Get the money

EPA por debajo de los 6 millones: ¿motivos para la esperanza?

No hubo sorpresas. Era un dato más que cantado. Desde hace días el Gobierno nos viene vendiendo que la recuperación económica está en marcha y todos coreaban que el dato de paro que conocimos estes jueves iba a ser bueno. Lo dijo Guindos, lo adelantó Soria y lo reiteró Rajoy. Incluso desde la oposición Valeriano Gómez avanzó que la cifra iba a ser buena y las empresas de trabajo temporal le pusieron cifras a la previsión al adelantar que el descenso podría superar los 200.000 parados.

Fue así y aún más, por lo que el Gobierno respiró con cierto alivio. El alivio fue mayor para los 225.200 afortunados que durante el pasado trimestre encontraron un puesto de trabajo. La mayoría en el sector servicios: camareros, recepcionistas, dependientes... también de la industria, la construcción, agricultura... El paro baja de los 6 millones, ¡por fin!

¿Hay motivos para la alegría? Hay que reconocer que el dato es bueno pero no hay que lanzar las campanas al vuelo. Hay que tener en cuenta que ha bajado la población activa porque muchos han cogido las maletas en busca de trabajo y futuro más allá de nuestras fronteras, y hay muchos también que dejan de buscar empleo por el efecto desánimo. Lo bueno de la cifra es que sí se ha creado empleo neto entre abril y junio, y se ha hecho en un contexto de recesión económica.

Todo invita a pensar que, si la economía empieza a repuntar... el paro seguirá con su goteo a la baja. No se pueden esperar descensos bruscos, eso sí, pero sí que abandonemos el listón de los 6 millones gracias, entre otras cosas, a la reforma laboral. Fue una de las medidas más necesarias y también de mayor acierto por parte del ejecutivo de Rajoy, aunque sería necesario dar un paso más al frente. Lo dice Funcas, lo dice Fedea y lo dicen otros muchos que insisten sobre todo en modificar el sistema de prestaciones sociales, en bajar los impuestos al trabajo y en simplificar la maraña actual de contratos.

De la EPA de este juves preocupan varias cosas. Una: que aumenta el desempleo entre los jóvenes que buscan su primer trabajo, en 23.500. Dos: apenas baja, un 0,1%, el paro entre los desempleados de larga duración. Y tres: se destruye empleo público pero de forma casi inapreciable, 2.600 puestos en tres meses ¡Una broma!

Hay que reconocer que el dato va en la buena dirección, pero es pronto, muy pronto para ser optimista.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba