España

Zapatero animó al ex JEMAD a fichar por Podemos y se lo ocultó a Pedro Sánchez

El equipo de confianza de Pedro Sánchez sospecha que el expresidente del Gobierno ajusta cuentas con la actual dirección del partido favoreciendo a Podemos: Zapatero fue el primero en conocer que el ex JEMAD Julio Rodríguez iba a ser fichado por Pablo Iglesias.

José Luis Rodríguez Zapatero y el general Julio Rodríguez, durante la etapa del primero como presidente.
José Luis Rodríguez Zapatero y el general Julio Rodríguez, durante la etapa del primero como presidente. EFE

Ninguna de las versiones que se han ofrecido hasta ahora sobre los enlaces que facilitaron al ex JEMAD Julio Rodríguez su enrolamiento en las listas de Podemos han convencido a la cúpula del PSOE. Algunos miembros del equipo de confianza que rodean a Pedro Sánchez se han puesto a investigar y han descubierto que el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, exconsejero de Estado, conocía con antelación el paso que iba a dar el militar, pero no tuvo el gesto de comunicárselo al secretario general de su partido. En Ferraz se habla de “ajuste de cuentas” y de “traición”.

El militar contactó primero con el PSOE a la vuelta del verano para entrar en política, pero Pedro Sánchez le dio largas

La versión recogida en la cúpula del partido apunta esta secuencia. A la vuelta del verano, después de conversar de forma distendida con Zapatero, Julio Rodríguez se puso en contacto con Pedro Sánchez para comunicarle su deseo de entrar en política e ir en las listas del PSOE. El líder socialista le dio buenas palabras, pero confió a varios de sus colaboradores que veía al militar demasiado mayor y su fichaje podía descomponer la imagen de frescura y juventud que se proponía dar a las candidaturas electorales. Cuando el ex JEMAD comprobó que le daba largas, comunicó de nuevo con Zapatero, con el que conserva una estrecha amistad, contándole lo que ocurría y su opción de acercarse a Podemos. El expresidente le animó y le facilitó el contacto con Pablo Iglesias, quien acogió primero con cierto asombro y precaución la llamada del militar, para darse cuenta después de que podía confiar en él una vez que estudió su trayectoria junto a la de algunos familiares cercanos, y concluir que podía aportarle solidez y tirón a su candidatura.

Zapatero en ningún momento puso en guardia a Pedro Sánchez del fichaje estrella que Pablo Iglesias iba a anunciar a principios de mes, ni tampoco informó a nadie de su equipo del mismo, semanas después de contemplar la polémica interna suscitada en su partido por la inclusión en las listas de la excomandante Zaida Cantera y, sobre todo, de la exdiputada de UPyD Irene Lozano.Es, cuando menos, un comportamiento desleal”, asegura un miembro de la ejecutiva del PSOE al comentar la conducta de Zapatero, aunque para nadie en la dirección de Ferraz es un secreto la mala relación que Pedro Sánchez mantiene con él y el desprecio con el que desde la cúpula del partido se observan los movimientos conspirativos del expresidente para, pase lo que pase, seguir teniendo influencia en la nueva etapa que se abrirá para los socialistas después del 20 de diciembre.

El círculo lobista de ZP: León, Moratinos, Bono...

Pedro Sánchez y su equipo guardan en la memoria el encuentro que hace poco menos de un año mantuvieron a sus espaldas, en casa del exministro José Bono, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, su brazo derecho, Íñigo Errejón, y el propio Zapatero. Fue una entrevista cuya filtración, un mes después de celebrarse, se atribuyó a Eduardo Madina. Zapatero había apostado por la victoria del diputado vasco en las primarias celebradas hace dos veranos para elegir secretario general y le colocó como guardaespaldas a Bernardino León, diplomático y exfontanero mayor de La Moncloa en su último Gobierno. El triunfo fue, al final, para Pedro Sánchez y desde entonces éste nunca ha perdido de vista para quien trabaja su antecesor en el sillón de Ferraz, acompañado en sus conciliábulos por la presidenta andaluza, Susana Díaz, y en sus quehaceres profesionales como lobista por el propio León –mediador de la ONU para Libia, a sueldo del Gobierno de Emiratos Árabes –, por los exministros Miguel Ángel Moratinos y José Bono y por su amigo del alma Javier de Paz.

En la dirección del PSOE tampoco han pasado estos días desapercibidos los elogios que Pablo Iglesias ha vertido en público al expresidente del Gobierno -“Zapatero tiene más altura política que Pedro Sánchez…” -, como tampoco la inclinación del propio Zapatero por pactar con Podemos después del 20-D si su partido se viera en la tesitura de poder elegir entre formar Gobierno con el respaldo de Albert Rivera o el de Iglesias.

El ex JEMAD Julio Rodríguez ha rehusado el ofrecimiento de este medio para ofrecer su versión sobre la información que trasladó a Zapatero sobre sus movimientos itinerantes para entrar en política.

El fichaje del catedrático Pérez Royo por Podemos fue conocido con antelación por Susana Díaz

En el cuartel general del PSOE hay también un profundo malestar con la presidenta andaluza, Susana Díaz, pues conoció igualmente con antelación el fichaje por Podemos del catedrático Javier Pérez Royo para su lista por Sevilla y eludió avisar de ello a Pedro Sánchez y a su equipo de confianza. Según fuentes socialistas, a Díaz le llegó esta información a través de Amparo Rubiales, veterana dirigente del partido en Andalucía, ahora sentada en el Consejo de Estado, y amiga personal de Pérez Royo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba