España

Las otras Comunidades Autónomas con las que Podemos puede 'chantajear' a Sánchez

El PSOE también gobierna en Extremadura y Aragón gracias al apoyo de Podemos. La formación morada, por su parte, controla varios ayuntamientos gracias a acuerdos con los socialistas, por lo que la ruptura de hoy podría tener un efecto dominó.

El ex presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara.
El ex presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara. Imagen Flickr/PSOE Extremadura

"El acuerdo de investidura ha muerto". Así lo ha anunciado este lunes el secretario de Podemos en Castilla-La Mancha, José García Molina, quien en junio de 2015 suscribió un compromiso con los socialistas que dio la Presidencia a Emiliano García-Page. Hoy, apenas 18 meses después, la formación morada considera que el pacto "murió esperando a que una parte de sus valedores le insuflara aliento y vida". Critican que Page ha estado actuando "espontánea y unilateralmente durante más de un año" y que "se ha ocupado más por lo que se mueve en Ferraz y en decapitar a Pedro Sánchez que en dar vida a la región".

Una vez roto ese acuerdo, Podemos asegura que se "abre un tiempo de duelo de soledad y reflexión para trazar nuevos horizontes". "No podemos adaptarnos al paso lento y temeroso de quien no se atreve a superar los límites para no salir dle más de lo mismo", ha espetado García Molina en una comparecencia ante los medios de comunicación en la que no ha admitido preguntas. La ruptura del pacto de investidura se produce sólo unas horas después del descalabro que sufrió el PSOE en las elecciones autonómicas celebradas en Galicia y el País Vasco (cosechó los peores resultados de su historia), lo que aumenta la tensión interna sobre Pedro Sánchez

"Cuando se llega a un acuerdo programático con Podemos, hay que respetarlo", avisa Iglesias

Además, el acuerdo salta por los aires en un contexto en el que Pablo Iglesias pretende hacerse fuerte de cara a unas hipotéticas negociaciones con Sánchez para formar un Gobierno alternativo que suponga la salida de Rajoy de La Moncloa. De hecho, el líder morado ha defendido la decisión tomada por su formación en Castilla-La Mancha y ha aprovechado para lanzar un aviso a los socialistas: "Ellos solos no pueden". Así, ha añadido: "El secretario general me transmitía que hay un incumplimiento sistemático del Ejecutivo de Castilla-La Mancha respeto a las decisiones del legislativo. Cuando se llega a un acuerdo programático con Podemos, hay que respetarlo. Si no se respeta, no hay acuerdo".

"La política del trilero"

Lo que está por ver es si esta ruptura también supone un aviso al resto de presidentes autonómicos que gobiernan gracias a acuerdos de investidura con la formación emergente pero que en clave nacional son contrarios a pactar con el partido que lidera Iglesias. Es el caso del extremeño Guillermo Fernández Vara, quien como Page, se ha mostrado en contra de un pacto PSOE-Podemos a nivel nacional. "El PSOE consigue gobernar sin Unidos Podemos o no gobierna", señalaron con anterioridad. Vara llegó a decir en junio que la de Unidos Podemos "es la política del trilero" y que "los proyectos de división nunca pueden aportar unidad, por mucho que sus siglas lo digan.

"El PSOE consigue gobernar sin Unidos Podemos o no gobierna", señaló en su día Vara

Cabe recordar que en Aragón, el socialista Javier Lambán fue investido presidente del Gobierno con el voto favorable de los catorce diputados de Podemos, los dos de CHA y de la única parlamentaria de Izquierda Unida. En el caso de Asturias, el socialista Javier Fernández fue reelegido presidente del Gobierno asturiano con los votos del PSOE e IU y la abstención de Podemos. Una fórmula que se repitió en Baleares, donde la socialista Francina Armengol se convirtió en junio del año pasado en la primera mujer presidenta del Govern gracias a los votos de su partido, el MÉS y los diputados de Podemos, aunque finalmente no formaron parte del ejecutivo autonómico. En la Comunidad Valenciana, el socialista Ximo Puig se hizo con el poder tras ser elegido por la mínima gracias al apoyo de 50 diputados que sumaron el grupo socialista, Compromís y parte de Podemos. En concreto, ocho de los trece representantes de Podemos apoyaron a Puig mientras que los otros 5 se abstuvieron. Finalmente, en Cantabria, Miguel Ángel Revilla volvió a la presidencia con los 17 votos a favor del Partido Regionalista Cántabro y PSOE y las tres abstenciones de Podemos frente a los 15 votos en contra de PP y Ciudadanos. 

Preguntado por si la decisión tomada por el partido en Castilla-La Mancha podría terminar con una revisión de los acuerdos en otras CCAA, el secretario de Organización de la formación morada, Pablo Echenique, ha rechazado una interpretación en clave nacional y ha recordado que "en general, son acuerdos de investidura y no de gobierno". Asimismo, ha aprovechado para señalar que los compromisos que pusieron al PSOE para evitar que hubiera un gobierno del PP "no se han cumplido".

A diferencia de estas Comunidades Autónomas, Podemos gobierna en ayuntamientos de grandes ciudades gracias a acuerdos de investidura con los socialistas (como Madrid, Barcelona, Zaragoza, La Coruña o Santiago de Compostela), por lo que la jugada de Castilla-La Mancha podría generar efectos en sentido contrario. El PSOE ya avisó en marzo de que sería "muy exigente" en el seguimiento de la gestión de los llamados "alcaldes del cambio", a los que dio su apoyo para que no gobernara el PP. Una forma de presión de los socialistas al partido de Iglesias para que reconsiderase su negativa a facilitar que gobierne Sánchez. El aviso de entonces del PSOE se ha estampado hoy con la ruptura de Podemos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba