Get the money

Funcionarios e impuestos: comienza el baile de las promesas

Son útiles. Me refiero a los funcionarios. Útiles para los políticos porque cuando toca ajustarse el cinturón entonces giran su mirada hacia ellos y les quitan paga extra, les rebajan el sueldo y juegan con sus moscosos. Cuando se aproximan las elecciones – que en este país son más frecuentes de lo que nos gustaría a muchos- entonces les prometen el oro y el moro: que si recuperarás uno de los moscosos que ya te quité, que si recibirás la extra de Navidad que no te aboné hace un par de años, que si pongo retribución variable para unos pocos, que si congelo –¡que no bajo, ojo!- el salario el próximo año… Ha comenzado la fiesta de las promesas y los funcionarios van a escuchar de aquí a las generales y antes las autonómicas todo tipo de promesas ¡Comienza el baile! ¿Quién se apunta?

Primero está el debate de si hay o no muchos funcionarios. Sinceramente creo que la Administración Pública soporta demasiada carga de personal, pero lo más probable es que sobren asesores, personal de confianza y quizá empleados públicos ligados a tareas administrativas. Lo que no sobra son médicos, jueces, policías y profesores. A ellos, y no sólo a los funcionarios que dependen de la Agencia Tributaria y la Seguridad Social y se encargan de perseguir el fraude fiscal, se les debería incentivar con parte de su sueldo en variable.

Luego está el debate de si ganan poco o nada. Lo cierto es que ellos han soportado, igual que los empleados del sector privado un recorte importante de sueldo: el recorte que aplicó el Gobierno socialista de entre el 5% y el 7% en 2010 y la supresión de la extra de Navidad de 2012.

Esta semana veíamos cómo Montoro estudia la retribución variable para 55.000 funcionarios de la Agencia Tributaria. ¿Por qué no para jueces también? Podría ser una fórmula ideal para desatascar los juzgados y agilizar las causas. La idea, que ya viene implantada en el sector privado desde hace largo tiempo, ha demostrado ser eficaz: consigue una mayor eficiencia de las plantillas y una retribución más justa. Me entra la risa cuando veo que son ellos, porque superan los 2.9 millones, los que se han convertido en el objeto de deseo de los políticos.

NO buscan ni eficiencia, ni retribuciones adecuadas, ‘ni ná de ná’. Buscan, simplemente su voto. YO te prometo y tú me votas. Así funciona con ellos y también con los impuestos.  ¡Ay, los impuestos!

 Los impuestos son el  otro arma que van a utilizar, que ya están utilizando,  los políticos para pescar votos. Primero Madrid, después Extremadura y ahora también Valencia. Por el camino alguna otra comunidad que promete desde ya, rebaja del tramo autonómico del IRPF además de adornar la propuesta con medidas de regeneración política. La música suena bien, pero... ¡ojo! Sí que es cierto que las rebajas de impuestos siempre son bienvenidas porque estimulan el consumo, el crecimiento y el empleo, pero en muchos casos son medidas que buscan simplemente un titular –puro marketing-  porque afectan a muy pocos o porque su efecto en la renta no va más allá de los 100 euros anuales.

¡Menos da una piedra, dirá usted! Sí, pero que no nos tomen por tontos y dejen de engatusarnos con promesas casi vacías. Lo que importa es que los políticos estén convencidos de que para tirar de la suave recuperación y mejorar el bienestar de los españoles es necesario pagar menos impuestos y tener una administración más eficiente. Y, sinceramente, no creo que nuestros políticos  -del color que sean- estén convencidos de nada. La valentía, ni se la ve ni se la espera. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba