España

Nace #rescatamivoto, una web para que los abstencionistas donen su voto a españoles en el extranjero

El voto rogado es una suerte de laberinto burocrático que hace que muchos españoles en el extranjero no tengan la oportunidad de ejercer su derecho. Por eso, esta plataforma propone que los abstencionistas voluntarios depositen en la urna el voto de estos electores el 20D.

Imagen de archivo de unas papeletas en las urnas.
Imagen de archivo de unas papeletas en las urnas. EFE

Votar para algunos puede llegar a ser un acto de fe, mientras que otros desdeñan su utilidad y eluden depositar la papeleta en la urna. Estos dos mundos, al parecer irreconciliables, podrían estrechar lazos gracias a una iniciativa que busca que los españoles en el extranjero puedan votar en las elecciones generales del 20D. #Rescatamivoto, una web impulsada por Marea Granate -que se define como un movimiento social apartidista-, busca poner en contacto a personas que hayan decidido abstenerse en las próximas elecciones y a españoles en el extranjero de su misma comunidad para que estos últimos ejerzan su derecho a voto a través de los abstencionistas voluntarios.

"En España si te abstienes es tu elección, pero en el caso de los emigrantes, nosotros somos una abstención forzada" detalla a VozpópuliPablo García, miembro de Marea Granate y uno de los impulsores de la iniciativa, que detalla que esta plataforma tiene su origen en una iniciativa en Reino Unido que ponía en contacto a laboristas y verdes para intercambiar su voto en función de la circunscripción para no tirar su elección a la basura. "Nosotros tenemos un problema enorme y es que en estas elecciones generales ya se sabe que de los dos millones de votantes extranjeros, solo el 6% ha conseguido solicitar el voto, y sabemos que a la mitad de ese 6% no le van a llegar ni siquiera las papeletas". De esta forma, explica, a raíz de la experiencia de algunos de los votantes que les contactaban, que realizaron este método por el cual un abstencionista votaba lo que el emigrante hubiera votado, decidieron sacar adelante el proyecto.

"Si el Gobierno nos dijera que lo que hacemos es ilegal, nosotros nos comprometemos a estudiar esos argumentos y si de verdad es ilegal lo cerraríamos si ningún problema"

La iniciativa navega en un encaje legal complicado, dado que el voto es personal e intransferible, pero tal y como apunta García a este diario existen mecanismos dentro de la legislación española que permiten representar a otra persona bajo consentimiento de la misma. "Yo, a título personal, considero que ante una ley injusta tenemos el derecho legítimo de no cumplirla. Pero como colectivo, si el Gobierno nos dijera que lo que hacemos es ilegal, nosotros nos comprometemos a estudiar esos argumentos, consultarlos con el colectivo dos millones de votos -una plataforma de juristas que enfrenta el problema del voto rogado-, y si consideran que es ilegal lo cerraríamos sin ningún problema". En cualquiera de los casos, la plataforma asegura en su web que "nadie votará dos veces aquí. Solo se transforma una abstención voluntaria y una forzada, en un voto".

Lo cierto es que el voto rogado, establecido en el año 2011 por el PSOE con el apoyo de PP, PNV y CiU, es una suerte de laberinto burocrático por el cual los ciudadanos españoles en el extranjero deben rogar el voto para poder ejercerlo. Con el nuevo sistema, tal y como publicó Vozpópuli, la cantidad de españoles que solicitaron su voto rogado cayó de un 32% en 2008 a un 5% en 2011 y ha alcanzado solo un 6% en estos comicios. Lo que significa que apenas 112.000 de los 1.875.272 españoles en el extranjero han rogado el voto bajo estas condiciones y a muchos de ellos podría no llegarle la papeleta antes de expirar el plazo para votar. Desde Marea Granate se asegura que "más de dos millones de españoles en el extranjero verán su derecho al voto robado por las diferentes trabas del sistema de voto rogado desde el exterior" y por ello crean la plataforma para poner en contacto a votantes en el extranjero con abstencionistas voluntarios.

"No se trata de gente que haya dicho que no quiere votar, es que no les han dejado. Es gente a la que le piden que viaje 1.000 kilómetros para ir a inscribirse a un consulado, por ejemplo; cooperantes que están en África a los que ya les han dicho que es imposible que voten porque allí el correo no llega; estamos hablando de gente que ha pedido el voto pero no le llegan las papeletas o gente a la que le han pedido hacer cinco horas de cola en el consulado para que al final le digan que no puede inscribirse porque el censo ya está cerrado -en el extranjero el censo electoral se cierra cinco meses antes-", relata Pablo García.

"Ya es triste que tengamos que rogar el voto, pero es más triste que tengan que votar por nosotros"

"Ya es triste que tengamos que rogar el voto, pero es más triste que tengan que votar por nosotros", detalla el miembro de Marea Granate, que asegura que esta web es una especie de "último recurso" frente a una legislación que debería haberse derogado antes de las elecciones del 20D y que como respuesta, aunque no esperen un intercambio masivo, pueda concienciar sobre la situación del voto en el extranjero para que se acabe con esta situación. "Necesitamos donantes", apunta García, dado que en la web hay muchos usuarios que esperan algún abstencionista que se anime a votar por otra persona. A última hora del sábado 449 personas habían solicitado como 'emigrantes huérfanos' el voto de una persona que hubiera decidido no votar.

Marea Granate defiende que en distintos países, como Francia o Reino Unido, "se puede designar a una persona para que vote en tu lugar, se le llama vote par procuration o vote by proxy". Y por ello, en su página web resuelven todas las dudas que pueda acarrear dicho 'intercambio' de voto, así como la posibilidad de desinscribirse en el caso de que la persona cambie de opinión o se le pida votar por un partido al que el abstencionista sea incapaz de votar. "La democracia, entre otras cosas, es el derecho de la gente que no piensa como tú, a votar. Pero todo tiene solución. Desinscríbete y si deseas seguir participando, el sistema te dejará inscribirte de nuevo una segunda vez", apuntan desde la web ante esta situación.

Desde Marea Granate apuntan: "Nosotros solo ponemos en contacto a dos personas. La comunicación entre estas dos personas es un asunto privado de la que no formamos parte", pero indican que aunque no se esté obligado por ley, sí hay una obligación moral a depositar en la urna el voto acordado con el español en el extranjero: "Has adquirido un compromiso con una persona y creemos que los compromisos, sobre todo cuando son justos, se deben cumplir", detallan en la web.

Hasta la fecha, la página lleva solo unos pocos días en el aire, han conseguido unir a 58 parejas de votantes de once comunidades distintas, entre las que destacan Madrid y Valencia con diez cada una. Esta iniciativa no permite a los abstencionistas ofrecerse por provincias, sino que empareja a los votantes por comunidades autónomas, algo que, pese a que los candidatos cambien, aseguran que es más efectivo: "Si empezamos a hacer parejas por provincia iba a haber muchos inmigrantes que se iban a quedar sin pareja, así que por maximizar el proceso y hacerlo eficaz pues logramos un emparejamiento del 100%".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba