desde la seguridad de nuestras calles, es imposible juzgar qué motivos llevan a un ciudadano de Estados Unidos, Israel, Colombia, Méjico o Sudáfrica a portar un arma al cinto o guardar una pistola en la mesilla.

Mucho me temo que la solución no es prohibir. Siempre habrá un mercado negro que abastezca al delicuente, al asesino y al loco que quiera cometer cualquier barbaridad.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba