Get the money

Descontento/estallido social. ¿Dónde está la línea roja?

Es el paro, son los impuestos y es el tabaco que llama a las puertas de Eurovegas mientras se prohibe en el resto de España. Son los estudiantes, los afectados por las preferentes, por los desahucios … también los trabajadores de Bankia, de Iberia y los empleados de limpieza de Sevilla. En Madrid, en Orense, en Barcelona, en Mérida …

España está cabreada. ¡Vaya si lo está! Enfandada, indignada... La gota que colma el vaso son los papeles de Bárcenas con la presunta contabilidad B del PP. Son las fiestas de Ana Mato y el confeti que dicen unos que pagaron otros pero que generan sospecha entre todos. Son los millones en Suiza, el blanqueo, la prevaricación, el enriquicimiento ilícito... y el empobrecimiento injusto que dice Urdangarín que sufrirá si le embargan el Palacete de Pedralbes. ¡Pobre chico! Me entran ganas de agarrarle de la mano y llevarle de ruta por los comedores sociales o por cualquier barrio obrero de una gran ciudad.

Urdangarín, Bárcenas y tambien Pallerols, Campeón o ERE en Andalucía. Todos ellos, con sus idas y sus vueltas, amenazan nuestra estabilidad mental. Lo unico claro es que no podemos creer ni a nadie ni a nada. Todo está contaminado por la ideología y por una política cada vez más sucia.

El descontento social de media España ruge en la calle y el de la otra media guarda silencio mientras lucha por no perder su puesto de trabajo y caer en la pobreza. A lo largo de la Historia el descontento social ha sido siempre el germen de los grandes estallidos sociales, que sabiamente manipulados y orientados han acabado con gobiernos y han cambiado regímenes y sistemas.

Hoy España se ha convertido en un auténtico carnaval de corrupción, de aumento generalizado de la pobreza y de destrucción creciente de la clase media. A estos ingredientes hay que sumar el deseo de ruptura de la Nación bajo la bandera del derecho a decidir que ondea Artur Mas. Si le salpicamos de forma conveniente y en las dosis acertadas, la desconfianza hacia los politicos ¡Ta-chán! El descontento bien pudiera convertise en estallido social. ¿Dónde está la línea roja? Es estrecha, más de lo que muchos pensamos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba