Get the money

Funcionarios. ¡Esto es una tómbola, tómbola!

Lo de la comunicación del PP es traca. Lo digo por el carajal que se ha montado esta semana a cuenta de los funcionarios. Fue el miércoles. A las 9:00 horas todos los medios contábamos que el gobierno estudiaba subir el salario de los empleados públicos, restituirles el 75% de la paga extra que Zapatero les quitó en 2012 y devolverles parte de los moscosos perdidos durante  la crisis. A las 12.00 horas de esa misma mañana el ejecutivo desmentía la información y, minutos después, decían fuentes del gobierno que  bueno, ya veremos, ni sí ni no: quizá.

Si esta es la nueva estrategia de comunicación del PP, ¡vamos apañados! En tres horas, tres mensajes distintos. ¡El gobierno está más despistado que un pulpo en un garaje!

Clama al cielo que cada vez que llega una cita electoral nos olvidemos de los objetivos de déficit y nos lancemos a prometer el oro y el moro

Sí que es cierto que los funcionarios han perdido poder adquisitivo con la crisis; por la paga extra que les retiró Zapatero, por la congelación del salario con Rajoy, y por la retirada de algunos de sus moscosos. Es cierto que cuando hay que atajar el gasto y frenar el déficit todos los gobiernos le meten mano a los funcionarios porque son un buen pico -2,5 millones- y son gastos fijos. Y ahora que la economía tira y discutimos si el PIB va crecer un 3% o un 4%, sería también razonable que ellos recuperaran parte del poder adquisitivo perdido estos años. Pero ¡ojo! , lo de utilizarles como arma electoral no es de recibo. Ni utilizarles a ellos ni tampoco a las familias ni a los autónomos. ¿Se piensan estos políticos que somos tontos, o qué?

Clama al cielo que cada vez que llega una cita electoral nos olvidemos de los objetivos de déficit y nos lancemos a prometer el oro y el moro. Clama al cielo que el gobierno y la oposición prometan más: más ayudas, más subvenciones, mejores salarios, menos impuestos, más justicia social… ¡Ja! Con los funcionarios lo que tendría que haber hecho este gobierno – aprovechando la crisis galopante del país y su mayoría absoluta-  es repensar la estructura de la función pública. Quizá no sobren bomberos, profesores, médicos, jueces. Pero seguro que sobran asesores y personal de confianza puestos a dedo por el político de turno y pagado con los impuestos de todos los españoles. Quizá lo que habría que hacer es repensar la retribución de los funcionarios para que estuviera más acorde con su productividad, sin perder rigor ni eficacia.

Estamos en campaña. Sí. Y aunque las elecciones generales no son hasta finales de noviembre, la tómbola de promesas ya ha comenzado. El “guiño” que hoy hace el gobierno a funcionarios mañana se lo hará a pensionistas, amas de casa o familias numerosas. Todo vale y cualquier voto es objeto de deseo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba