Especial Acoso Escolar Policía Nacional: "Tienen que contarlo, porque las víctimas creen que se lo merecen"

La Coordinadora General Adjunta del Plan Director de la Policía Nacional, que asesora en los colegios sobre la violencia escolar, explica las consecuencias penales para los acosadores. 

Es la cara más amable de la Policía Nacional. La Unidad de Participación Ciudadana mantiene el contacto más directo con la realidad social de cada provincia. Y de ella depende el Plan Director, un proyecto que cumple diez años y mediante el que los agentes imparten charlas en las aulas de toda España para prevenir la violencia, el acoso escolar, el consumo de drogas o los riesgos de las nuevas tecnologías. Nos recibe en la vetusta Comisaría General de Seguridad Ciudadana de Madrid su Coordinadora General Adjunta.

¿Qué debemos hacer ante un caso de acoso?

Lo primero es contarlo. Porque el problema de estos chicos es el sentimiento de culpa. Se piensan que se lo merecen. Les han comido la cabeza y, al final, piensan que son culpables de su propia situación. Y hay que animarles. Decirles que no están solos. Que nadie se merece estar en esa situación. Y deben contarlo a un adulto, a un hermano mayor o a alguien con quien tengan confianza. O, incluso, como ya muchos conocen durante años a nuestros delegados de participación ciudadana, hablar con el policía de referencia y denunciar qué es lo que les está pasando.

¿En qué momento interviene la Policía Nacional?

Una vez que unos padres o un centro detecta una posible situación de acoso y va a poner una denuncia, nosotros tomamos cuenta de ella y lo derivamos, independiente de la investigación que haga la Policía Nacional, a la Fiscalía de Menores. Y la Fiscalía, con toda la información que le llega -vía Policía Nacional, vía centro, vía declaración del niño y de los padres-, es la que al final decide lo que es un delito y lo que no lo es. Otra de las cosas en que hacemos hincapié tanto a nivel de centros docentes como a padres, madres y niños es que hay que diferenciar lo que es un conflicto de convivencia de menores de lo que es una situación de acoso escolar. La mayoría de los niños españoles no sufren acoso escolar.

Hay que diferenciar lo que es un conflicto de convivencia de menores de lo que es una situación de acoso escolar

¿Qué ocurre después con el acosador?

El acoso escolar como tal no es un delito, pero sí digamos que estaría dentro de la nueva figura del acoso que se añadió a la última reforma del Código Penal. Es verdad que un niño menor de catorce años no tiene responsabilidad penal. Pero entre catorce y dieciocho sí se le aplica la Ley del menor y sí que tiene consecuencias. Evidentemente, no entran en una cárcel de adultos, pero sí que tienen penas, incluso que pueden ser de reclusión en un centro. 

¿Cómo tratan de prevenirlo?

En general, nuestra percepción es que hay una gran preocupación por parte de los centros educativos y están al 200% intentando minimizar este tipo de hechos. Pero, evidentemente, cuando ocurre algo así, socialmente debemos reflexionar porque algo no estamos haciendo bien.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba