España

La odisea de gestionar un pueblo sepultado por la deuda

Hacienda retiene sus pagos a 139 municipios por no tener las cuentas en orden. Muchos de ellos son viejos conocidos de Montoro y asiduos a las deudas millonarias.

  • Vista del castillo de Moratalla desde el campanario de la parroquia
    Vista del castillo de Moratalla desde el campanario de la parroquia
  • Vista del pueblo desde el campanario de la parroquia
    Vista del pueblo desde el campanario de la parroquia
  • Vista del castillo de Moratalla desde su torre principal
    Vista del castillo de Moratalla desde su torre principal

"Hacienda nos ha retenido la financiación, pero realmente no nos afecta. Este dinero nunca lo hubiéramos recibido, pues antes de llegar a nuestras cuentas se hubiera ido directamente a amortizar parte de la deuda millonaria que tenemos, por ejemplo con la Mancomunidad de Canales del Taibilla". Así habla Candi Marín, alcaldesa de Moratalla (Murcia). Este ayuntamiento tuvo en 2011 el dudoso honor de convertirse en una de las primeras administraciones que dejó de pagar las nóminas a sus empleados, policías, trabajadores del centro de día o barrenderos. Incluso las televisiones nacionales se desplazaron a la comarca del Noroeste murciana para informar de esta localidad donde la guardia urbana patrullaba a pie ya que las gasolineras no fiaban ni un euro más a los vehículos municipales.

Por aquel entonces, Moratalla era uno de los municipios con más deuda total de España. Con solo 8.000 habitantes superaba a ciudades de cientos de miles y a capitales como Córdoba, Burgos o la propia Murcia, con más de 50 veces su población. La Federación de Municipios y Provincias dijo que este pueblo era "un caso insólito, no tenemos constancia de nada parecido en el país".

Sin embargo, la realidad demostró que no se trataba de un caso aislado. La lista de pueblos que tuvieron que impagar sus nóminas durante estos años por falta de liquidez es inmensa, algunos ciudades densamente pobladas como La Línea de la Concepción (Cádiz, 68.000 habitantes), Los Palacios (Sevilla, 38.000) o Jérez de la Frontera (212.000 habitantes).

Dos años después de poner la deuda a cero con los proveedores, ésta ha vuelto a subir hasta los 4 millones

En la desesperación, con las calles a oscuras por no poder pagar la luz, el plan de pago a proveedores lanzado por el gobierno de Mariano Rajoy salvó está situación de asfixia. Los dos primeros tramos de este plan inyectaron 26.000 millones de euros para pagar facturas en todo el país, de las cuales Moratalla captó varios millones de euros. Aproximadamente 24 meses en los que parecía que todo se hundiría para siempre.

Pero escampó, y de una deuda máxima de 28 millones el montante a pagar se ha reducido hasta los 15 millones, la mayoría con bancos. Sin embargo, algo no va bien. Al contrario que una capital, muchos pueblos carecen de herramientas para tener presupuestos sostenibles.

Si en 2014 la deuda del consistorio con proveedores se había puesto al día, dos años después este endeudamiento vuelve a ser de 4 millones de euros. "Nuestra financiación es insostenible a largo plazo, porque tenemos uno de los municipios más grandes de España, con muchos núcleos de población muy alejados entre sí, pero la financiación sólo tiene en cuenta la población". El término municipal de Moratalla tiene 954 kilómetros cuadrados, aproximadamente el doble que la isla de Ibiza. Algunas de sus pedanías están a 60 kilómetros del casco urbano.

El consistorio recibió 6 millones de euros en uno de los primeros pagos a proveedores, con los que evitó que le cortaran la luz

Con el dinero del Estado -más de 6 millones de euros en uno de los planes- se pagaron facturas urgentes como las mensualidades atrasadas de la luz. "Nos iban a cortar el suministro eléctrico". Pero los presupuestos del municipio, denuncia su alcaldesa, están igual: "A quien realmente benefició es al banco, porque los pagos se tramitaban a través de ellos y a ellos van los intereses. Hemos alargado los préstamos con los bancos, que son la mayoría de nuestra deuda, para bajar las cuotas. Pero no prestamos servicios a la ciudadanía. No podemos invertir en cultura, o para los niños. El dinero que tenemos se nos va en pagar las deudas".

Al menos, los problemas de liquidez ya no atenazan al consistorio. El pueblo ya no está al límite, como tampoco el país. Pero el monto de deuda sigue siendo inmenso y con el viene la depresión económica: de deben aún 15 millones de euros, aproximadamente 1.800 por persona. "El ayuntamiento debe tantísimo dinero que si no se hace nada nos espera un futuro muy pobre y muy injusto. Por estar alejados de los grandes núcleos de población, eso le perjudica a la gente, pero a la hora de pagar el IVA de una barra de pan se paga lo mismo en nuestro pueblo que en Madrid", lamenta la alcaldesa.

Un 25% del presupuesto que había

La bofetada de realidad durará mucho tiempo. Los números no engañan. En los años anteriores a la crisis el presupuesto municipal anual era de 20 millones de euros, impulsado por los ingresos de la burbuja inmobiliaria y las licencias de construcción, según recuerda el concejal de Hacienda Miguel Martínez. Ahora, este presupuesto se ha quedado anclado en los 6 millones, buena parte de los mismos destinados a pagar el gasto corriente de la corporación. "Nuestro presupuesto real son 2,5 millones", asegura, "y no podemos recaudar más porque no podemos subir los impuestos tal y como está la situación económica de la gente, y la mayoría de los servicios que prestamos son deficitarios por definición". El objetivo ahora es que la deuda vaya disminuyendo y en estar al día con Hacienda y la Seguridad Social para poder optar a la financiación estatal. Algo que por el momento Hacienda le ha retenido, aunque no eliminado, pues en cuanto se presenten las cuentas que faltan -correspondientes a una empresa pública- la financiación llegaría. La previsión es de tener una deuda punitiva por lo menos una década . "Por el artículo 135 reformado de la Constitución, nuestros ingresos se dedican casi íntegramente a pagar deudas. Tenemos que cumplir la ley". El crecimiento es imposible cuando se debe tanto y la despoblación asusta en esta y en muchas otras zonas alejadas de las capitales. 

"Necesitamos otros sistema de financiación que no tenga en cuenta sólo la población, sino la extensión de cada municipio"

"Necesitamos otro sistema de financiación municipal", continúa el concejal socialista, "el cambio tiene que empezar por tener en cuenta la extensión de los municipios y que no se pueden financiar igual. Una mejor financiación teniendo en cuenta el término municipal". Los ajustes han sido enormes en partidas de mucha sensibilidad, como las fiestas patronales, que han visto reducido el presupuesto de 300.000 euros a 80.000. "Las fiestas no suponen un gasto significativo. Ya no. Nuestros ciudadanos ya saben que si quieren fiestas se tienen que buscar la vida", continúa Martínez. Este año, para más inri, un desgraciado accidente causó la muerte de una persona por asta de toro por primera vez en varias décadas. Por ello el debate sobre el futuro de las fiestas taurinas y sus altos presupuestos coge fuerza.

Los partidos políticos se echan la culpa entre ellos: ¿quién ha sido el responsable de la lamentable situación financiera del municipio? Por unos o por otros, Moratalla merece un puesto entre los pueblos peor gestionados, o a los que más ha destrozado la crisis. En las últimas tres legislaturas PP y PSOE se han alternado el gobierno municipal, que ahora mismo ostenta IU en coalición con el PSOE.  

retención a los asiduos a la deuda

El Ministerio de Hacienda ha congelado fondos a 139 municipios que no han enviado a Madrid las liquidaciones de sus cuentas de 2014 o la de sus empresas públicas. En cumplimiento de la ley, se puede retener las entregas de dinero mensual a los municipios incumplidores. Hasta que envíen toda la información presupuestaria que se requiere. Entre los ayuntamientos a los que se les ha retenido el dinero, hay muchos que son viejos conocidos de Cristóbal Montoro ya que vienen sufriendo problemas financieros durante la crisis económica. Algunos son importantes y poblados, como los gaditanos Tarifa (18.000 habitantes) y Barbate (22.800). Pero la mayoría son municipios que no llegan a los 1.000 habitantes situados en Castilla.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba