Get the money

Eurovegas: tic, tac, tic, tac... El tiempo se agota

No hay nada como amarrarse al refranero castellano para comprender y para prever muchas cosas. Dice el refranero, y decía también mi abuela mil veces más sabia que yo por edad y vivencias, que cuando el río suena, agua lleva. ¡Qué razón! Desde hace ya varios meses venimos escuchando que Eurovegas no llega, que las obras se retrasan... Ni una excavadora, ni un albañil ni un ingeniero tomando medidas, trazando líneas o moviendo la tierra. ¡Nada! Los terrenos de Alcorcón donde se van a construir los casinos, hoteles, y centros de convenciones están totalmente vacíos.

Justo tras el NO del COI a Madrid para celebrar los Juegos Olímpicos en 2020 el runrún del NO también a Eurovegas alzó su tono. Vienen ahora con el cuento del tabaco. Ojo que soy una firme defensora de la libertad, de que cada dueño de bar, de hotel, de restaurante o de sala de juegos decida si en su establecimiento deja o no deja fumar a sus clientes y que éstos decidan si quieren o no entrar en él. Pero también soy una firme defensora de que la ley es igual para todos: para los grandes y para los pequeños comercios, para el bar de la esquina de calle y también para la discoteca que está en pleno centro de la capital.

Soy partidaria también de cambiar las leyes si así atraemos inversión, turismo, consumo y por lo tanto empleo, el gran déficit que tiene España como economía y como sociedad. Eurovegas, de ejecutarse, supondría una inversión de 17.000 millones de euros y la creación de 261.000 puestos de trabajo. ¡NO es broma! Nos jugamos mucho en Madrid y también en España como foco de atracción de inversores y de proyectos empresariales, pero la cifras parecen no importar al Gobierno. Su ya tradicional lentitud para adoptar decisiones está poniendo en serio peligro el desarrollo de un proyecto clave para el futuro de la capital y para la imagen de nuestro país.

El principal escollo se llama Ana Mato ministra de Sanidad, reacia a modificar la ley para permitir fumar en el complejo de ocio, tal como exige el multimillonario Sheldon Adelson. Al escollo Ana Mato se suma la inacción del gobierno central que vuelve a optar por la estrategia de siempre: esconder la cabeza bajo tierra como un avestruz  y esperar un milagro o un terremoto que impulse o expulse el proyecto. Si Adelson abandona España y opta por construir sus casinos en Singapur, Japón o mejorar los que ya tiene en Macao, en España y también en Europa se leerá como un auténtico fracaso.

Sí, no, sí, no... Los pétalos de la margarita no son infinitos. Hay que actuar ya y tomar decisiones. Hay que hacer todo lo posible para atraer el dinero, el trabajo, la innovación, el turismo y la riqueza... Se llame Eurovegas, el escollo sea el tabaco o sea Ana Mato. El tiempo aquí juega en contra: tic, tac, tic, tac ...


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba