Blesa y Rato, en el banquillo

Guía práctica para no perderse en el juicio de las tarjetas black

¿Quiénes serán juzgados en el caso de las tarjetas 'black'? ¿Por qué?  ¿A cuántos años de prisión se enfrentan? Estas y otras preguntas encontrarán respuesta aquí.

Es una de la citas más esperadas del año judicial. El macrojuicio por el caso de las denominadas 'tarjetas black' arranca este lunes a las 10 horas en la sede que la Audiencia Nacional tiene en la localidad madrileña de San Fernando de Henares. Un total de 65 medios de comunicación se han acreditado para cubrir la vista oral que se prolongará hasta el próximo mes de diciembre. Ese mismo número serán los acusados que se sentarán en el banquillo a partir de hoy. Sin embargo, dos hombres destacan sobre el resto de imputados por el poder que acumularon en sus manos: el ex banquero Miguel Blesa y el ex vicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato. A continuación, se desgranan todas las claves para comprender qué se juzga y por qué. 

¿Qué es el caso de las tarjetas black?

Es uno de los escándalos mediáticos más sonados de los últimos años en nuestro país. Los ex consejeros y ex directivos de Caja Madrid y Bankia gastaron 15,25 millones de euros entre los años 1999 a 2012 con unas visas opacas que “fueron emitidas al margen del circuito ordinario” y carecían de “soporte en los correspondientes contratos mercantiles o de trabajo”. Con las ‘tarjetas black’ los usuarios de las mismas compraron artículos de lujo, pagaron viajes en hoteles de cinco estrellas, adquirieron mobiliario, juguetes, comida, productos de belleza, lencería y se fueron de juerga a discotecas, costeando las veladas con las citadas visas.

¿Cómo se detectó el escándalo?

Fue la propia auditoría interna de Bankia la que detectó la existencia de estas tarjetas opacas y lo comunicó en junio de 2014 a su principal accionista, el FROB. A partir de ahí, el FROB, ante la gravedad de los hechos, los puso en conocimiento de la Fiscalía Anticorrupción y fue este organismo el que remitió un duro informe al titular del Juzgado de Instrucción Número 4 de la Audiencia Nacional, el magistrado Fernando Andreu, instructor del caso Bankia. El juez abrió pieza separada al apreciar conexidad con esta causa y así nació el sumario de las ‘tarjetas black’.

¿Quiénes serán juzgados?

En total, 65 ex directivos de Caja Madrid y Bankia –inicialmente eran 66 los acusados pero en los últimos meses falleció el antiguo miembro de la Comisión de Control, Miguel Ángel Araujo- que hicieron uso y disfrute de sus tarjetas black. El que más gastó con ella el exvicepresidente de Caja Madrid y Bankia José Antonio Moral Santín: 456.522 euros. De ellos, 360.000 euros fueron retirados en efectivo en cajeros automáticos. El que menos uso hizo de ellas, el ex directivo de Caja Madrid, José María García Alonso, quien gastó 1.063 euros en el año 2003. El caso se archivó contra él al estar los hechos prescritos.

¿De qué delitos se les acusa a los enjuiciados?

Los 65 ex directivos de Caja Madrid y Bankia serán juzgados por delitos de apropiación indebida y administración desleal. El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, instructor de esta causa, entendió que cometieron un delito de administración desleal los imputados que ocuparon cargos en los Consejos de Administración de Caja Madrid y Bankia mientras que acusó de un delito de apropiación indebida al resto de directivos por tuvieron ‘barra libre’ con sus black. Por su parte, el fiscal Anticorrupción Alejandro Luzón les atribuye a los 65 acusados un delito de apropiación indebida.

¿Qué penas solicita la Fiscalía Anticorrupción para los encausados?

La Fiscalía Anticorrupción acusa a los 65 consejeros y exdirectivos de Caja Madrid y Bankia de un delito de apropiación indebida por el uso de las 'tarjetas blacks' -"un sistema retributivo que carecía de todo amparo legal"- en el juicio que arranca este lunes en la Audiencia Nacional. En el escrito de acusación, el Ministerio Público solicita para los usuarios de los plásticos opacos penas de prisión que van desde los seis años de prisión -la máxima pena- en el caso del expresidente de la entidad, Miguel Blesa, al año de cárcel –la mínima pena- que solicita para el economista Juan Emilio Iranzo, quién pagó con su visa opaca hasta ropa de lencería de la marca Women Secret.

Los dos imputados que reciben la mayor solicitud de penas por parte de Anticorrupción son Blesa y su sucesor en Bankia, Rodrigo Rato, ya que durante la época del primero al frente de Caja Madrid los beneficiarios de las 'tarjetas black' gastaron 9,34 millones de euros mientras que en el periodo de tiempo en que el ex vicepresidente del Gobierno presidió Bankia el uso de las black ascendió a 2,69 millones de euros. Además, la Fiscalía pide que los acusados indemnicen a Bankia, heredera legal de Caja Madrid, y que Blesa devuelva los 9,34 millones de euros gastados por todos los usuarios de las black durante buena parte de su mandato, a partir del año 2003 y hasta 2010, y 2,69 millones a Rato por los cargos llevados a cabo desde su llegada a Caja Madrid hasta su salida de Bankia.

¿Cómo se defenderán los investigados?

Una de las grandes estrategias de defensa a la que se aferrarán los procesados es que el Banco de España y la Agencia Tributaria estuvieron al tanto de la contabilidad de las tarjetas 'black'. Por tanto, no eran opacas. Asimismo, otra de las excusas que emplearán los titulares de las tarjetas 'black', principalmente los consejeros ejecutivos, es que se trataba de una práctica que procedía de la época anterior a Blesa, en la que el presidente era Jaime Terceiro. Sin embargo, en su declaración como testigo, Terceiro señaló que él aprobó unas tarjetas para gastos de representación y que tributaban a Hacienda. Por último, varios ex directivos trataran de anular el juicio alegando que los extractos bancarios de sus visas fueron obtenidos de forma ilícita.

¿Quién juzgará el caso?

El tribunal encargado de juzgar el escándalo de las black estará formado por tres mujeres miembros de la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. Se trata de las magistradas Ángela Murillo –presidenta del tribunal-, Teresa Palacios –ponente de la sentencia- y Carmen Paloma González. Todas ellas llevan más de treinta años en el ejercicio de la función jurisdiccional y una década ejerciendo como juezas en el tribunal más mediático de España. 

En concreto, si por algo se distingue la presidenta de la Sala es por su espontaneidad. Murillo fue la magistrada que cuando juzgó al ex portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, en la Audiencia Nacional soltó frases como "es evidente que la Sala no ha entendido ni papa" o "¡por mí, como si toma vino!". En otra ocasión, tras escuchar en un juicio el sobrecogedor testimonio de la viuda del concejal de UPN en Leiza (Navarra) José Javier Múgica sobre el asesinato de su marido en 2001 de manos de ETA, la extremeña no pudo evitar criticar la indiferencia mostrada por  el terrorista 'Txapote' y los otros tres acusados. “Y encima se ríen estos cabrones”, dijo la juez Murillo cuando creía que tenía el micrófono cerrado.

Por su parte, la magistrada Teresa Palacios, cordobesa, es miembro de la Asociación Profesional de la magistratura. Fue la mujer que se atrevió a imputar al fallecido banquero Emilio Botín- ex presidente de Banco Santander- por el caso de las cesiones de crédito. También la instructora del caso Gescartera.

La más desconocida del tribunal es la magistrada Carmen Paloma Gónzalez quien forma parte de la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal desde el año 2006. En 2015, fue nombrada por el Ministerio de Justicia corresponsal nacional de Eurojust.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba