Europa, parque temático

La economía española en 10 gráficos

Estamos viviendo, quizá necesitados de ello, una borrachera de exagerado optimismo y en estas situaciones siempre es bueno algo de razonable contrapeso. Por ello puede ser conveniente, y también necesario, traer a colación aquella reflexión de que “la autocomplacencia es el cáncer del éxito”. Bien está que saquemos pecho de todo aquello que comienza a comportarse adecuadamente y que, en definitiva,  contribuirá al cambio de ciclo y a la esperanza de una pronta recuperación. Sin embargo caer en el triunfalismo voluntarista puede conducirnos a bajar la guardia, desconociendo la verdadera realidad de la situación y a perder el buen camino recorrido y a tropezar, por enésima vez en la misma piedra de siempre. En mi opinión, es pronto, irresponsablemente pronto, para “echar las campanas al vuelo”. No queriendo renunciar a la satisfacción de ver como después de una larga travesía  -la más larga de las crisis económicas padecidas en nuestro país en su reciente historia-  las cosas cambian y se vislumbra una luz cierta al final del túnel, sin embargo cegarnos por esa misma luz puede impedirnos llegar a ella. La euforia injustificada siempre niega la pervivencia de los verdaderos y profundos problemas de fondo.

No sólo España, también la Europa que llevamos anhelando durante décadas, eternamente inacabada, ha de no perder de su horizonte de futuro el protagonismo que las reglas del poder económico le exigen para ser equilibrio ante el pujante crecimiento económico de los países emergentes y muy en particular de la,  cada vez más, todo poderosa China. No olvidemos aquella frase, atribuida (1985) a  Den Xiao Ping, líder de la República Popular China desde 1978 hasta los últimos años de su vida: enel siglo que viene los EEUU  dirán lo que hay que fabricar, los hindúes y nosotros lo fabricaremos, e iremos a Europa de vacaciones..”

Como ya se ha señalado por voces autorizadas, el año 2014 va a ser un ejercicio de transición, en el que el bolsillo de los ciudadanos apenas notara alivio, y es que mientras la sociedad civil no esté por encima del estado, y los dos partidos mayoritarios no hagan, de una vez y por todas, converger sus proyectos para el futuro de España poco podremos hacer.

Pero vayamos ya al grano y analicemos los 10 gráficos que desde mi punto de vista ilustran la verdadera situación en la que se encuentra  la Economía Española.

Las anteriores recesiones en la economía española has sido relativamente cortas. Las más recientes de 1975,1978 y 1992 se superaron en un  periodo de tiempo que fue de 4 a 7 trimestres. En ese periodo de tiempo la economía retomó los niveles de actividad previos a cada una de esas crisis. En esta ocasión llevamos ya 22 trimestres consecutivos por debajo del máximo PIB, alcanzado en el primer trimestre de 2008. De hecho, el nivel de actividad actual está un 7,4% por debajo del máximo citado, y según las estimaciones de crecimiento que se manejan en este momento, no es probable que recuperemos el PIB de 2008 hasta el año 2020. La crisis por lo tanto habría durado la increíble cifra de 12 años.

Sin duda, está es la principal fortaleza, en este momento,  de nuestra economía. Hemos avanzado, y mucho, en la corrección del saldo exterior pues el año 2013 se cierra con un superávit por cuenta corriente (alrededor del 1,4% del PIB), lo que no ocurría desde 1986. No obstante ello, no podemos obviar la realidad de la  deuda externa que aún sigue pesando como una losa.

El sistema financiero español ha estado en el epicentro de la crisis económica y creo que en parte lo sigue estando. En cinco años (2008) hemos pasado del “tenemos el sistema financiero más sólido”,  al rescate  de una importantísima parte de nuestras entidades financieras por el Eurogrupo. Según la opinión general, la crisis bancaria se ha dejado atrás, sin embargo, la realidad me hace poner en duda, en líneas generales, esta versión. Recordemos que no hace muchos años el diferencial de clientela de la banca era de 5/6 puntos y se decía que si la mora pasaba el 5% algunas entidades financieras podrían tener problemas, y ahora vemos unos diferenciales mucho más pequeños y una mora que supera el 13% (192.540 millones de euros) y en la que no han entrado algunas de las importantes refinanciaciones hechas en los últimos años. Por ello no hay que bajar la guardia, no vuelva a pasar como en Francia y Alemania en que algunas entidades, se ha manifestado muy recientemente, tienen importantes necesidades de recapitalización.

El crédito a familias y empresas se ha contraído un 20% desde los niveles máximos de 2010 y según la información del Banco de España desde junio de 2013 el crédito se reduce un ritmo aproximado del 13% anual. Para González-Paramo hasta  2015 no se le dará la vuelta a la situación. Sólo las grandes empresas, con presencia en los mercados internacionales, tienen acceso al crédito, y eso deja fuera a casi todo nuestro tejido productivo. Sin crédito no hay consumo ni inversión por parte de las Pymes,  que, no olvidemos, son las creadoras de puestos de trabajo. El ahorro privado es invertido por las entidades financieras en deuda pública, aprovechando su rentabilidad y seguridad, y no en la economía productiva.

La deuda pública empezó a crecer con fuerza en el penúltimo trimestre de 2008, alrededor de €25.000 millones, cifra promedio,  al trimestre, tanto en el Gobierno de Zapatero como en el de Rajoy. El problema es explosivo en términos técnicos y, por tanto, insostenible a medio plazo un crecimiento de 10 puntos del PIB al año. Solo hay dos formas de hacer la deuda sostenible: o aumentar el crecimiento nominal del PIB (inflación o crecimiento real) o hacer nuevos ajustes fiscales. Habrá que reducir los gastos o subir los impuestos, y si esto último sucede será otra vez la clase media la que pague, porque la reforma de las administraciones por mucho que se diga no se está llevando a cabo y tenemos exceso de instituciones con poco ó ningún valor añadido, por todos conocidas, y sobre las que no se actúa con la diligencia exigible. ¿Por qué?

La deuda es el principal talón de Aquiles de nuestra economía. Somos un país muy endeudado en el que hemos de reconocer que empresas y hogares han hecho un esfuerzo por desapalancarse. Las familias en dos años han reducido en 7 puntos su deuda a base de sacrificios en consumo;  y las empresas, a base de recortes y ajustes  de costes de personal y venta de activos, 16 puntos de PIB. Sin embargo, la deuda del Estado en el mismo periodo ha crecido más de 40 puntos, dejando sin efecto los sacrificios de los demás sectores. Como país hemos reorganizado nuestra deuda, lástima que el Sector Público haya reemplazado al privado como “el problema”.

Hemos mejorado la deuda externa de España pero sigue estando por encima del 160% del PIB, es decir, deberíamos entregar la producción de toda España de año y medio a nuestros acreedores internacionales para quedarnos en paz con ellos. 

El nivel de competitividad de nuestro país está estancado desde 2010, no hemos ganado, ni hemos perdido de forma relevante. La competitividad de la economía española está determinada, en buena parte, por la evolución del tipo de cambio, y de hecho desde 2002 -fecha de puesta en circulación de monedas y billetes del euro- nuestra divisa se ha apreciado un 55% respecto al dólar. En 2013 se ha apreciado un 2% frente a la libra esterlina, un 4% frente al dólar, y un 21% frente al yen. Y desde luego actuando sólo sobre la reducción de los salarios no se gana  competitividad.

El mensaje reiterativo de los primeros meses de 2013 fue que nuestras exportaciones nos iban a sacar de la crisis, y ahora, la verdad, es que este discurso ha quedado capitidisminuido por un mediocre segundo semestre del año. Noviembre versus Noviembre del año 2012 hemos decrecido un 2,2% y respecto de octubre de este año un 10%. Para que nuestras exportaciones crezcan con fuerza es necesario que nuestros socios europeos crezcan también con fuerza, ya que a ellos van destinadas el 62% de nuestras exportaciones. En 2013 la zona Euro estuvo en recesión (-0,4%) y la Unión Europea en su conjunto se estancó. Para 2014 se espera una recuperación del crecimiento y por lo tanto vamos  ver mejores cifras de exportaciones.

La producción industrial se ha contraído un increíble 30% desde los niveles máximos de finales de 2007  y no da señales de recuperación. Sin industria será muy difícil salir de la crisis. En Noviembre ha caído un 3,4%  y los pedidos han bajado un 5,1%. Esperemos que no se vuelva a repetir la frase que en su día se formuló de que “la mejor política industrial es la que no existe”.

El empleo es el principal problema de España, y un factor de riesgo a nuestra estabilidad social y política. No abundaré en esta idea, pero recuperar unos niveles de empleo dignos nos va a llevar muchos años, probablemente más de una década y desde luego con crecimientos del 1%,  que es lo que se anticipa para 2014, bueno, en sí mismo pero claramente insuficiente, difícilmente abandonaremos esas escandalosas tasas de desempleo.

A pesar de los datos esperanzadores de la EPA, la OIT alerta de que se está gestando una recuperación económica sin empleo, hay recuperación de la actividad pero no una recuperación del empleo. La población activa española disminuye cuatro veces más que la caída del paro. (267.000.- versus 69.000.-)

Como conclusiones podemos terminar diciendo que el año 2014 será mejor que 2013, pero  no sera el año de la salida definitiva de la crisis porque:

-El sistema bancario sigue enfermo.

-El acceso al crédito sera complicado para las PYMES.

-La austeridad pública debe comenzar ya.

-El endeudamiento ha mejorado peros sigue siendo muy alto.

-No hay avances significativos en competitividad.

-Las exportaciones crecen pero de forma moderada.

-La industria está desaparecida.

-Será difícil crear empleo de forma importante a menos que se crezca bastante más de lo previsto.

En definitiva es necesario que se completen las medidas tomadas con la reforma, seria y responsable, de las administraciones públicas y que los dos partidos mayoritarios, de una vez y con sentido nacional, se pongan de acuerdo en las decisiones que este país necesita y se merece, y no amenazando,  cada uno de ellos,  que deshará todo lo legislado por su predecesor en el juego de la alternancia de poder necesaria y  deseada. Repito la Sociedad Civil debe estar por encima del Estado y de la Politica.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba