Foro de la Sociedad Civil

Tiempos de economía colaborativa

Estamos viviendo la apoteosis de la 5ª ola tecnológica, la de las TIC; la que mas lejos y rápido se ha desplegado de toda la historia y merced a la cual nuestro mundo se encuentra inteligentemente interconectado casi por completo: no sólo las personas, también los objetos que nos rodean.

Esta gran revolución tecnológica ha multiplicado sus positivos efectos sobre la economía y la sociedad gracias a los cambios institucionales que han posibilitado mercados libres y por tanto la globalización económica.

Los logros alcanzados en el último cuarto de siglo, sin parangón histórico, han sido formidables:

  • 700 millones de personas abandonaron la exclusión social, es decir la pobreza extrema.
  • El PIB mundial se duplicó y la renta per cápita aumentó un 50%; mientras que la esperanza de vida, la mortalidad infantil, la salud, la educación  y la igualdad de oportunidades mejoraron más que nunca.

Atrás han quedado derrotados los totalitarismos políticos enemigos de los cambios tecnológicos y las ridículas teorías del “crecimiento cero”.

España, por primera vez en su historia, tiene su “reloj tecnológico en hora”; no hemos ido a remolque y retrasados en esta ola tecnológica, sino al frente de ella. Sin embargo tal dinamismo no se ha visto reflejado en el ámbito del desarrollo y fabricación de las nuevas tecnologías, en lo que somos muy deficitarios.

La economía siempre ha sido esencialmente colaborativa, pero ahora los intercambios y la colaboración para hacer cosas no tienen fronteras

Pero las TIC y los marcos institucionales después de los logros conseguidos están abriendo las puertas a una nueva economía colaborativa que ya está transformando el quehacer productivo y el modo de consumir para hacerlos cada vez más imaginativos y libres de las estructuras organizativas del pasado.

La economía siempre ha sido esencialmente colaborativa, pero ahora los intercambios y la colaboración para hacer cosas no tienen fronteras: allá donde haya alguien con un dispositivo inteligente conectado aun a red, cabe la posibilidad de crear y compartir lo que –libre, no coactivamente- queramos.

Si LINUX y WIKIPEDIA ya fueron –en los albores de la revolución de las TIC– dos brillantes ejemplos de la nueva economía colaborativa, ahora una creciente avalancha de innovaciones comienza a invadir el quehacer económico para hacerlo, a través de las TIC, tan novedoso como colaborativo.

El nuevo sistema económico consiste en compartir, prestar, alquilar, regalar, vender y comprar bienes y servicios mediante plataformas digitales a través de Internet. De este modo los precios tenderán a bajar y la población menos pudiente –la gran beneficiada del nuevo paradigma– podrá acceder a una variada y creciente oferta de productos y servicios que antes le estaban vedados por su carestía.

Sostiene el perspicaz doctor “austriaco” Fernando Herrera en el eBook Economía Colaborativa & Nuevos Trabajos que una gran parte del nuevo crecimiento económico generado por esta nueva economía no formará parte del PIB –incapaz de capturar la riqueza no asociada a transacciones monetarias– por lo que su relativa invisibilidad cuantitativa debilitará el interés político por ella

Como muy bien explicara Thomas Kuhn en su clásica obra La estructura de las revoluciones científicas (1962), cada vez que emerge un nuevo paradigma surgen de inmediato defensores a ultranza del viejo, en defensa de sus intereses creados: “la sociedad se divide en campos o partidos enfrentados, uno de los cuales trata de defender el cuadro de instituciones antiguas, mientras que los otros se esfuerzan en establecer otras nuevas”.

Pero la historia progresa porque lo nuevo se va abriendo paso y venciendo a lo viejo, no porque nadie lo imponga sino porque las sociedades abiertas terminan adoptando libre y espontáneamente los nuevos paradigmas.

Si las sociedades humanas han avanzado a lo largo de la historia ha sido porque los nuevos paradigmas han sustituido con éxito a los viejos

Si las sociedades humanas han avanzado a lo largo de la historia ha sido porque los nuevos paradigmas han sustituido con éxito a los viejos; de ahí que sea un lugar común en la moderna doctrina económica la distinción de los buenos y los malos gobiernos por las facilidades o barreras que ofrecen al progreso.

El enorme poder de la inteligencia compartida en red tendrá un creciente protagonismo en la creación de riqueza y empleo del futuro que dependerán de dos grandes factores:

  • La disposición de redes y dispositivos tecnológicos
  • Las barreras o facilidades regulatorias para la implantación de las nuevas formas de hacer en economía.

En materia de redes y dispositivos tecnológicos España es líder mundial, lo que representa una base de partida excelente que es necesario seguir cultivando.

Es  de esperar que en materia de regulación España sea pionera en defensa del nuevo paradigma, pues lo contrario, defender los intereses de pocos en perjuicio de muchos,  lastraría  injustificadamente nuestro mejor porvenir.

La nueva economía colaborativa, como es natural, no solo presenta ventajas: también inconvenientes como:

  • La inseguridad jurídica y sus posibles costes retrospectivos.
  • La posible alteración de la convivencia social tradicional.
  • El marco de relaciones laborales.
  • La formación, la gestión y la motivación de los trabajadores.
  • La viabilidad de su desarrollo a largo plazo en un mundo esencialmente inestable.

Bajo cualquier supuesto, lo único que no cabe hacer es ignorar la nueva realidad  y tratar de retrasar su beneficiosa presencia a favor de una gran mayoría sólo para proteger intereses muy minoritarios refractarios a los cambios.

Si España ha sido capaz de liderar a nivel mundial la disposición de redes avanzadas y dispositivos móviles inteligentes, ahora es el tiempo de utilizarlos como palanca de una nueva era de crecimiento y prosperidad social que los intereses anacrónicos de unos pocos no deberían frenar.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba