Independencia de Cataluña "Ya no puedo sentirme española": así ven el conflicto quienes no creen en la marcha atrás

Hay una parte de los catalanes -entre ellos muchos emigrantes- para quienes ya no hay otra opción que la independencia. Cualquier argumento que cuestione su futuro fuera de España les suena a manipulación. 

Un manifestante de la concentración convocada en apoyo a la declaración unilateral de independencia el martes.
Un manifestante de la concentración convocada en apoyo a la declaración unilateral de independencia el martes. EFE

"¿Cómo puedo querer seguir siendo española cuando vi sangrar a mis vecinos en el referéndum?" Se lo pregunta Sara -30 años-, que participó en la consulta ilegal del 1 de octubre como miembro de una mesa electoral y que presenció cómo los agentes antidisturbios de la Policía Nacional desalojaron por la fuerza el colegio de su barrio. 

"Cuando ves cómo pegan a tu gente es imposible que nada te pueda hacer cambiar de opinión", argumenta mientras aclara unas copas en la cervecería que regenta en la ciudad condal. "Por mucho miedo que nos intenten meter, para mí ya no hay vuelta atrás", apostilla Lidia -32 años-, su socia en el negocio. "Lo de las cargas fue un punto de no retorno. Mucha gente que no es independentista y que no iba a votar, acabó bajando a los colegios", alardea. 

Esta especie de 'mantra' se repite desde el 1-O entre los partidarios de la ruptura con España. "Las cargas nos han hecho más fuertes", repetían los manifestantes en la huelga general del 3 de octubre. "Yo no quiero ser independentista, pero me están obligando a serlo", recalcaba indignado César -53 años- que se quedó en paro hace cinco en una fábrica de componentes para el automóvil en el extrarradio de Barcelona. Se quejaba así después de ver que el mensaje del Rey Felipe VI no contenía ningún guiño a los heridos

"Lo único que pueden hacer es dejarles votar en condiciones para decidir su futuro", añade Jesús -27 años- al ser preguntado por la deriva que puede tomar el proceso a partir de ahora. "Si el Gobierno aplica el artículo 155, toda esta gente se va a levantar de verdad y acabará mal", asevera este recepcionista de un hotel del distrito de Ciutat Vella de Barcelona. Él, sin ser independentista, justifica la situación. 

"La verdad es que tiene difícil arreglo. Y ni los unos ni los otros van a dar su brazo a torcer", augura Antonio, que a sus 70 años aún lleva las riendas de un bar de toda la vida en el barrio barcelonés de Poble Nou. "Ahora nos quieren acojonar con lo de que se van las empresas", sentencia soltando una carcajada y convencido de que sus dos nietas adolescentes verán la independencia.

Los cinco protagonistas de este reportaje tienen algo en común: todos son emigrantes de otras regiones de España o hijos de ellos. Las dos primeras chicas nacieron en Cataluña, el tercero llegó con apenas 15 años, el cuarto lleva viviendo en Barcelona desde 2011 y el quinto es un granadino que ha pasado más de 40 años en Cataluña. Son lo que habitualmente se conoce como 'charnegos', un término con tinte peyorativo del que se mostró orgulloso el portavoz independentista de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, también nieto e hijo de andaluces. 

"Me han insultado toda la vida"

"Siempre he tenido que aguantar las mismas bromas cuando iba a Ciudad Real", reniega César. "Que si es un rata que no quiere pagar, que si os creéis mejor que el resto de España... Vamos, que me han insultado toda la puta vida", critica. "Yo sé que aquí también hay corrupción y no quiero ni a los Pujol ni a Artur Mas, pero es que con Rajoy no puedo", añade.

"Los que en mi familia de León justificaron la violencia es como si ya no existieran para mí", sentencia Sara, cuya madre nació en un pueblo de El Bierzo y emigró antes de tenerla a ella. "De pequeña tenía amigas allí porque íbamos siempre en verano. Pero de un año para otro empezaron a decirme gilipolleces por ser catalana. Ahora paso de volver", afirma. "¿Para qué? ¿Para que me digan que soy independentista porque me manipularon de pequeña en el colegio y ahora por ver TV3?", se pregunta indignada. 

Mis amigas de toda la vida de León empezaron a decirme gilipolleces de un verano a otro por ser catalana"

"No se dan cuenta de que tenemos una cultura distinta; aquí hay más tradición de asociaciones y eso ayudó mucho el día del referéndum. Encontrábamos una solución distinta para cada problema", recalca su compañera Lidia. "Además, tenemos otra lengua que, quieras que no, te hace ver las cosas de otra manera. Y eso es muy difícil de entender fuera. Te lo digo yo, que mis padres eran de Sevilla", remata.

"Lo que pasa es que aquí hemos sabido desarrollar una industria muy fuerte. ¿Qué culpa tenemos nosotros de que en Castilla no se hayan querido modernizar o de que en Extremadura se tumben seis meses a la bartola? Eso no quiero pagarlo con mi dinero", añade Sara, haciendo gala del argumentario plagado de tópicos que más o menos todos los consultados comparten. 

¡Las empresas volverán!

Ninguno de ellos demuestra la más mínima preocupación ante la fuga de 540 empresas que han decidido trasladar sus sedes sociales en las últimas semanas a otros puntos de España para huir de la incertidumbre económica que acompaña a la posible independencia. "A ver, ahora puede asustar. Pero en dos días volverán a poner su sede aquí. ¿O te crees que con la de clientes que tienen en Cataluña nos van a dejar en la estacada?", señala César, calcando el mensaje lanzado por el portavoz del Govern Jordi Turull horas antes del discurso de Puigdemont ante el Parlament.

Como mucho estaremos fuera de la Unión Europea un par de meses y volveremos a entrar"

Tampoco dan mucha importancia a la posible salida de la Unión Europea si se terminase consumando una independencia unilateral. "No van a dejar que se marche una economía y un pueblo tan importante. No se lo pueden permitir. Como mucho estaremos fuera un par de meses y volveremos a entrar", concluye Antonio, asimilando por completo el mensaje del Ejecutivo catalán. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba