Get the money

Encontramos petróleo y empezamos a pelearnos. ¡Mayor estupidez, imposible!

Se me ponen los pelos como escarpias cada vez que escucho a Paulino Rivero. Con lo de las prospecciones de crudo en aguas canarias se le ha ido “la pinza”, y perdón por lo vulgar de la expresión. Dice ahora que se trata del “asalto de una empresa privada al territorio canario para usurpar sus recursos al pueblo canario con la connivencia del gobierno”.  ¡Sí! ¡Lo ha dicho así de claro! Asalto y además destrozo del turismo, del medio ambiente e incitación al conflicto con nuestros vecinos de Marruecos. La estrategia de Rivero es simple, previsible y demagógica a más no poder. Azuza el miedo entre la población por la pérdida de turistas, por la contaminación de las aguas y por la reacción que puedan tener los marroquíes. ¡Cierto! ¡No exagero!

¿Somos tontos o qué? Esta misma semana hablaba con Daniel Lacalle, que acaba de publicar “la Madre de todas las batallas”, libro trepidante, muy bien documentado y muy certero. Y él mismo, una de las personas que más sabe en este mundo de energía y de intereses petrolíferos, se lleva las manos a la cabeza al ver que en su país, que es el nuestro –España- es un problema la posibilidad de encontrar petróleo debajo de nuestro suelo. ¡Cierto, encontrar petróleo es un problema!

Ningún país del mundo deja de explotar sus recursos por miedo al alarmismo ecologista o por los complejos gubernamentales a la hora de explorarlos. Ni  Noruega, ni Brasil, ni Estados Unidos… ninguno de ellos ha renunciado a explotar sus yacimientos petrolíferos.  No aprovechar la riqueza de nuestro suelo, escudándose en falaces argumentos ecologistas, sería una muy grave irresponsabilidad económica y política.

Si enterramos la demagogia simplona, lo cierto es que en las costas de Canarias se abre ahora una oportunidad única. ¡Hay que aprovecharla! Las aguas próximas a las islas podrían permitir la extracción de hasta 150.000 barriles al día y albergar una producción equivalente al 10% del consumo nacional durante veinte años.  España reduciría su elevada dependencia energética, al tiempo que se crearía riqueza, trabajo y hasta 300 millones de euros al año en ingresos fiscales para las islas. ¿Y Canarias? La viabilidad de este yacimiento supone ya esperanza económica para un archipiélago especialmente castigado por la caída del consumo, la crisis económica y el alto desempleo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba