Get the money

España en venta: ¿país de gangas?

España se ha convertido en un país de oportunidades. Lo decía recientemente Morgan Stanley, y lo cacarean día sí y día también ministros, empresarios y economistas. Porque ha desaparecido el miedo al rescate, porque hemos dado carpetazo a la recesión, porque la prima de riesgo se desliza hacia los 200 puntos básicos sin freno, porque el turismo tira, las exportaciones funcionan y la automoción aguanta. A todo ello hay que sumarle los precios ganga que ofrecen los activos y las empresas.

Me contaban hace unos días el directivo de una de las consultoras inmobiliarias más prestigiosas de nuestro país que casi a sus 60 años se ha tenido que poner las pilas con el inglés. Porque sus clientes son ingleses, americanos y también rusos y alemanes. Sus clientes son, principalmente, grandes fondos de capital riesgo que quieren comprar barato porque piensan que el mercado ha tocado suelo y que a dos, tres o cinco años hay más que ganar que perder. El riesgo, sin duda, merece la pena.

Interesa el suelo, interesa comprar promociones enteras, interesa LA VIVIENDA. La Caixa, Bankia, Catalunya Banc, y también Santander y Popular. Todos ellos han vendido sus divisiones inmobiliarias colocándolas a grandes fondos de capital riesgo como Cerberus, Blackstone, Goldman Sachs u otros tantos más de 100.000 millones de euros en inmuebles.

Interesan también las empresas que gozan de buena salud. ¡No ha sido más que vendida y publicitada la entrada de Bill Gates en el capital de FCC! ¡Madre mía, qué campaña de marketing han hecho desde la compañía y también desde el ámbito político de la apuesta de un gran inversor- con gran olfato y acierto- por una empresa española! ¿Y qué me dicen del interés que tienen los mexicanos ahora en nuestros activos? 

¡México, México lindo! Más lindo ahora que nunca. España se ha convertido en el dorado de las grandes fortunas aztecas. Si Hernán Cortés descubrió la Nueva España en México, ahora los mexicanos están descubriendo los bancos (Sabadell y Popular), los astilleros (Barreras) y las salchichas made in Spain (Campofrío). Afinidad cultural, idioma y sobre todo la fuerte devaluación que han sufrido todos los activos españoles con la crisis.

Entra dinero en España. Muchos dicen que es dinero que busca chollos y no quedarse en nuestro país. No es inversión productiva y sí especulativa, aclaman. ¡Qué chorradas! ¡Qué grandes gansadas! Me da igual que sea dinero que se aproveche de los precios de risa que ofrece el sector inmobiliario, que entre en empresas casi en quiebra y negocie quitas draconianas con los acreedores, o que presenten duros planes de ajuste a sus plantillas. Me da igual que ese dinero- especulativo o productivo, dinero al fin y al cabo- entre en bancos, en alimentación o en constructoras. Es bueno que entre capital extranjero en nuestro país, que las grandes empresas y fortunas internacionales nos vean como una economía de oportunidades donde se puede hacer negocios y obtener rentabilidad. Ojalá que esto no haya hecho más que empezar y sean muchos los inversores que pongan su dinero a nuestro servicio. Si además viene acompañado de conocimiento, y de tecnología mejor. Pero si es sólo pasta... adelante, la puerta está abierta de par en par.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba