El presidente trasladará al líder del PSOE su plan contra el soberanismo Rajoy quiere el apoyo incondicional de Sánchez para quitar a Mas la autonomía

Esta vez es algo más que una foto. Rajoy busca la complicidad absoluta de Pedro Sánchez en los pasos que tenga que dar el Gobierno para frenar el reto secesionista en Cataluña. El presidente del Gobierno trasladará al líder de la oposición su voluntad de llegar "hasta el final". 

Rajoy sabe que esta batalla no puede darla en solitario. Necesita el apoyo abierto y sin dobleces del líder de la oposición, a quien recibe este martes en Moncloa antes de que el Consejo de Ministros envíe al TC su recurso contra la moción de independencia aprobada el lunes por el Parlamento catalán. Esta vez es algo más que una foto y buenas palabras. El presidente del Gobierno, que telefoneó al líder del PSOE antes de su intervención institucional en Béjar (Salamanca), le citó a un encuentro en Moncloa para trasladarle el contenido de la impugnación del Gobierno y para detallarle el plan del Ejecutivo en los próximos días para bloquear la obstinada deriva de los secesionistas.

El presidente del Ejecutivo recibió a Sánchez en Moncloa hace un par de semanas, con motivo del anuncio de la iniciativa del Junts pel Sí y la CUP de llevar a cabo su proyecto de poner en marcha la 'desconexión' con España. Fue un almuerzo secreto del que no hubo más testimonio gráfico que una austera fotografía frente a las escalinatas de Palacio. Ni vídeo, ni declaraciones ni rueda de prensa. Luego pasaron por la sede de Presidencia todos los líderes del bloque constitucional, incluido Duran i Lleida, en un formato más abierto, con anuncios y declaraciones en directo. Por este motivo quiere el presidente compensar a Sánchez, de ahí que ahora va a ser el único de sus interlocutores con quien mantendrá este encuentro presencial. Con el resto de los dirigentes hablará muy posiblemente por teléfono. La vicepresidenta Sáenz de Santamaría conversó brevemente con Albert Rivera para anunciarle y detallarle el contenido de la intervención de Rajoy tras el acto en la cámara catalana de este lunes. No se ha conocido qué otros contactos celebrará en los próximos días.

Sánchez decía ayer que quienes violan la ley y renuncian a la democracia conducen a la tiranía de voluntades arbitrarias. Moncloa quiere estar segura de que el PSOE se mantendrá en ese plano

La unidad del bloque constitucional

El líder del PSOE se ha mostrado, desde el principio, en línea con los pasos que ha dado el Gobierno en los últimos días. Tras la proclama secesionista del Parlament, y luego de hablar con el presidente, Sánchez leyó un mensaje de inequívoco respaldo a la actitud del Gobierno, de apoyo al recurso ante el Tribunal Constitucional y de rechazo frontal al desafío de los secesionistas, que pretenden saltarse la ley, la Carta Magna y la democracia en aras de un objetivo que pretende acabar con la unidad de España. Sánchez incluso utilizó el término 'tiranía'. Rajoy no ha llegado tan lejos en sus expresiones. "Quienes violan la ley y renuncian a la democracia conducen a la tiranía de voluntades arbitrarias", señaló el secretario general de los socialistas en su intervención institucional. Moncloa quiere estar segura de que el PSOE se mantendrá en ese plano de absoluta identidad con los planes del Gobierno en las próximas semanas, ya que pueden producirse episodios sin precedentes. El Ejecutivo tiene preparado un plan de trabajo en el que no se ha dejado ni un punto al azar. Desde la presión por vía económica o de financiación, hasta incluso la posible suspensión de las atribuciones de algún alto cargo de la administración catalana. Carme Forcadell, presidenta del Parlament, ha sido señalada expresamente tanto por la vicepresidenta como por el propio presidente del Gobierno, que recordó al responsabilidad de quien ahora ocupa el primer puesto en el organigrama del legislativo catalán. También Rajoy le mencionará de nuevo a su invitado su postura ante la posible aplicación del artículo 155 de la Constitución, un extremo que en el Gobierno se juzga por ahora innecesario pero que no titubeará a la hora de utilizarlo. Nadie duda de que este punto salga en la conversación entre ambos dirigentes. En el Gobierno se ha tomado la decisión de que, si es necesario, se llegará 'hasta el final'. Se está a la espera de escuchar la postura de Sánchez al respecto.

En medios del Ejecutivo confían en que no sea preciso recurrir a las medidas más drásticas. También dan por hecho que el calendario, y la propia situación política catalana posterguen todo tipo de exabruptos legislativos hasta pasadas las elecciones generales. Pero quizás estos pronósticos se tuerzan y es posible que incluso haya de procederse a tomar iniciativas sin precedentes. 

El Gobierno tiene la confianza absoluta de la lealtad y el respaldo de Ciudadanos, un partido que a lo largo de todos estos años se ha mostrado implacable con el nacionalismo, hasta el punto de que se había convertido casi en la única fuerza de la oposición en Cataluña. Ahora lo es formalmente, ya que es el segundo grupo en el parlamento catalan. Albert Rivera, por ejemplo, nunca se ha abstenido de manejar con recelo la posibilidad de recurrir a todas las herramientas de que la Constitución dota al Estado democrático para hacer frente a este tipo de situaciones. Cuando en el PP no se quería ni oír hablar sobre el 155 (Rajoy se negaba incluso a mencionarlo en las ruedas de prensa) en Ciudadanos se recordaba con insistencia que las leyes están para aplicarlas contra aquellos que pretenden ignorarlas, esquivarlas o saltárselas alegremente sin miedo alguno a la respuesta de los poderes del Estado. También sabe que puede contar con UPyD, otra formación antinacionalista, aunque su fuerza ha disminuido notablemente en las últimas citas electorales. 

Mantener la unidad del bloque constitucional en este episodio, uno de los más graves que ha conocido la democracia española, es objetivo prioritario para el equipo de Gobierno. De ahí la idea de mantener abierto el canal de información y de citas permanentes con los dirigentes de los principales partidos que combaten sin titubeos todo tipo de arreglos o dudas con respecto al golpe al Estado que propugnan los secesionistas, impulsados abiertamente por la CUP, la formación de extrema izquierda que está en capacidad de decidir quién puede ser el próximo presidente de la Generalitat. 

Rajoy informará al rey de las medidas del gobierno

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, informará también por la tarde al rey Felipe VI de las medidas que tiene previsto llevar a cabo el Ejecutivo contra la declaración de ruptura aprobada por el Parlamento catalán en su despacho habitual de la semana en el Palacio de la Zarzuela.

También por la tarde, la Comisión de Secretarios de Estado y Subsecretarios, bajo la presidencia de Soraya Sáenz de Santamaría, elevará la propuesta de recurso de inconstitucionalidad al Gobierno después de que el Consejo de Estado haya comenzado a elaborar el informe preceptivo solicitado por el Ejecutivo con un plazo de 24 horas. Ya el miércoles por la mañana tendrá lugar la reunión del Consejo de Ministros con el fin de aprobar la presentación del recurso contra la declaración independentista ante el Tribunal Constitucional.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba