Get the money

¿Carpetazo a la recesión? Gobierno, empresarios y BdE, todos a una

Todos a una, como los mosqueteros. Gobierno, empresarios y Banco de España hablan de recuperación de la economía española. Todos son prudentes y miden sus palabras. Esta semana, Rajoy sentenciaba que “España está en la primera página de la recuperacion”. De Guindos hablaba de un “crecimento próximo a cero” y José Luis Feito, desde la CEOE, subrayaba que “la recuperación de la economía en los próximos meses no la puede impedir ni el propio Gobierno”. Este mismo jueves, Luis María Linde ponía fecha al final de la recesión: el tercer trimestre de este año.

Es cierto que hay indicadores objetivos de que la situación ha comenzado a cambiar. La destrucción de empleo se ha detenido en los últimos tres meses, las exportaciones han crecido un 8% hasta finales de abril y la actividad empieza repuntar, aunque muy tímidamente. También hay signos que apuntan a todo lo contrario: el consumo está bajo tierra, el crédito ni está ni se le espera y la morosidad de las hipotecas ha superado el 4%.

El lanzar mensajes de confianza está muy bien. El trasladar a los españoles la idea de que los esfuerzos que estamos haciendo comienzan a dar sus frutos debe hacerse. Pero Rajoy debe insistir: debe ser más ambiciosos y no flaquear pensando que la propia inercia de la economía nos sacará de la crisis. Además debe evitar excesos a la hora de hablar de recuperación porque la realidad que usted y yo vivimos es muy diferente a la que dibujan los estadistas del Gobierno. Parece que hay dos mundos: el del Ejecutivo y sus satélites y el del pueblo español. No hay punto de encuentro porque, mientras el Gobierno habla de esperanza, los españoles no llegan a fin de mes; mientras el Gobierno señala a las exportaciones, las pymes están asfixiadas por la falta de crédito; mientras el Ejecutivo reitera que la reforma bancaria ha dado sus frutos, la cuota hipotecaria nos acorrala.

Lo que todos corean es cierto. España está a punto de dejar atrás la recesión y, por tanto, arrojará crecimientos positivos en su PIB. Crecimentos, eso sí, muy timidos que no permitirán un aumento sustancial de la creación de empleo al menos hasta finales del año que viene o comienzos de 2015. A la espera de zanjar la recesión, Rajoy les pide a los bancos que fluja el crédito; Linde contesta que la llave la tiene el propio Rajoy avanzando en la reforma de las pensiones; y desde el FMI piden una reforma laboral más ambiciosa con salarios más bajos y borrando del mapa el salario mínimo interprofesional. Lanzan la pelota de un tejado a otro mientras usted y yo nos sentamos a la mesa cada día con menos viandas, más paro y menos sueldo. Es nuestra realidad cotidiana, lo demás es pura estadística.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba