Get the money

Si Hacienda somos todos, ¿por qué siempre pagamos los mismos y defraudan los de siempre?

¡Ay el fraude! ¡Ay el dinero negro! Si aflorara todo el dinero negro que circula por España entonces, entonces, todos seríamos mucho más ricos, prósperos y – sobre todo-  habría justicia fiscal. ¿Justicia fiscal? ¿Existe? Esta semana los técnicos de Hacienda presentaban un informe para dar a conocer el volumen de dinero negro que se mueve en nuestra economía, ver por qué hay tanto fraude y, sobre todo, ver cómo se puede atajar.

¿Dinero negro? Debe haberlo, pero yo no lo he visto. Asalariados, autónomos, pequeños empresarios... todos estamos totalmente rodeados por el Gran Hermano. Ni una factura, ni una nómina, ni un ticket se escapa al control de Hacienda. Aún así, dicen que el dinero negro se ha disparado durante la crisis: representa el 24,6% del PIB, es decir, más de 253.000 millones de euros. ¡Qué barbaridad! Dicen los técnicos de Gestha que es por el tsunami del ladrillo que ha provocado un espectacular repunte del paro. Apuntan también a la corrupción y al uso masivo de billetes de 500 euros. ¿Ha visto usted alguno? Sé que los llaman 'los Bin-Laden', porque todo el mundo sabe que existen pero muy pocos los han visto. Yo, ni en pintura, ni fotocopiados... dicen que son morados, pero no he tenido – sinceramente- la oportunidad de comprobarlo.

Es cierto que la economía sumergida que soporta España es brutal. Que tanto dinero negro circulando frena el empleo, reduce la competitividad, recorta el consumo y genera fraude. Pero además del alto paro, del derrumbe del ladrillo, de la corrupción ... además lo que genera fraude es el ato nivel de impuestos que soportamos. Es confiscatorio y desincentiva el ahorro y el trabajo, merma la productividad. Eche cuentas. Si un autónomo ingresa al mes 1.000 euros debe pagar 210 de IRPF y 270 de cotizaciones. Poco más de 500 euros limpios. Tan elevada presión ¿incentiva o no el fraude? Quizás la recaudación aumentaría si bajamos un escalón los impuestos que pagamos todos. Me contaba Lorenzo Amor, de ATA, que el camino sería rebajar la base mínima de cotización para quienes tienen rendimientos anuales inferiores de 8.000 euros. Recortar las retenciones al 15% desde el 21% actual para aquellos que declaren ingresos inferiores a 12.000 euros anuales. ¿Montoro bajando impuestos? Me temo que eso no lo vamos a ver en el corto plazo. Bajarán unos y subirán otros muchos, por lo que al final pagaremos más y ganaremos menos.

Además no sabemos a qué nos enfrentamos. Se cambian el IVA cada dos años, el IPRF cada tres con nocturnidad y alevosía, se eliminan deducciones a empresarios, se cambia la tributación de cheques de comida, ayudas a guardería, aportaciones a planes de pensiones... los empresarios están que trinan, los empleados ponen el grito en el cielo y Montoro hinca el diente de nuevo. Más, más y más... siempre hay fórmulas para sangrar más a los de siempre. Y encima se jacta Montoro de poner en marcha un IRPF nuevo para 2015. ¡Ja! Que se dejen de juegos, de giros dialécticos, que sean claros y sinceros y  que bajen los impuestos.

Lo peor de todo es que tenemos la sensación de que los que defraudan siempre son los mismos y los que pagamos siempre somos los mismos. Tenemos un sistema injusto y oscuro. Tenemos la sensación de que  los políticos presentan campañas para atajar el fraude, los técnicos de hacienda nos cuentan lo abultado que es pero no pasa nada: no se le ataja de una vez por todas. ¿La clave? La  falta de voluntad política de este gobierno y también de los anteriores: ninguno le ha metido mano a la economía sumergida. Ni se la meterán. ¿Nos jugamos algo?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba