España Rita Barberá cobrará ahora 5.333 euros en el Grupo Mixto, casi 700 más que antes

La exalcaldesa de Valencia, investigada por el Supremo en el caso Imelsa, es defenestrada a una viceportavocía-vocalía de la Comisión de Incompatibilidades, el último puesto que se repartieron sus nuevos compañeros en la reunión del pasado 6 de septiembre. Ha ocupado esta tarde el escaño 298 para sentarse junto a un senador popular y no sola, cuando el nuevo asignado es el 301.

La exalcaldesa de Valencia Rita Barberá ha estrenado este martes su condición de senadora independiente tras abandonar el Grupo Popular como consecuencia de la investigación penal que le ha abierto el Tribunal Supremo en el caso Imelsa. La exdirigente popular ha asistido a su primera reunión del Grupo Mixto, al que se adscribe ahora, antes de la sesión plenaria de esta tarde. Fuera del Pleno, tendrá que conformarse con ser vocal-viceportavoz de la Comisión de Incompatibilidades, el único hueco que le han dejado sus nuevos compañeros (16 senadores de 10 partidos diferentes) y que es el último que se repartieron el 6 de septiembre. Ella había solicitado ser portavoz de alguna de las comisiones a las que pertenecía con el PP, la Constitucional y la de Economía, pero sólo dos senadores de Ciudadanos (el tercero se ha abstenido) y el de Foro Asturias secundaron tal petición. En contra se pronunciaron Coalición Canaria (un senador), la antigua Convèrgencia (cuatro) y Compromís (dos). Los demás parlamentarios presentes se abstuvieron.

El sueldo de Barberá será ahora de 5.333,29 euros al mes (antes percibía 4.636,29 euros), que proceden de su salario base (2.813,91) más la asignación constitucional de 1.822,38 euros por ser de una circunscripción distinta a la de Madrid (es senadora por designación de las Cortes Valencianas) más los 697,64 euros de gastos de representación por ser viceportavoz o portavoz adjunta de la Comisión de Incompatibilidades, una mesa menor que, por cierto, se reunía también hoy. Esos 697,64 euros son los que ahora cobrará de más, porque antes como vocal de la Comisión Constitucional y de la de Economía, no percibía ningún plus. Sustituirá en la de Incompatibilidades a Carles Mulet, de Compromís, que ya es portavoz en otras dos comisiones (Agricultura y Peticiones).

Se sienta en un escaño ajeno para estar al lado del PP

Barberá ha llegado al Senado en torno a la 12.30 horas, media hora antes de la reunión del Grupo Mixto, y ha entrado en la sala en medio de una gran expectación, entre una nube de cámaras y fotógrafos. La exsenadora popular ha sido en esta legislatura vocal de la Comisión Constitucional, mesa que llegó a presidir en la anterior, y de la Comisión de Economía. Sin embargo, no volverá a tener presencia en dichos órganos por negativa del Grupo Mixto, sobre todo por la presión de los representantes de Compromís y Convergència, que han acusado al PP de trasladarle "un problema que deberían haber resuelto ellos". Desde las cuatro de la tarde debía ocupar escaño que se le ha asignado en la última fila del hemiciclo, el 301, apartado de la bancada popular. Sin embargo, Barberá se ha sentado en el número 299 al lado de un senador del PP para no dar la imagen de soledad (los asientos contiguos al 301 estaban vacíos y no corresponden a nadie).

La exregidora también ha señalado que no intervendrá (algo lógico ya que no ha presentado ninguna enmienda) en este primer pleno de la legislatura (desde hoy hasta el jueves). Ha sido el actual portavoz del Grupo Mixto, Francisco Alegre, de Ciudadanos quien ha comunicado a Barberá, tras su solicitud, que debe ocupar dicho asiento.

Renuncia a la portavocía rotatoria del Grupo Mixto

Además, Barberá ha renunciado este martes a ser portavoz de turno del Grupo Mixto y, por tanto, a la asignación de más de 2.000 euros que le correspondería durante el mes que ocupase el cargo. Así se lo lo trasladó al resto de componentes del Mixto en la reunión para determinar las funciones de la exsenadora del PP dentro de su nuevo grupo.

Tras comunicar su decisión de renunciar a ser portavoz de turno, la ex alcaldesa abandonó la sala para que el grupo deliberara sobre qué vocalías ocuparía. Como cualquier miembro de la Cámara Alta, en función del reglamento de la misma, la senadora debe estar al menos como vocal en una comisión parlamentaria y, en este sentido, señaló que le gustaría continuar en las ya citadas y hacerlo como portavoz Al final, el Grupo Mixto, después de una hora de discusión, ha rechazado las intenciones de Barberá y sólo le ha adjudicado la última vocalía que se había repartido el 6 de septiembre, antes de su llegada al Mixto. Esta vocalía lleva aparejado el puesto de viceportavoz, por el que la exalcadesa cobrará esos 697 euros que no cobraba antes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba