OPERACIÓN TROIKA

Anticorrupción solicita ocho años y medio de cárcel para los líderes de la mafia rusa en España

La Fiscalía acusa a los jefes de la mafia rusa en España Gennadios Petrov y Alexander Malyshev de asociación ilícita y un delito de blanqueo de capitales de forma continuada. Junto con los ocho años y medio de cárcel, Anticorrupción solicita que se les condene a pagar una multa de cien millones de euros.

El líder de la operación Troika, Gennadios Petrov.
El líder de la operación Troika, Gennadios Petrov. EFE

La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado al titular del Juzgado del Central de Instrucción Número 5 de la Audiencia Nacional, José de la Mata, que abra juicio oral a los líderes de la mafia rusa en el marco de la denominada 'operación Troika'.  En el escrito de acusación, al que ha tenido acceso Vózpopuli, los fiscales Anticorrupción solicitan ocho años y seis meses de prisión y multa de cien millones de euros para los jefes de la mafia rusa en España Gennadios Petrov y Alexander Malyshev por los delitos de asociación ilícita y blanqueo de capitales de forma continuada.  En total, el Ministerio Público solicita al juez que siente en el banquillo de los acusados a 27 imputados en esta causa.

La mafia rusa operaba en España a través de abogados y economistas que les indicaban cómo ocultar el origen ílicito de sus fondos 

Se trata de, junto a Petrov y Malyshev, Elena Viktorovna Petrova, Jurij Mihajlovic Salikov, Marlene Barbara Salikov, Leonid Khristoforov, Svetlana Vassiljeva, Juan Antonio Untoria Agustín, Ioulia Kasimirovna Ermolenko, Vladislav Matusovich Reznik, Diana Gindin, Andrey Malenkovich, Alexander Ivanovich Malyshev, Olena Boyko, Leonid Khazine, Olga Solovyeva, Mikhail Rebo, Ildar Mustafin, Leocadia Martín García, Ignacio Pedro Urquijo, Julián Angulo Pérez, Irina Ussova, Zhanna Gavrilenkova, Vadim Romanyuk, Antonio de Fortuny, Francisco Ocaña, Kiril Yudashev y Leonid Khazine. 

La Fiscalía sitúa a Petrov como el "jefe" de una organización criminal con una estructura claramente piramidal ejerciendo su jerarquía sobre el resto de miembros de la banda. "Esta posición de jerarquía es reconocida por sus subordinados que le felicitan como jefe y se le llama caudillo, líder o boss".Anticorrupción subraya que son "especialmente relevantes" los contactos de Gennadios Petrov con importantes personas del mundo criminal ruso, en referencia a las esferas de poder de Putin. De hecho, en el escrito de acusación se nombran a varios de los altos cargos de Rusia con los que los acusados mantenían contactos.

El comiso de los fondos

En el documento, Anticorrupción pide además al instructor que decrete el comiso del dinero intervenido en las cuentas y demás productos bancarios como consecuencia de las medidas cautelares adoptadas durante la tramitación de este procedimiento a los procesados así como de sus inmuebles y que proceda a la disolución de una veintena de sociedades de las que se sirvió la mafia rusa para operar en España. 

La Fiscalía pide al juez que decrete el comiso del dinero intervenido en las cuentas y demás productos bancarios de los imputados, así como de sus inmuebles

La Fiscalía explica que en la operación Troika se ha investigado desde el año 2008 lo que en el ámbito delincuencial de origen ruso se denomina "Comunidad Criminal (Prestupnoe Soobschestvo)" integrada en una estructura, próximas a las esferas de poder de Moscú, que se trasladó y actúa en España desde el año 1996. 

La Fiscalía explica cómo dicha estructura estaba "inicialmente" formada por individuos procedentes de Rusia -en su mayoría originarios de San Petersburgo y de Moscú, con antecedentes penales y/o policiales en la Federación Rusa así como en otros países de la Unión Europea, Suiza y los Estados Unidos- establecieron sus residencias habituales en la zona de Baleares, Levante y la Costa del Sol. 

El 'modus operandi' en España

Anticorrupción recoge cómo los 27 imputados en la operación Troika "desde sus domicilios en España han venido controlando las actividades criminales de los respectivos grupos delincuenciales que dirigen en su país de origen y que son ejecutadas por mandos intermedios y subordinados". A su vez, el enorme rendimiento económico generado por las referidas actividades criminales "es canalizado en España mediante asesores jurídico-financieros que trabajan casi en exclusiva para la organización". Para la ejecución de sus actividades en España y fuera de ella, se sirven de diversos consejeros -abogados y economistas- que les indican, instrumentan y gestionan lo necesario a fin de ocultar el origen ilícito de los fondos que reciben. 

En el escrito de acusación, los fiscales del caso subrayan como "cada uno de los máximos responsables de la misma, Petrov, Malyshev, Kouzmine e Izgilov mantienen relación entre sí aunque cada uno se reserva su propia esfera de poder y sus particulares subordinados". El jefe de la banda, dentro de sus funciones directivas "mantiene fuertes vínculos con el poder económico, político, judicial y policial en Rusia", y también con "miembros del crimen organizado internacional" para la consecución de proyectos comunes. 

Las actividades que realizan los miembros de la operación Troika son, entre otras, el asesinato, el tráfico de armas, la extorsión (coacciones), la estafa, las falsedades documentales, el tráfico de influencias, el cohecho, las negociaciones prohibidas, el contrabando, el tráfico de drogas, delitos contra la Hacienda Pública, la descapitalización fraudulenta de sociedades, las palizas por encargo (lesiones) y las amenazas condicionales.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba