Get the money

Corte Inglés y Santander: matrimonio de conveniencia

Que la crisis hace desaparecer negocios es una realidad. Que se destruyen grandes marcas, pequeñas empresas y se van a la cale empleados está a la orden del día. Pero la crisis también trae oportunidades. Esta semana se daban el “sí quiero” dos de la más grandes empresas de nuestro país:  Santander y El Corte Inglés decían sí en un matrimonio de conveniencia en el que ambos tienen mucho que ganar. El grupo presidido por Isidoro Alvárez venderá al banco el 51% de la financiera a cambio de 140 millones de euros.

El banco de Emilio Botín da un paso importante en el negocio de financiación al consumo en España: suma a su cartera de créditos unos 10.000 millones de euros según los datos del negocio generado en 2010. Accede por tanto a la red de canales de venta de la financiera de El Corte Inglés y a sus 9 millones de clientes a los que aportará mejor control del riesgo y eficiencia. Se convierte el Santander en líder indiscutible de la financiación al consumo en España, un área de pleno crecimiento en el banco.

Los grandes almacenes avanzan en su proceso de reestructuración, al desvincularse de una parte de la deuda asociada a la financiera –1.500 millones de euro- lo que podría allanar parte del camino de la refinanciación de su endeudamiento. Seasegura,  por tanto, poder seguir financiando las operaciones de venta a plazos sin preocuparse de dónde buscar recursos para prestar a sus clientes. En definitiva un gran banco, el más importante de España, y un gigante de la distribución se dan la mano y cuaja un negocio que no llegó a cuajar hace más de una década posiblemente porque aún no había llegado el momento.

Aún así El Corte Inglés no debe bajar la guardia. Su modelo de negocio debe adaptarse a la crisis para salir victorioso de ella. Se ha quedado atrás en la venta de sus productos a través de internet y cerró la puerta a la expansión internacional lo que le obliga sí o sí a replantearse su futuro. NO ha sabido atraer a los más jóvenes ni tampoco enfrentarse a los comercios especializados. Si quieres muebles baratos vas a Ikea, si quieres ropa deportiva vas a Decathlon, si quieres ropa juvenil tienes Zara, Blanco o Springfield y si quieres ropa realmente barata te vas a Primark y llenas la bolsa por menos de 20 euros. El Corte Inglés, mientras la competencia le adelantaba por la especialización, seguía con precios altos, atención al cliente cada vez menos detallista y anclada en el pasado. Se ha convertido más que en un gran comercio que vende camisetas, lavadoras y pendientes, en un arrendador de suelo para las grandes firmas: desde Nike, a Pedro del Hierro pasando por Adolfo Domínguez, Pandora, Swarosky o Carolina Herrera. Mientras la competencia saltaba los mercados internacionales – Inditex ha sido pionera y se ha convertido en la referencia de la moda a nivel mundial- El Corte Inglés se volvía loco abriendo centros comerciales en cualquier punto de España. Nacía una nueva urbanización a las afueras de Madrid y allí ponía su primera piedra El Corte Inglés. Se abría un Centro Comercial y allí abría sus puertas un Corte Inglés, Hipercor o Supercor. Sin freno, sin miedo y con miles de metros que a día de hoy están vacíos de clientes y también de dependientes.

Así que bienvenida sea esta alianza entre el Santander y El Corte Inglés, y que sea el principio de un cambio de negocio para unos grandes almacenes que durante muchos años fueron sinónimo de calidad, atención exquisita y prestigio.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba