Independencia de Cataluña

Puigdemont difunde una fake new sobre un desprecio de Vueling por no hablar catalán

"Tras el 155, un ola autoritaria crece día a día", dice el expresident, dando veracidad a la versión de una mujer que aseguró haber sido expulsada de un avión por hablar catalán

Un avión de la compañía Vueling.
Un avión de la compañía Vueling.

"Expulsadas de un vuelo de Vueling por hablar en catalán", rezan los titulares de sendos artículos publicados en vilaweb.cat y menorca.info. sobre lo sucedido en un vuelo de Barcelona a Menorca el pasado once de noviembre. Ambos medios se han hecho así eco de la sola y exclusiva versión de una de las dos pasajeras que fueron bajadas del avión tras un intercambio verbal con miembros de la tripulación.                                   

Una versión sin contraste que el cesado president de Cataluña, Carles Puigdemont, no ha dudado en dar por cierta con un retuit secundado por el mensaje "tras el 155, una ola autoritaria crece día a día".

Ello, pese a algunos comentarios de lectores que dicen haber presenciado los hechos y desmienten a la denunciante, a la que acusan de haber faltado el respeto a la azafata, como un profesor universitario que en Twitter se hace llamar @resd9 y ha publicado un hilo con una veintena de tuits para explicar su versión.  

En la misma línea, otro lector de la noticia en menorca.info y también aparente testigo de los hechos ha comentado que "esta noticia es falsa (...) ambas le exigieron a la azafata que les hablara en catalán, a lo que la azafata contestó que no sabía el catalán y que era asturiana. Las dos Sras. se pusieron muy chulas hasta que el comandante del vuelo tomó cartas en el asunto y decidió llamar a la Guardia Civil para que las echara del vuelo, y punto. Lo peor que nos tuvieron una hora apalancados en el avión sin poder despegar".

Según la versión de la denunciante, Margarita Camps Ca, residente de 72 años en Ciutadella, la azafata le pidió que colocara la lámina de pintura que llevaba en el compartimento superior de los equipajes, ya que estaba situada cerca de una salida de emergencia. La pasajera le respondió, en catalán, que "no se preocupara, no quiero que se arrugue, y después la pondré", temiéndose que otros pasajeros le pusieran maletas encima. La réplica de la tripulante fue "usted me tiene que hablar en español", a lo que Margarita dijo "no".

Siempre de acuerdo a Camps, otra mujer de 59 años y barcelonesa salió a defenderla y reivindicó que "en un vuelo de Barcelona a Menorca la azafata debe entender catalán". Poco después, "el piloto nos dijo, en un tono muy arrogante, que no podríamos volar en ese avión porque habíamos faltado al respeto de una de las azafatas".

Las pasajeras presentaron luego una reclamación en las oficinas de Vueling en el Prat, "humilladas por no poder hablar nuestra lengua", y viajaron a Menorca en un vuelo el día siguiente. Según la denunciante, tuvieron que comprar el billete a través del móvil porque la compañía había prohibido a los empleados venderles a ellas. 

Vueling ha informado vía Twitter que investigará lo sucedido antes de dar una respuesta oficial. En cualquier caso, su compañía matriz, Iberia, advierte que los pasajeros en asientos de emergencia deben contestar a instrucciones en español o en inglés: "Por razones de seguridad, la ocupación de estos asientos está limitada a pasajeros que no tengan dificultades motrices y que puedan entender las instrucciones relativas a la seguridad (tanto escritas como orales, en español o bien en inglés)".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba