España

Ciudadanos no descarta pedir la cabeza de Rajoy si los barones doblegan a Sánchez

Esperará al desenlace del Comité Federal del PSOE, en teoría el 1 de octubre, para mover ficha. Cree que Sánchez no se librará del envite de los críticos aunque salve los muebles el 25S.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (i), junto a su portavoz en Andalucía, Juan Marín.
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (i), junto a su portavoz en Andalucía, Juan Marín. EFE

Ciudadanos ya trabaja a nivel nacional en un escenario posterior a las elecciones vascas y gallegas del próximo domingo. En concreto, según fuentes internas consultadas por Vozpópuli, su estrategia pasa por esperar al desenlace del Comité Federal del PSOE, en teoría el 1 de octubre, para mover ficha y volver a marcar posición. En la formación de Albert Rivera no preocupa tanto una negociación PNV-PP en La Moncloa -en caso de que Íñigo Urkullu necesite la ayuda de los populares-, porque han dejado claras cuáles son sus líneas rojas frente a los soberanistas, como la marejada que sacude al PSOE y sus posibles efectos.

Las mismas fuentes, en base a la información que manejan, creen que el secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, no se librará esta vez del envite de los críticos, de esos barones y antiguos referentes del partido que le reclaman girar hacia una "abstención" con "condiciones", incluida aquí la exigencia de otro candidato distinto al jefe del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy. Sánchez no evitará, vaticinan dichas fuentes, la sacudida de los alineados con Susana Díaz (Andalucía), Guillermo Fernández Vara (Extremadura), Emiliano García-Page (Castilla y León), Javier Fernández (Asturias), Javier Lambán (Aragón) o Ximo Puig (Comunidad Valenciana) aunque salve los muebles el 25S y el batacazo no sea tan pronunciado como presagian las encuestas.

La sensación que trasladan los barones del PSOE es, según fuentes de C's, que ya "no tienen tantos alicientes" para ir a terceras elecciones

"Nosotros no nos hemos movido lo más mínimo", comentan las fuentes citadas, sobre si mantienen algún acuerdo táctico con los populares por el que no pedirán otro candidato popular a la investidura distinto a Rajoy. En este sentido, los centristas insisten en que su pacto -el de los 170 diputados- con el PP decayó al fracasar el presidente popular. Pero van más allá. No descartan exigir otro nombre distinto al de Rajoy, algo que ya hicieron en la campaña de las generales del 26J, en caso de que los barones socialistas dobleguen a Sánchez y le fuercen a abandonar el 'no', a desistir en su intento de negociar un gobierno Frankenstein (con Podemos, las confluencias y los independentistas, como lo bautizó Rubalcaba) y a provocar que el PP mueva de una vez por todas su banquillo.

Además, tales fuentes próximas al círculo de Rivera sostienen que las sensaciones que trasladan los líderes regionales del PSOE reacios a la aventura de Sánchez son que, después de dos descalabros en las urnas (el del 20D y el de 26J), ya "no tienen tantos alicientes" por ir de nuevo a elecciones, que serían las terceras en apenas un año. La amenaza delsorpasso de Podemos (los sondeos lo anticipan en País Vasco y Galicia) y los duros obstáculos que desde la formación morada han ido poniendo a los presupuestos autonómicos, pesan en ese recelo de los barones. 

A la espera de ese Comité Federal que la Ejecutiva de Sánchez debería convocar el lunes 26S para el sábado 1 de octubre, en Ciudadanos dan por descontada la reacción del líder socialista ante unos malos resultados el domingo, que como todo apunta lo serán en comparación con los resultados cosechados en los anteriores comicios en sendas comunidades. La respuesta de Sánchez será, según comentan, la de que no se puede culpar a él de tales números. Su defensa será, prosiguen las mismas fuentes, que él ha tratado de recuperar el pulso a una federación gallega sumida en una crisis interna y a un socialismo vasco en retroceso desde mucho antes de su llegada a la secretaría general.

Regreso a los contactos 'transversales' tras el 25S

En Galicia, las encuestas sitúan al PSG de Xoaquín Fernández Leiceaga con una horquilla entre 13 y 17 diputados, frente a los 18 obtenidos hace cuatro años, mientras que en el País Vasco la caída que pronostican es más pronunciada: 7-8 escaños menos (el PSE tiene 16) y los peores resultados de su historia en esta región. Entretanto, el líder socialista mantiene congelados sus contactos formales con Podemos y Ciudadanos para explorar la vía alternativa que propone. Aunque su intención es reiniciarlos a partir del domingo, concluida la contienda electoral. y poner el foco en ellos durante la semana previa al Comité Federal.

El pasado fin de semana, Sánchez hizo "un llamamiento personal" a Pablo Iglesias y Albert Rivera para que "piensen bien" la posibilidad de formar un gobierno, algo que "merece la pena", enfatizó. En cambio, días antes la presidenta de la Junta, Susana Díaz, que tiene a Ciudadanos como socios en Andalucía, había advertido de que "no se puede gobernar con 85 diputados". La baronesa recordó a Sánchez que sitio está "en la oposición" y apuntó a una salida forzada de Rajoy como un eventual desbloqueo de la situación. Es la opinión que comparten otros presidentes autonómicos del PSOE.  Por su parte, las direcciones de Podemos y Ciudadanos aseguraron ayer que no irán a ninguna investidura que parta de un acuerdo transversal de los socialistas con ambas a la vez.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba