España

Siete reformas en 'La Pepa' de Ciudadanos que PP y PSOE guardaron en sus cajones

La propuesta de reforma de la Constitución presentada por el partido de Albert Rivera en Cádiz se atreve con actuaciones que socialistas y populares fueron convirtiendo en papel mojado pese a las recomendaciones de algunos de sus referentes ideológicos: de Alfonso Guerra a José María Aznar.

Rivera, líder de C's, hace una ofrenda floral al monumento de las Cortes de 1812 (Cádiz).
Rivera, líder de C's, hace una ofrenda floral al monumento de las Cortes de 1812 (Cádiz). EFE

Con la libertad de un partido emergente, de centro, que nunca se ha visto en la tesitura de tener que recabar el apoyo de los nacionalistas, Ciudadanos presentó este sábado la reforma constitucional más atrevida y ambiciosa, dentro de la ley y el Estado de derecho, de las últimas décadas. Desde la Transición, ni PP ni PSOE, los partidos que se ha ido alternando en el Gobierno de la Nación, fueron nunca tan lejos como lo ha hecho ahora Ciudadanos con su propuesta Regeneración democrática e Institucional. 30 propuestas para cambiar España. El partido de Albert Rivera lanzó en Cádiz, cuna de la Constitución de 1812, conocida como 'La Pepa', su propio proyecto para acometer una profunda revisión del texto heredero, la Carta Magna de 1978.

Si bien buena parte del plan incluye medidas de nuevo cuño, de autoría propia, hay otras que ya habían contemplado PP y PSOE pero que guardaron en sus cajones, haciendo oídos sordos a las recomendaciones que llegan incluso de referentes ideológicos de sendas formación. Vozpópuli recoge aquí siete propuestas que C's piensa llevar a adelante si llega a La Moncloa el 20-D y que socialistas y populares convirtieron en papel mojado.

1. Derogación de artículo 150.2 de la CE. C's está dispuesto a cerrar el proceso constituyente, a sellar la fuga de la Constitución que ha servido para satisfacer las ansias nacionalistas en perjuicio de la igualdad territorial. En su apuesta por una clarificación de competencias (elaborar un lista de las exclusivas del Estado y otra de las compartidas), Ciudadanos ha decidido poner fin al 'café para todos', es decir, a la posibilidad de transferir o delegar competencias estatales a las comunidades autónomas. Esto supone la supresión del artículo 150.2, que tanto el expresidente del Gobierno José María Aznar (PP) como el exvicepresidente socialista Alfonso Guerra han compartido públicamente. Sin embargo, ni el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ni el de Mariano Rajoy, que incluso ha tenido mayoría absoluta, siguieron sus consejos. Ninguno se atrevió a lo que ahora Ciudadanos fija como uno de sus ejes de la que llaman "Segunda Transición".

Según Guerra, "no hay ninguna constitución en el mundo que deje abierto el proceso constituyente"

En el caso de Aznar, el exlíder del PP se pronunció en estos términos en su voto particular al famoso informe del Consejo de Estado de 2006 encargado por Zapatero en la época en que Francisco Rubio Llorente presidía el órgano. Según Aznar, "dicho mecanismo [el artículo 150.2 de la CE] ha dado de sí lo que razonablemente podía justificar su introducción en la Constitución. En mi opinión, carece de sentido mantener cláusulas que tienen por efecto desconstitucionalizar parcialmente el modelo de Estado o estimular la dinámica de reivindicaciones desde las comunidades autónomas sobre las competencias estatales", señaló el exjefe del Ejecutivo.

Por su parte, Alfonso Guerra, que participó activamente en la redacción de aquel articulado, también sostuvo esta posición en una entrevista con El País en 2008. "Mi tesis es que (dicho artículo) se puede convertir en un instrumento para modificar la Constitución sin el procedimiento previsto en la propia Constitución. Me preocupó desde el primer instante este apartado, al que me opuse cuando lo acordaron en una reunión en Moncloa con el PNV. No hay ninguna constitución en el mundo que deje abierto el proceso constituyente", sentenció.

2. El modelo alemán como reforma electoral. C's quiere una adaptación del sistema de votación alemán al escenario español, que consistiría en que "la elección de los diputados se haría simultáneamente entre escaños unipersonales y listas proporcionales, disponiendo en consecuencia cada elector de dos votos". Es el mismo planteamiento que puso sobre la mesa el secretario general del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba durante el discurso de su proclamación como candidato a las elecciones generales de 2011.

Sin embargo, aquella idea fue perdiendo fuerza y cayó en el olvido. Su sucesor, Pedro Sánchez, se limita a apostar por las listas abiertas. Según el borrador del programa electoral del PSOE para el 20-D, los socialistas pretenden "establecer para la elección de diputados y diputadas un sistema de listas desbloqueadas, que permita a los electores una mayor influencia sobre la designación finalmente de sus representantes". No dice nada del doble voto característico del sistema alemán, que Rubalcaba veía con buenos ojos.

3. El Senado, de la supresión 'de facto' a la indefinición. Tampoco el PSOE de Pedro Sánchez ha seguido al pie de la letra la propuesta que hizo Rubalcaba en lo relativo al Senado. Lo que plantea Ciudadanos, esto es, un Consejo de Presidentes autonómicos que sustituya a la actual Cámara alta va en la línea de la supresión 'de facto' que mantenía el exsecretario general de los socialistas. La anterior dirección del PSOE era partidaria de la transformación de la Cámara alta en un "Consejo Federal" integrado por alrededor de 90 miembros que no serían elegidos ni por voto directo ni por los parlamentos autonómicos, como hasta ahora, sino por los gobiernos autonómicos.

En cambio, el equipo de Sánchez no ha arriesgado al mismo nivel y si bien ha afirmado que reformarían el Senado para convertirlo en una auténtica Cámara territorial, no ha concretado cómo serían elegidos los senadores en su propuesta. Ya habrá tiempo de decidirlo, sostiene Ferraz.

4. Impedir la anexión de Navarra al País Vasco. C's no duda lo más mínimo en prometer la derogación de la disposición transitoria cuarta de la Constitución, que contempla la posibilidad de incorporación de Navarra al País Vasco, y asegura que acometería tal reforma en el supuesto de llegar al Gobierno. Tal promesa también la hizo el propio Rajoy en la campaña de las últimas elecciones generales, pero nunca dio el paso en estos cuatro años pese a contar con mayoría absoluta en las Cortes. "Yo me comprometo a defender Navarra, a que Navarra siga siendo España y a promover la derogación de la disposición transitoria cuarta de la Constitución", manifestó el líder del PP manifestó en un mitin en Navarra una semana antes del 20-N.

El lugar "idóneo" para enumerar las CCAA es el artículo 2 del Título Preliminar, según el Consejo de Estado

5. La inclusión de la denominación de las comunidades en la Constitución. Es una de las cuestiones por las que se interesó el Gobierno de Zapatero y pidió asesoramiento al Consejo de Estado, que elaboró el citado informe de 2006. Ciudadanos apuesta ahora por "enumerar las 17 Comunidades y las dos ciudades autónomas" en la Carta Magna para "fijar el mapa autonómico de manera definitiva". Una medida a la que el Consejo de Estado que presidía Rubio Llorente dio el visto bueno, afirmando incluso que el lugar "idóneo" para insertar esa enumeración de las CCAA era el artículo 2 del Título Preliminar.

6. Incorporar la pertenencia a la UE en la Carta Magna. Lo que C's garantiza como su penúltima propuesta, esto es, el "reconocimiento constitucional de la pertenencia a la Unión Europea", fue igualmente objeto de tratamiento por el Consejo de Estado a petición del Ejecutivo de Zapatero.A este asunto dedicó el apartado sobre "la recepción en la Constitución del proceso de construcción europea". El órgano constitucional también se mostró favorable y sugirió dos posibles lugares para añadir lo que llamó "cláusula europea": el Preámbulo, o si se quiere dar carácter normativo, "un nuevo Título VII bis u VIII bis" que desarrollaría la relación con la Unión Europea.

7. La supresión de la preferencia del varón en la sucesión al trono. El partido de Rivera defiende una reforma del artículo 57 de la Constitución dentro de su idea de "promover la igualdad real y efectiva en todos los ámbitos e instituciones". Se trata de una de las clásicas modificaciones sobre las que hay consenso entre las distintas fuerzas políticas, pero que no termina de plasmarse. También el Gobierno de Zapatero recabó aquí la opinión del Consejo de Estado, pues había sido una de sus promesas electorales para los comicios de 2004. Con el anuncio del segundo embarazo de la reina (entonces princesa) Letizia en septiembre de 2006, saltaron las alarmas ante la posibilidad de que diera a luz a un niño. La reforma constitucional sobrevoló Moncloa, pero al final no fue necesaria con el nacimiento de la infanta Sofía.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba