La ex alcaldesa ignora las llamadas de Génova para que presente su renuncia Un PP desesperado presiona para que Mariano Rajoy 'decapite' a Rita Barberá

La dirección del PP confía en que un telefonazo de Rajoy ponga punto final al escándalo Barberá. En vísperas de unas elecciones cruciales, el PP no puede permitirse este volcán. "Rita es un elemento tóxico" en las urnas. 

La dirección del PP pretende que Mariano Rajoy ponga punto final al 'escándalo Barberá'. Tan sólo el presidente en funciones puede convencerla, se acuerdo con las fuentes del partido. Confían en un telefonazo que acabe con este culebrón letal para los intereses de los populares. La exalcaldesa despejará algunas dudas este miércoles, en una comparecencia pública. Apenas conversa con los interlocutores en Madrid. No se fía de la dirección nacional. Sólo de Rajoy y de Dolores Cospedal. El partido, esta vez, afronta el desafío de Rita más unido que hace unos meses. "Tiene que irse", es la general coincidencia. 

La erupción del ‘volcán Rita’ coronaba una jornada nefasta para el Partido Popular. A diez días de unos comicios autonómicos cruciales, la decisión del Supremo de abrir una causa contra la exalcaldesa de Valencia desbordaba los diques de contención en algunos despachos de Génova. "Tiene que irse y tiene que irse ya", comentaban los altos cargos del partido conservador, sumidos en el tráfago de la precampaña de gallegas y vascas. Rajoy y Cospedal se encontraban de mítines gallegos en apoyo de Feijóo. Maíllo hacía lo propio con el otro candidato, Alonso, en San Sebastián. Era  también el día de la comparecencia del titular de Economía, Luis De Guindos ante la comisión de Economía del Congreso para arrojar algo de luz al 'affaire Soria'. Un trámite espinoso del que escapó sin enormes cornadas. El día, también, en que se producían novedades sobre otros casos sonados como matas y Bárcenas. Rita arrasó con todo.

"Esperamos que pueda pronunciarse al respecto y tomar una decisión", había declarado tímidamente PedroSanz, vicepresidente del Senado, tras conocerse el auto judicial. Se aguardaba a la exalcaldesa en la Cámara Alta. Era el día de la formación de las comisiones. El escándalo encontró a Barberá en el AVE, rumbo a Madrid. Se apeó por el camino, en Cuenca, y dio media vuelta “para estudiar el auto", de acuerdo con la versión oficial.

Un rosario de incidencias

"Esto parece un frenopático", comentaba un veterano de Génova. "Acabamos de salir del patinazo de Rosa Valdeón (vicepresidenta de Castilla y León, dimitida por un incidente de tráfico), del descalabro de Soria, los líos de Guindos, y reaparecen Bárcenas, y Matas al alimón. Sólo nos faltaba Rita para calentar las vísperas de las urnas", añadían. Algunas llamadas desde la dirección nacional, como la de Fernando Maíllo, vicesecretario de Organización, sondeaban infructuosamente el terreno en Valencia. La exalcaldesa decía no. Albert Rivera ha amenazado con romper el vínculo establecido con los populares en el pacto de la investidura fallida. Un pacto que, paradójicamente y según la propia gente de Ciudadanos, dejó de existir desde el día después de la derrota parlamentaria de Rajoy.

"Esto parece un frenopático", comentaba un veterano de Génova. "Acabamos de salir del patinazo de Rosa Valdeón, del descalabro de Soria, los líos de Guindos, y reaparecen Bárcenas, y Matas al alimón

"Esto sólo lo arregla una orden de Rajoy", apuntaban esas fuentes. Tras el estallido del grupo municipal valenciano con el proceso del ‘pitufeo’ de su presunta financiación ilegal, Rita Barberá fue sometida a una investigación interna por el Comité de derechos y garantías de su partido. Un trámite sin consecuencias conocidas hasta la fecha. El expediente permanece oculto a la espera de la resolución judicial, según fuentes conocedoras del caso. Todos los concejales de su grupo municipal han sido suspendidos de militancia, aunque se niegan a abandonar sus escaños. Barberá podría hacer lo propio. Renunciar al PP pero aferrarse al escaño senatorial en el grupo mixto. El proceso quizás no sea rápido ya que cabe pensar que el Supremo se tome su tiempo antes de adoptar una iniciativa.

Proclamación de inocencia

Barberá se proclama inocente. El ministro de Justicia, Rafael Catalá, recordaba este lunes que la apertura de la causa no implica la imputación. Hay unanimidad en Génova en que ha de retirarse por el bien del partido. Los jóvenes lugartenientes de DoloresCospedal se mostraron muy críticos en su moment6o con la exalcaldesa. JavierMaroto y Pablo Casado reclamaron sin sordina su renuncia o su cese. "Hay que hacer una limpia, es urgente una purga a fondo para poner coto a la corrupción", comentó alguno de ellos en privado.

Las presiones sobre la 'alcaldesa de España' por parte de los diferentes líderes del PP han sido, hasta la fecha, infructuosas. Ahora resulta más tóxica que Bárcenas para la credibilidad del partido, una vez que el extesorero retirara, por sorpresa, su demanda por la destrucción de los  ordenadores.

El PP afronta, a la vuelta de las gallegas y vascas un horizonte judicial inquietante, con un desfile por los tribunales de algunos de sus episodios de corrupción más sonados como Gürtel, Púnica, Bárcenas (ahora casi desactivado)… Demasiado tiempo bajo el fuego, demasiada presencia mediática negativa, demasiadas catástrofes para intentar una nueva investidura o, quizás, concurrir de nuevo a unas elecciones.

Solventar las turbulencias provocadas por la exalcaldesa valenciana es una prioridad. En el PP llevan meses intentándolo. No ha sido posible. Rajoy tiene la última palabra. Ha de hacerlo antes de las elecciones autonómicas. Apenas hay tiempo. "Debe ejercer su liderazgo, aunque sea por mero afán de supervivencia", señalan estas fuentes.

Barberá ha sido veinte años la figura indiscutible del PP en Valencia y comunidad, vivero de votos y de financiación del partido. Atesora información sensible y aún goza de un cierto afecto en la vieja guardia del partido. Rajoy nunca ha disimulo su afecto ni su agradecimiento por su entrega a la causa. Isabel Bonig, actual líder regional de la formación, ha intentado, sin éxito, forzar su renuncia, su salida del partido e incluso llevar a cabo una refundación de la estructura orgánica de la formación. Algo se ha hecho. Tanto, que recuperó casi cien mil votos con relación a los comicios del 20-D.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba