Get the money

Bañéz dice que “el viento ha cambiado”. ¡Mentira!

Miedo me da la vuelta de las vacaciones. Miedo por lo previsibles que son muchas de las noticias que nos vamos a encontrar. Que si la vuelta al cole, que si el fin de la campaña turística, que si el estrés post-vacacional, los retos para la nueva temporada por el dejar de fumar o aprender inglés o cómo bajar los kilos que hemos cogido con tanta siesta y tanta cervecita. No sé si me dan más miedo ese tipo de noticias o lo que escucho por boca de algunos miembros del Gobierno.

Desde el Ministerio de Empleo, este mismo jueves la ministra Báñez se quedó más que a gusto al anunciar una reducción en el número de contratos. No sé si llorar o reír cuando escucho a la ministra decir que la reforma laboral ha permitido salvar 225.000 puestos de trabajo. ¡Que el viento ha cambiado! Aunque sea verdad, es dramático que el país soporte una tasa de paro por encima del 27% y es vergonzoso que nos vendan humo a estas alturas de curso. ¿Reducción del número de contratos “para facilitar la contratación”? ¡Mentira! Para facilitar la contratación sería imprescindible bajar los impuestos al trabajo que suponen el 30% del salario. Ni se facilita la contratación, ni se reducen los costes, ni se acaba con la dualidad del mercado laboral. Por una vez, y que no sirva de precedente, estoy de acuerdo con los sindicatos, que calificaron el anuncio de Báñez de auténtica burla.

Desde el Ministerio de Economía, también este jueves se congratulaban por los datos de PIB del segundo trimestre del año. ¡Baja sólo una décima! ¡A punto de dar carpetazo a la recesión y comenzar a crecer, decía Jiménez Latorre, el secretario de Estado de Economía! ¿Crecer? ¿Un 0,2% este trimestre es crecer?Suben las exportaciones en el segundo trimestre del año y parece que así se acaba la crisis. Si que es una muy buena noticia que las exportaciones se hayan convertido en el motor de nuestra economía, o mejor dicho, que hayan conseguido frenar el desplome de nuestro PIB. Pero más cierto es que, para que la economía dé carpetazo a la recesión y comience a crecer con cierto brío, es necesario además que despierte el consumo y que la inversión empresarial comience a fluir, sobre todo en lo que se refiere al capítulo de bienes de equipo. Así que ojo con confiar la recuperación sólo en el sector exterior.

Baja la prima de riesgo. Sí que es cierto que hace poco más de un año las alarmas se encendieron al dispararse la prima por encima de los 600 puntos básicos. Son más llevaderos los 260 puntos básicos actuales, pero ojo, que desde el Gobierno no lancen la idea de que es por las reformas de Rajoy, porque ese descenso tiene que ver más con Draghi, el presidente del BCE, y sus mensajes en el sentido de que hará todo lo posible para no dejar caer el euro y de que los tipos de interés se mantendrán bajos durante un largo tiempo.

Una pena que este Gobierno, en lugar de comenzar el curso con fuerza y con coraje, se instale en la autocomplacencia. ¿Lo peor? Me temo que en los dos próximos años, entre elecciones europeas y autonómicas, no se acometan las reformas que aún son imprescindibles. Nos espera un curso de mucho ruido y pocas nueces.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba