Get the money

Entre la EPA de Rajoy y la locura de Mas

Rajoy está que no se lo cree. Ni él ni sus chicos que hoy enarbolan la EPA como bandera de la recuperación económica. ¡Con las ganas que tienen, y también la necesidad, de vender buenos datos sobre economía y darles con ellos a Pedro Sánchez y a los Podemitas en las narices! Hoy a Rajoy le brillan los ojos,  sí. Porque puede vender la EPA, el record de turistas que llegan a nuestro país, y adornarlo con la bajada de impuestos que entró el vigor el pasado 1 de julio.

¿Recuerda usted que hace poco más de dos años discutíamos sobre el rescate de la economía española?

La verdad es que el viento lo tenemos de cola. Por la bajada del euro y por la caída del precio del petróleo a mínimos desde el pasado mes de abril. Por el QE de Draghi, que inunda de liquidez los mercados, y porque Grecia se queda –de momento- en el euro y acata las reformas que le exigen Merkel y compañía. También, por las empresas que mejoran sus resultados y crean empleo. Esta semana sin ir más lejos dos grandes compañías del sector de la distribución han presentado planes de inversión: Ikea -que da empleo a 7.000 personas en España- pone en marcha un plan de más de 11 millones de euros; Eroski, la cadena de supermercados, que ha creado 350 empleos en lo que va de año y va a seguir con su plan de crecimiento hasta 2016. Pero hay mucho más: se consolida la mejora del consumo, el repunte de las exportaciones y el crecimiento de la economía. ¿Recuerda usted que hace poco más de dos años discutíamos sobre el rescate de la economía española? Ahora la discusión es si  España crecerá un 3% o un 4% al cierre de 2015.

Suena bien, pero no hay que bajar la guardia; desde luego que no, porque en el terreno laboral aún queda mucho por hacer. Juan Pablo Lázaro, presidente de CEIM, reclamaba esta misma semana profundizar en la reforma laboral. Pedía un mayor control del absentismo laboral, del tiempo de baja en las empresas, una nueva regulación de huelga y una unificación de los días que se trabajan al año. ¿Sabía usted que de los 240 días laborables del año, los españoles solo trabajan a la vez  140 días? Por otro lado, sería imprescindible dar un paso más en la bajada de impuestos y cotizaciones sociales, eliminar burocracia e insistir en la lucha contra el fraude. Todo esto está muy bien, ¿pero qué pasa con el 27S? Cada vez que escucho a Mas y sus secuaces clamar por la independencia de Cataluña pienso en las empresas – nacionales y extranjeras- con presencia en la región y con planes de crear empleo y abrir negocio. Y la pregunta es, ¿se quedarán todas esas empresas quietas por lo que pueda pasar. Sin moverse, sin soltar ni un euro, sin abrir un establecimiento, sin firmar un acuerdo, sin cerrar un contrato? Nada: todos quietos, por lo que pueda pasar.  Mientras Mas asusta, Colau y Carmena siembran la confusión en el escenario en el que se mueven las empresas en Madrid y en Cataluña. La una por su tirria a los grandes proyectos hoteleros en la ciudad condal y el gusto a las ecotasas a las pernoctaciones, y la otra por sus dimes y diretes sobre los desahucios, la operación Chamartín y demás berenjenales en los que se mete. Todo esto ahuyenta la inversión, destruye la confianza y frena la llegada de turistas.

¡Estamos apañados! ¡Con lo que nos ha contado llegar hasta aquí! Miedo da que podamos echar por tierra los enormes esfuerzos que todos hemos realizado para llegar hasta aquí. Lamentablemente, cualquier cosa puede pasar.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba