El líder de C's resucita el fantasma del 11M

Génova respira: Rivera golpea con las mentiras de Aznar porque pierde fuelle

Rivera sacó este domingo de paseo el fantasma del 11M y las mentiras de Aznar. Asunto espinoso en el que apenas había incurrido hasta la fecha. Rajoy, ni se inmuta ante ese golpe bajo. Ciudadanos sigue hurgando en el caladero de votos del PP y ha empezado a perder fuelle, según Génova. De ahí estos recursos tan estridentes y alejados del estilo de la formación naranja.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera.
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera. EFE

"El Partido Popular mintió en 2004 y quieren volver a eso". No es Rubalcaba y su eslogan de 'necesitamos un Gobierno que no nos mienta'. Ni siquiera Pedro Sánchez, que en estos días repite las consignas de quien fuera su predecesor en la secretaría general del PSOE. Se trata de un casi desconocido Albert Rivera, que ha recurrido a los dramáticos episodios que dieron la vuelta a las elecciones en nuestro país hace once años. "Pido al Gobierno que no juegue a esto, que no juegue a la táctica electoral con esto", señaló el líder de Ciudadanos, en referencia a los atentados del 11-M y al Gobierno de Aznar y su forma de afrontar aquella crisis. 

Rivera hasta ahora había preferido no pisar demasiado en ese terreno pantanoso. Pero la imprudencia de Margallo, y van..., le hizo saltar sin contemplaciones

Rivera se refería al chusco comportamiento del titular de Exteriores, García-Margallo y su teoría sobre un posible relevo español a las tropas francesas desplegadas en Mali y otros países africanos. Desde Moncloa tuvo que saltar raudamente la vicepresidenta Sáenz de Santamaría para poner las cosas en claro. Ni España se ha ofrecido a tal cosa, ni Francia lo ha solicitado. Un embrollo delirante al que el líder de Ciudadanos hizo referencia este domingo. Rivera hasta ahora había preferido no pisar demasiado en ese terreno pantanoso que dio un vuelco al devenir político de este país. Pero la imprudencia de Margallo, y van..., le hizo saltar sin contemplaciones. "El Gobierno está jugando al tacticismo electoral" con este tipo de actuaciones, subrayó.

Intervención en la zona

En el cuartel general de Génova llamó la atención este mensaje de Rivera por considerarlo un 'golpe bajo'. Es nuevo en el estilo de Ciudadanos que se está mostrando un socio indiscutible a los planteamientos del Gobierno desde el minuto uno en que se produjo el zarpazo terrorista en París. Rivera incluso ha ido mucho más allá que el propio Ejecutivo español al secundar sin titubeos la posibilidad de acudir con tropas al territorio sirio en cuanto la ONU o la OTAN lleguen a un acuerdo en esa línea. Tal argumento despertó una cierta inquietud en el PP, ya que iba directo al sector de votantes más genuino del partido. En ese momento surgieron ciertas alarmas en Génova, donde dan por hecho que los votantes del PP menores de 40 años acudirán en masa a secundar al partido de Rivera. Pero esos planteamientos tan decididos sobre la actuación en Siria suenan muy bien a los votantes de mayor edad, que no dudan de que España debe adoptar una actitud más beligerante en este conflicto.

Los sondeos bendicen al PP con victorias ajustadas pero incontestables, y todo parece indicar que el PSOE ha dejado de ser un litigante de peso en esta contienda

La dirección del PP, pese a todo, no muestra demasiada inquietud ante estos ataques inopinados de Ciudadanos. Se respira una cierta tranquilidad en el partido en el Gobierno. Quienes conversaron con Rajoy en el palco del Bernabéu o han charlado con él en los últimos días, trasladan esa imagen de imperturbable sosiego. Los sondeos les bendicen con victorias ajustadas pero incontestables, y todo parece indicar que el PSOE ha dejado de ser un litigante de peso en esta contienda. Sólo Ciudadanos muestra una tendencia en ascenso, pero a mucha distancia de los populares. De ahí que estos 'golpes bajos' tan sólo sorprenden, pero no inquietan. Desde el PP se ven como una muestra de cierto nerviosismo 'naranja', que ya ha dejado de arañar seguidores del PP y se afana ahora en conseguir más votantes socialistas. De ahí las referencias a los episodios de 11-M y las mentiras del Gobierno de Aznar. Tan sólo un sobresalto contundente protagonizado por los yihadistas en vísperas de la jornada electoral podría modificar este panorama. No se baja la guardia, porque España es un objetivo prioritario, pero tampoco se sucumbe ante el estado de pánico permanente que se vive en otros rincones de Europa. En materia de seguridad, en España las cosas se hacen muy bien, como pudo comprobarse durante el partido Madrid-Barça del sábado. "Nadie está a salvo de que pase algo", como recordó Rajoy el pasado lunes en el parque del Retiro, pero lo importante es transmitir una sensación de tranquilidad. 

No va a entrar Rajoy en esos tironeos electorales en esas disputas con olor a urna. Apenas, de hecho, Rajoy va a entrar formalmente en campaña. Ha decidido que su papel institucional de presidente le beneficia en forma notable de cara al 20D. Sus mítines serán más bien las intervenciones de un presidente que se preocupa estrictamente por el bien de todos y no por ganar unos comicios. Cataluña y París van a ser el eje de sus mensajes en las próximas semanas. En ambos asuntos, el PP mantiene una postura de firmeza que le beneficia de cara a un elector que en su momento le había abandonado.

El secesionismo catalán está bloqueado y en crisis. La imagen de Artur Mas, quien posiblemente resulte investido de nuevo como president, está tocada y herida casi de muerte.Rajoy quizás no tenga que dar más pasos en el conflicto catalán que el recurso ya interpuesto por el Gobierno ante el TC. Con eso basta, de acuerdo con uno de sus asesores. En el frente del terrorismo yihadista, también parece suficiente con la actitud que hasta ahora mantiene de 'esperar y ver'. Europa no se mueve, luego España, tampoco. El acierto del presidente del Gobierno fue abrir un diálogo permanente con el resto de los líderes políticos. Se desvistió de su imagen de candidato y se convirtió estrictamente en un jefe de Gobierno que defiende estrictamente los intereses de la nación. "En ese papel es imbatible, porque sólo él puede hacerlo", comentan las mismas fuentes. "Es el anti-Aznar, es el presidente dialogante, que cuenta con todos y que no dará un paso sin antes trasladarlo al resto de las fuerzas políticas", insisten.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba