España Rajoy se sacude la acusación de corrupción y se la traspasa a Sánchez

 El líder popular aprovechó su intervención para defender su gestión en cuatro años de Gobierno.     

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno en funciones, subió a la tribuna de oradores justo después de la intervención del candidato Pedro Sánchez.  Disponía de cinco minutos, igual que el resto de portavoces. Comenzó Rajoy dejando claras sus intenciones, obvias por otra parte: “Señor Sánchez, votaremos no a su investidura”. La ironía apareció enseguida: “¿Ah, que no lo sabía? He hecho bien entonces en recordárselo”.

Pero pronto desgranó los motivos de su negativa: “Nada de lo que usted nos ha dicho guarda relación con lo que España necesita. O no sabe lo que es el Gobierno o no está pensando en los españoles. No nos ha traído un programa de Gobierno, sino un primer paso que se ha quedado con salir del paso. No ha venido con un programa de verdad. No parece razonable que apoyemos lo que es un ente de ficción. Tampoco vamos a votarle porque es un improvisado paquete de medidas”.

Rajoy le dijo a Sánchez que representa un riesgo que España no se puede permitir

Sacó a continuación Rajoy la referencia. En esta ocasión la cita correspondía a Ramón de Campoamor: “En este mundo traidor / nada es verdad ni mentira / todo es según el color / del cristal con que (cada socio) mira”. Pasada esta alusión al relativismo, defendió su gestión al frente del Gobierno, porque las propuestas de Sánchez no son más que “una auténtica contrarreforma”. “Resulta inaceptable cuando esas políticas han logrado superar el desastre que nos dejaron ustedes en 2011 –afirmó el líder del PP. Es un riesgo que España no se puede permitir. Lo procedente es perseverar en las reformas y no liquidarlas porque se han aprobado con los votos del Partido Popular. No se trata de cambiar por cambiar”.

Incide Rajoy en que España va bien: “A nadie se le ocurre cambiar el rumbo cuando las cosas se van encauzando. Lo que hay que corregir es lo que no funciona. Lo contrario es el síndrome de Adán”.

Firme en sus alegatos y en la motivación recordó los datos: “Mi partido es la primera fuerza política de España. No nos han votado para apoyar la voladura de nuestra obra y la sustitución de un seudoprograma socialista. Esto lo entiende cualquiera. No estamos aquí para negarnos a nosotros mismos. Como somos un partido de personas libres le vamos a decir no”.

La bancada popular aplaudió entonces a su líder, que continuó atacando al candidato, en lo que era una defensa de su labor en la presidencia del Ejecutivo. “España necesita un Gobierno fuerte, estable, previsible y coherente. Lo que se llama un Gobierno, no lo que ha traído hasta aquí.  Viene usted sin programa y sin mayoría, y no por falta de tiempo. Todo esto ha sido un engaño, un fraude, una farsa”, se despachó.

El líder popular pide al candidato socialista que no obligue a los españoles a tener que volver a pronunciarse el 26 de junio

Y guardó la munición de grueso calibre para el final, buscando dar donde más duele. Y le llamó corrupto: “Ha perdido las elecciones con el peor resultado de la historia, ha perdido la investidura y nos ha hecho perder el tiempo. Ha puesto las instituciones al servicio de su supervivencia y eso también es corrupción”.

Terminó su discurso pidiendo a Sánchez responsabilidad y que “no obligue a los españoles a tener que volver a pronunciarse el próximo 26 de junio”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba