Get the money

Batalla por el déficit: gana Mas, cede Montoro, perdemos todos

Si hay un ministro con capacidad de irritar a todo el mundo, ese es Cristóbal Montoro. A los españoles nos tiene acorralados y cabreados. A los contribuyentes nos saquea cada día, a los bancos les pone una nueva tasa contra los depósitos, arremete contra los artistas, los deportistas y también contra los tertulianos. Además de vociferar nos cruje con una presión fiscal confiscatoria: en lo que va de legislatura ha subido los impuestos en 30 ocasiones ¡ahí es nada, a por el Guinness!

Ahora ha puesto en pie de guerra a las comunidades autónomas. Todas menos Andalucía se oponen a que Cataluña pueda gastar más que las demás regiones. Las más críticas son las gobernadas por el PP que se levantan ante la posibilidad de que a Cataluña se le permita un mayor déficit. Cada vez parece más evidente que ni todos los ciudadanos somos iguales ante la ley ni todos los territorios son iguales ante Montoro. Si finalmente Rajoy acepta negociar con Artur Mas de tú a tú una reducción exclusiva para Cataluña del techo de déficit, se producirá un agravio comparativo con las comunidades autónomas que sí cumplen. Se invitará a las cumplidoras a saltarse las normas y a gastar mucho más de lo que ingresan, porque parece que Rajoy premia a los malos y castiga a los buenos. Porque piensa que los buenos son los suyos y que éstos callarán pero, afortunadamente, gritan contra las injusticias que afectan directamente a los ciudadanos. Gritan Madrid, Galicia, Extremadura, Aragón, y La Rioja. Gritan también Comunidad Valenciana, Baleares y Murcia, territorios cuyo déficit es más pesado que el de las anteriores, pero puestos a jugar no entienden por qué a Cataluña se le permite una flexibilidad que a ellos se les niega.

En junio conoceremos el desenlace: será entonces, en el próximo Consejo de Política Fiscal y Financiera, cuando Hacienda diga si hay café para todos al 1,2% de déficit o permite que Cataluña gaste más al ponerle el techo en el 2%. Para comunidades como Extremadura o Madrid el 1,2% es un objetivo razonable y para otras como Comunidad Valenciana, Andalucía o Murcia es inasequible.

Lo que es más que evidente es que Artur Mas hace chantaje al gobierno central y cambia la independencia por dinero. Cuanto más avanza Mas en la independencia, más financia Rajoy el proceso. Paga con nuestro esfuerzo y nuestros impuestos la inmersión lingüística, las embajadas de Cataluña, el proceso soberanista y lo que pida por esta boquita Artur Mas. ¿Dónde quedó aquella famosa frase de Cristóbal Montoro “no me temblará el pulso” si hay que intervenir una autonomía? Si una comunidad dilapida el esfuerzo de todos en forma de déficit, no se le da más margen para que siga derrochando: ¡se le interviene y punto! Para eso está la ley, señor Montoro… el resto no será más que una claudicación de Rajoy ante el desafío separatista de Mas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba