crisis PSOE

Sánchez se declara en rebeldía y coloca al PSOE al borde de la escisión

Un partido fracturado en dos mitades. Esta es la foto que refleja el PSOE después de que Pedro Sánchez no haya asumido pacíficamente su salida de la secretaría general tras la dimisión de la mitad de su ejecutiva.

Pedro Sánchez y los barones que piden su cabeza introdujeron este miércoles al PSOE en aguas pantanosas aún inexploradas. A la dimisión de 17 miembros de la ejecutiva, entre ellos la presidenta del partido, pensada para nombrar una gestora que facilite la investidura de Mariano Rajoy y de tiempo a Susana Díaz a colocarse en el timón de Ferraz, Sánchez respondió este miércoles declarándose en rebeldía y abriendo una guerra sin cuartel: se sigue considerando secretario general, da por hecho que puede seguir pedaleando con lo que le queda de su dirección y, lo más importante, se ve capacitado para convocar y organizar el 39º Congreso, que quiere convertir en un plebiscito a su persona.

La pelea de los dos bandos se centra en quienes organizan y controlan el próximo congreso

La gresca política ha derivado dentro del PSOE en una pugna jurídica que introduce al partido en aguas pantanosas nunca exploradas y le coloca al borde de la escisión. En caso de que Susana Díaz (Andalucía) y las federaciones de Castilla-La Mancha, Extremadura, Asturias, Aragón, la Comunidad Valenciana y Canarias se salieran con la suya y el combate que libran con las del País Vasco, Madrid, Baleares, Cataluña y Murcia acabase en la formación de una gestora provisional que presidiría el asturiano Javier Fernández, daría tiempo para que Rajoy fuera investido. En el supuesto contrario, que la rebeldía de Sánchez tuviera sus frutos, habría que ir necesariamente a terceras elecciones.

Las fuentes socialistas precisan más este esquema, ya que la situación lo requiere. Para empezar, la mayoría de estas federaciones están muy divididas. Y en segundo lugar, una gestora no garantizaría en esta guerra sin cuartel una limpia investidura de Rajoy puesto que parte del grupo parlamentario, al menos los diputados adscritos a las federaciones que sintonizan con Sánchez, podrían romper la disciplina de voto y declararse también en rebeldía votando en contra del candidato del PP.

Si gana la guerra Susana Díaz, no habrá primarias mientras que si sale vencedor Sánchez, se refugiará en la militancia

En medio de este caos, el núcleo duro que apoya todavía a Sánchez decidió ayer forzar la interpretación de los Estatutos del partido y convocar para este jueves una reunión de lo que queda de la ejecutiva federal para que, a su vez, ponga fecha para el comité federal, que debe convocar un congreso extraordinario. De su organización y de su control, como es evidente, dependerá quien toma el poder dentro del PSOE. Ello explica el énfasis que este miércoles puso el hasta ahora secretario de Organización socialista, César Luena, en reivindicar la importancia que Sánchez da a la voz de la militancia.

En caso de que pudiera seguir pilotando una ejecutiva que la mayoría de los barones considera disuelta, mantendría probablemente la fecha del 23 de octubre para la celebración de las primarias y reservaría la primera semana de diciembre para el congreso, donde tiene esperanzas de salir ganador. En cambio, si en esta pelea a campo abierto vencieran los barones, las primarias quedarían barridas del mapa, por lo que posiblemente Susana Díaz podría circular sin obstáculos por la alfombra roja que desea le tiendan hasta la secretaría general.

En el PSOE ya se habla de un riesgo claro de escisión en caso de que ninguno de los dos bandos ceda. Uno, el de Pedro Sánchez, quedaría aferrado al sentir de los casi 200.000 militantes que pueblan el partido y el otro, encabezado por la presidenta andaluza, se presentaría como el más proclive ser lo que sus oponentes describen como "subalternos de la derecha".

Luena compareció ayer tarde ante los medios como responsable todavía de Organización para acusar a los barones críticos de querer tapar la boca a los afiliados. "Con estas dimisiones, un hecho muy grave, se ha querido torcer la voluntad de los órganos de gobierno del partido. Pese a todo, la fuerza de los afiliados del PSOE es imparable y habrá que preguntarse si pueden dirigir la organización quienes quieren darla la espalda".

En Ferraz se criticaban anoche los cañones disparados contra Sánchez por González "y quienes han utilizado las puertas giratorias"

Hay sectores del Partido Socialista, los más vinculados a Sánchez y a su equipo, que consideran que como no se ponga pronto remedio al desorden reinante, acabará habiendo una fuga importante de militantes y de votos a Podemos. "Todos los cañones ya se han disparado contra Pedro por parte de quienes como Felipe, ZapateroRubalcaba están alejados del partido y han hecho uso de las puertas giratorias. Como prevalezcan nuestras ideas, habremos asistido a un cambio de época", comentaban anoche esperanzados en Ferraz.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba