Get the money

Desahucios: ¿quién tiene la culpa?

Lo vimos en Grecia y pensamos que nunca pasaría en España. ¿Qué error tan grande! ¡Nos equivocamos! El drama de los deshaucios se ha cobrado una nueva vida en España, y no ha sido la primera. Lo vimos antes en Granada, después en Valencia y el viernes pasado en Barakaldo. Ahora el gobierno pisa el acelerador, coge el guante que le extiende el PSOE y promete soluciones en breve.

La música suena bien pero ¡ojo!, la tarea fácil no es. Primero hay que buscar culpables y aquí lo somos todos. El que otorgó el crédito – directores de sucursales y centrales de medición de riesgos de los bancos- y también el que lo firmó, y por supuesto lo fue el Banco de España que como regulador y supervisor miró a otro lado durante años y años. Me repugna escuchar que los bancos engañaron a muchos clientes ¿pensamos que todos son tontos? ¿no creemos en la responsabilidad y libertad de cada uno a la hora de tomar decisiones y asumir riesgos? ¡Qué fácil es culpar al político, al banquero, al maestro, a los especuladores y a cualquiera antes de asumir nuestros propios erroes.

Después no hay que caer en la tentación de demonizar a los bancos. Es fácil decir que no tienen corazón, que se aprovechan de las desgracias ajenas y que son un auténtico Alien que devora a sus presas sin miramiento alguno. Los bancos quieren simplemente defender su negocio -el de sus clientes, sus accionistas y sus empleados- y lo último que necesitan es ejecutar la garantía del préstamo, quedarse con la viviendada. Los ladrillos son como una piedra atada al cuello que les lleva a lo más profundo de la crisis y, necesitamos los bancos. Gracias a su financiación, también a nuestro esfuerzo y trabajo, el 86% de las familias tienen una vivienda en propiedad y entre 2003 y 2007 , 5 millones de familias compraron su casa.

Ojo! Hay otro peligro, que los politicos utilicen este drama para hacer demagogia y buscar rédito electoral. Sí que urge una reforma, sí que es imprescindible frenar esta cascada de dramas, pero el gobierno no debe conformarse con un goteo de medidas que generen desconfianza. El sector necesita un marco regulatorio estable y un mensaje a los bancos – sobre todo cajas- y también particulares que no cumplen. NO es de cajón que los bancos que han dado créditos con cabeza paguen ahora los excesos de otros bancos que han otorgado préstamos a diestro y siniestro. Tampoco es de recibo que los particulares que sí cumplen con el pago de sus letras carguen con las deudas de los que no pagan.

El presidente del gobierno Mariano Rajoy habla de paralizar los deshaucios a las familias más vulnerables. Pero ¿quienes son los más vulnerables? Los que tienen hijos pequeños, los que están en paro y no cobran ningún subsidio, los reciben los 400 euros de ayuda básica, los que tienen mayores a su cargo? … ¿Donde pone el listón el gobierno? Mucho trabajo por delante para Mariano rajoy que debe hilar fino para calmar este dolor social. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba