Guindos y Rajoy, responsables de la designación del exministro "Esto es una bomba": así se gestó el camino de Soria al Banco Mundial

La designación de Soria para un puesto destacado en el Banco Mundial produce malestar y abre fisuras en el PP. "Momento inoportuno, error apoteósico". Cospedal apenas pudo justificar esta iniciativa, promovida por Guindos y respaldada por Rajoy.

La designación del exministro José Manuel Soria para ocupar un cargo de relevancia en el Banco Mundial ha reabierto grietas y fisuras y ha producido un profundo malestar en el seno del PP en un momento particularmente delicado. "Esto ha sido una bomba", comentaba en privado uno de los asistentes al Comité Ejecutivo Nacional convocado este sábado por Mariano Rajoy para cerrar filas tras su fallido intento de investidura. Tras un tuit de la "número dos" de Juan Vicente Herrera, presidente de Castilla y León, quien tachó de 'vergüenza" la noticia, hubo algunas otras declaraciones públicas contrarias. El propio líder de Castilla y León, al entrar en el cónclave de Génova, recordaba que "mi opinión sobre ese señor es manifiestamente mejorable". Herrera es enemigo declarado de Soria por asuntos relacionados con las minas de carbón en esa comunidad. "Que lo expliquen quienes le haya nombrado", despachó la pregunta Cristina Cifuentes, presidenta de Madrid.  "Con alevosía y por la puerta de atrás", comentaban otros asistentes, ya en privado, muy críticos a lo largo de toda la jornada con la decisión que atribuyen directamente a Mariano Rajoy, gran amigo y valedor de Soria. Algunos diputados del PP, que conocían la novedad a la caída de la tarde del viernes, justo tras concluir la sesión de investidura, se llevaban las manos a la cabeza. ¡No puede ser!, comentaban dos veteranos del grupo, incrédulos ante semejante noticia.

El líder del PP tomó la decisión de apartar a Soria del Gobierno, hace apenas unos meses, tras aparecer su nombre vinculado a empresas radicadas en paraísos fiscales. Le costó dar el visto bueno a esa defenestración, pero la torpeza y las falsedades esgrimidas por el entonces ministro de Industria no le dejaron otra opción. "Rajoy es su amigo, le tiene reservado un puesto importante una vez que haya pasado la tormenta", se comentó entonces en algunos círculos del Gobierno. Otro de sus íntimos, Luis de Guindos, ministro de Economía, la cartera que ha propuesto ahora a Soria para el cargo, negaba hace unas semanas esta posibilidad y hablaba de que Soria, que se refugió en Harvard para realizar un máster en economía internacional, pretendía orientar su futuro profesional hacia la docencia en Estados Unidos.

Cospedal se aferró a la condición de economista del Estado del exministro para explicar la decisión

Para explicar este asunto vidrioso, que ha movilizado a todas las fuerzas políticas en demanda de explicaciones, Cospedal se aferró a la condición de economista del Estado del exministro y a su derecho a volver a la actividad como funcionario. Recordó que no está implicado en los episodios de los papeles de Panamá, y subrayó que su designación ha corrido a cargo del comité de evaluación del ministerio de Economía. "Yo soy secretaria general del partido y no estoy en el Gobierno", puntualizó ante las insistentes preguntas. Cospedal en su momento fue factor fundamental para animar a Rajoy a cesar al ministro de la polémica para salvaguardar la credibilidad de lucha contra la corrupción del partido. El sábado le tocó explicar el desaguisado.

Historia de una conspiración

Guindos ha sido el más firme valedor de Soria en el seno del Ejecutivo, donde tenía grandes enemigos, como Santamaría y Montoro. Los nombres de Guindos y Soria aparecieron unidos en la historia de una extraña conspiración para suceder a Mariano Rajoy a primeros de este año, tras el fracaso de las elecciones del 20D y tras declinar el presidente en funciones el ofrecimiento del Rey para la investidura. El ministro de Economía en funciones haría el papel de Monti, es decir, un presidente técnico por encima de los partidos (no es militante del PP) y Soria se colocaría al frente de la formación conservadora, como presidente del partido. Una historia que circuló intensamente entre los medios políticos y que naturalmente fue desmentida.

"Rajoy se lo debía", insistían este sábado algunos dirigentes de Génova. Amigos desde los tiempos en los que el presidente del PP viajaba regularmente a Canarias para visitar a su padre, que allí residía. En el partido la noticia ha producido una reacción de profundo malestar y mal disimulado rechazo. El momento ha sido poco oportuno ya que la novedad se conoció justo en el momento en el que el PP acaba de salir trasquilado en el empeño de Rajoy por lograr ser investido presidente y cuando necesita conseguir la abstención del PSOE o los votos del PNV para intentarlo de nuevo. La secretaria general del PP recordó, que se acababa el plazo y era el último día para presentar al candidato español a ese puesto del BM. "Ha sido un disparate y una burla", comentaban estas fuentes. "Se le ha juzgado el más idóneo para el cargo", respondía Cospedal, sin entusiasmo. Soria, en el caso de que finalmente reciba la plaza de este organismo internacional, se convertiría en uno de los 24 directores ejecutivos del Banco Mundial, con un salario superior a los 220.000 euros anuales.

En círculos de Moncloa, en especial en el entorno de la vicepresidenta, tampoco se ha recibido con agrado la noticia. Más bien, se ha torcido el gesto. Sáenz de Santamaría fue enemiga acérrima de Soria, en especial en el pulso por el reparto de canales de las TDT. Incluso se apuntó la teoría de que la vicepresidenta algo había tenido que ver en la filtración de informaciones comprometidas con su entonces compañero de Gabinete. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba